Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Virtualización: Agilidad y elasticidad en el centro de datos

Por: Gabriel Nuñez, sales engineer de Adistec

[15/05/2015] Existen muchas formas de validar una propuesta, una idea, una política, una tendencia o una tecnología, no importa cuales sean, el tiempo finalmente será el encargado de hacerla destacar o desaparecer.

En la última década en esta industria ha surgido una serie de tecnologías, pero la propuesta de una de ellas la ha hecho prevalecer como una solución que está entre los primeros puntos foco de la dirección de servicios de TI. Virtualizar se ha transformado de una excelente idea o propuesta que "podemos tener en cuenta, a una prioridad para cualquier empresa que pretenda competir con agilidad en su negocio, teniendo un área de TI ágil. Probablemente se preguntará cuáles son esas razones que impulsan a cambiar el esquema que durante más de treinta años predominó en el centro de datos y en cada uno de nuestros escritorios, más allá que sea el último grito de la moda de TI.

Empecemos por una de las principales, la disminución de costos. La mayoría de los centros de datos actuales poseen decenas de servidores cada uno de ellos corriendo algún servicio de la compañía.Bien, a través del esquema de virtualización y su capacidad de consolidación podemos hacer que varias de esas cargas de trabajo o servicios corran en un solo servidor, generalmente logrando que un solo equipo ejecute la carga de servicios que en el viejo esquema necesitaba de más de diez de ellos. Esto genera importantes ahorros en los gastos de capital, dado que se debe adquirir menos equipamiento, licencias de sistemas operativos, etcétera, para poner en marcha o mantener los servicios de la compañía.

La duda inicial es, pero si la virtualización no es gratis, entonces no disminuyen los costos sino que cambian, ya que debo comprar licencias de software para virtualizar. Es cierto, pero la magnitud de ahorros en gastos de capital adquiriendo dichas licencias sigue siendo aún más que significativa. Si esto del ahorro en gastos de capital, no le basta, solo piense en los otros costos de los gastos operativos, con menos equipos; el consumo eléctrico, de aire acondicionado, espacio de centro de datos, mantenimiento de equipos, seguros y algo no menor, horas hombre de gestión y mantenimiento, se reducen en un orden de diez.

Es hora de hacer cálculos. Sin embargo este es el motivo inicial y más aparente que originó la adopción inicial de virtualización, aunque en realidad no es el más relevante. Un detalle importante en el concepto de virtualización, es que las aplicaciones que ejecutan dentro de máquinas virtuales, ahora son independientes del servidor en que se ejecutan, dándole significativas ventajas frente al esquema tradicional. Veamos, hoy sus aplicaciones críticas se ejecutan en servidores importantes y confiables, ya que deben estar la mayoría del tiempo listas y prestando servicio.Sin embargo, ¿qué sucede cuando debe realizar una tarea de mantenimiento en esos servidores? Su aplicación debe ser detenida y se deja de prestar servicio durante ese tiempo, esto en el caso de mantenimiento; pero y ¿qué sucede cuando esos servidores salen de servicio sin previo aviso?... un desastre mayor.

Cuando se virtualiza, sus aplicaciones no dependen de un servidor determinado, son independientes. Esto significa que frente a una necesidad de mantenimiento preventivo, bastará con migrar sus aplicaciones a otro servidor y el mantenimiento de este modo no interrumpirá el servicio; y en el caso de un desastre mayor solo tendrá que reiniciar sus aplicaciones en otros servidores que estén disponibles, por ende el impacto es menos significativo;es decir virtualizar, lo hace menos dependiente de su equipamiento y le da más confiabilidad, protección y seguridad para la continuidad de su negocio.

Por otro lado, esta independencia también se puede entender como agilidad y elasticidad, un concepto sumamente importante y novedoso. Cuando se diseña un centro de datos, se definen los requisitos de equipamiento para dar cabida a las necesidades de procesamiento. Para hacer este dimensionamiento, se toma previsiones para poder satisfacer las demandas de pico o posibles crecimientos futuros. Esto impacta en compra de equipamiento que excede las necesidades promedio de utilización, en números generalmente se adquiere un 30% de equipamiento extra que solo se utiliza el cinco por ciento del tiempo.

Sin embargo al virtualizar, el esquema cambia. Puede adquirir el equipamiento que necesita para el procesamiento promedio de su compañía; y dada la independencia de hardware que provee, cuando sus aplicaciones necesitan esa capacidad extra, puede arrendarla a un proveedor de servicios de infraestructura de nube. Esa posibilidad de usar exactamente lo que necesita para su compañía y cuando se presenta la necesidad de aumentar esa capacidad pueda arrendarla con cualquier proveedor de la industria, es la resultante de que al virtualizar sus aplicaciones, éstas se pueden ejecutar en su propio centro de datos o en el de cualquier proveedor del globo. A esto nos referimos con agilidad y elasticidad, su negocio puede crecer, y su demanda de procesamiento también. Virtualizar le permite responder en tiempo y en forma a esos requerimientos puntuales. Piense también en este esquema cuando esté necesitando dotar de un sitio de contingencia a su centro de datos porque también aplica.

Como punto culminante está la gestión. Dentro del esquema de virtualización ya maduro por más de una década, se ha incorporado un fuerte componente de gestión de recursos, aplicaciones y alta disponibilidad haciendo que la administración pase de una táctica generalmente reactiva, a una estrategia tendiente a la proactividad y a la eficiencia, convirtiendo a TI en un servicio alineado con la compañía.

Resumiendo, se puede reducir eficientemente sus gastos de capital y costos operativos, hacer que su compañía esté lista y ágil para responder y crecer de acuerdo a los desafíos de su negocio. Con la inversión exacta, puede responder a cambios de estrategia y potenciar su agilidad, todo esto acompañado por la tranquilidad de que su operación no se verá interrumpida por imprevistos.