Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Los diez principales peligros de las redes sociales para las empresas

[30/06/2009] BitDefender ha elaborado un decálogo sobre las principales amenazas que se ciernen en la Red, concretamente, en las redes sociales, para las empresas.

Así, como premisa inicial, desde BitDefender recomiendan que, antes de crear canales, grupos o perfiles, los usuarios deben saber que una red social puede ser una plataforma ideal para la distribución de virus, gusanos, troyanos y todo tipo de malware. Esto es así, porque pueden convertirse en enormes bases de datos, con millones de contactos, direcciones de correo electrónico o imágenes que pueden ser utilizados por los hackers.
Si bien es cierto que las ventajas de las redes sociales son innegables, también lo son los riesgos que implican. Y es que, al abogar por los sistemas de información abierta, también abren las puertas a los peligros, especialmente en el caso de las empresas.
Por ello, el proveedor de soluciones de seguridad, BitDefender, recomienda a los usuarios tener en cuenta diez medidas claves frente a estos peligros.
Su decálogo está encabezado por la sustracción de datos, pues las redes sociales contienen multitud de información de todo tipo que puede ser aprovechada para fines fraudulentos.
Asimismo, es posible que se den fugas involuntarias de información, de modo que las empresas deberían tener cuidado con las implicaciones que pueden derivarse de los datos que sus empleados cuelgan en las redes sociales. Así, si no existe una política que regule los límites entre el contenido personal y el corporativo, podrían encontrarse con implicaciones legales.
También se producen ataques dirigidos en los que potenciales intrusos podrían sustraer datos sobre la empresa, que incluso podrían llevar a la obtención de datos confidenciales mediante puertas traseras de la red corporativa.
Otro peligro reside en el grado de vulnerabilidad de la red, pues un simple troyano que un cibercriminal oculte tras un banner publicitario en la página web del usuario puede sustraer información de un sistema que no esté convenientemente protegido.
Las redes sociales no están exentas de caer en las redes del spam y el phishing, de modo que, una vez que una dirección de correo electrónico se activa, hay un 98% de posibilidades de que su propietario reciba spam. Peor aún es si un atacante obtiene acceso a la libreta de direcciones que el usuario almacena en su perfil, pues casi con toda certeza, sus contactos serán también víctimas de spam.
Los blogs y comentarios, así como los videos que se cuelgan en estas páginas pueden convertirse en adware no deseado o spyware. Por eso, es importante reforzar la seguridad para evitar que puedan ser imitados o secuestrados.
Las redes sociales también pueden sucumbir al peligro de la propagación de malware, de modo que muchas de sus páginas web puedan aportar una plataforma ideal para distribuir virus, gusanos, bots, troyanos, rootkits, spyware, adware, grayware, soluciones de seguridad falsas u otro tipo de variantes de malware.
Un elemento muy importante-y en peligro- es la reputación profesional. Puede ocurrir, si las empresas buscan trabajadores entre estas páginas web, que el perfil de un candidato ideal pueda pasarse por alto si un cibercriminal ha falseado los datos y hechos de su currículo.
Desde BitDefender también consideran que, ya que el contenido de una página web dentro de una red social requiere una serie de recursos adicionales en infraestructura y mantenimiento, sin la apropiada capa defensiva, una organización podría terminar comprometiendo toda su red.
Por último, señalan la pérdida de productividad como uno de los principales peligros de las redes sociales. Por eso, recomiendan a las empresas supervisar las actividades de sus empleados dentro de la red corporativa, para asegurarse de que existe un nivel de seguridad óptimo y no se malgastan los recursos.
Paula Bardera