Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

9 consejos para acelerar la red Wi-Fi de su negocio

Pruebe estas técnicas para agregarle velocidad

Acelerar Wi-Fi

[18/05/2015] Los días en que una conexión rápida Wi-Fi en la oficina era solo algo agradable de tener, han pasado. Hoy en día es esencial para su negocio proporcionarle a los clientes y empleados una red inalámbrica rápida y fiable.

Una inspección de sitio y mantenimiento adecuado son cruciales para las redes inalámbricas, y sobre todo para las redes con tráfico pesado, como puntos de acceso Wi-Fi en lugares públicos. Lo mismo ocurre cuando la velocidad es vital, como cuando se hace streaming de video o de voz por las redes Wi-Fi.

Interferencias, congestión, configuración de seguridad inadecuada y falta de mantenimiento, son solo algunos factores que pueden afectar negativamente el rendimiento de una red Wi-Fi. Afortunadamente, hay varias técnicas que puede utilizar para combatir estos problemas.

Pero antes de entrar en detalles, un poco del contexto. Wi-Fi se trata de tiempo de transmisión: la cantidad de tiempo que un dispositivo o punto de acceso inalámbrico está transmitiendo. El tiempo de transmisión es importante porque, por lo general, solo un dispositivo puede transmitir a la vez en un canal dado. Los dispositivos inalámbricos y puntos de acceso tienen que compartir las ondas y se turnan para hablar. Cuanto más lenta sea la velocidad de transmisión, más tiempo de transmisión utiliza un dispositivo y menos tiempo queda disponible para los otros.

Es cierto, ahora el sistema multiusuario MIMO hace posible que un punto de acceso pueda transmitir simultáneamente a múltiples dispositivos inalámbricos en el mismo canal. Sin embargo, esta tecnología está emergiendo, y tomará algún tiempo antes de que muchos dispositivos la soporten, especialmente los puntos de acceso de negocios y de clase empresarial.

Tenga en cuenta que si su lugar de trabajo tiene zonas que carecen de cobertura Wi-Fi; probablemente, el mejor lugar para empezar sería agregando o moviendo los puntos de acceso inalámbricos existentes. Sin embargo, si no hay grandes agujeros en la cobertura y la principal preocupación es la baja velocidad, sugiero usar las técnicas que a continuación se mencionan, antes de mover o agregar puntos de acceso.

Si la red tiene un controlador inalámbrico o los puntos de acceso han incorporado la funcionalidad del controlador, entonces puede ajustar la configuración desde una interfaz central. De lo contrario, es probable que tenga que entrar a cada AP (siglas de punto de acceso en inglés) para hacer los cambios recomendados.

La aplicación stumbler Wifi Analyzer para Android muestra claramente la interferencia de canales adyacentes.
Acelerar Wi-Fi

1. Reducir al mínimo la interferencia

Una de las primeras cosas que se deben hacer al momento de optimizar una red Wi-Fi, es reducir o eliminar la interferencia. A diferencia de trabajar con cables en redes cableadas, no se puede controlar fácilmente el medio de transporte de las redes Wi-Fi: las ondas. Es probable que haya algún tipo de interferencia con la que deba lidiar, ya sea de otras redes cercanas Wi-Fi, interferencia de canales adyacentes de su propia red, o señales no Wi-Fi en el mismo espectro de radio.

Comience con lo más controlable: la interferencia de canales adyacentes, que es la interferencia causada por tener dos o más puntos de acceso Wi-Fi en los mismos o en canales superpuestos. Aunque la mayoría de APs tienen una función automática que se supone escoge el mejor canal, le sugiero revisar dos veces sus selecciones.

La interferencia de canales adyacentes es un problema más grave en la banda de 2,4GHz que en la de 5GHz. Hay 11 canales en la banda de 2,4GHz, pero solo tres canales no se superponen: 1, 6 y 11. Mientras que en la de 5GHz, hay hasta 24 canales, que no se superponen si los anchos de canal de 20MHz heredados son utilizados. Aunque algunos APs no son compatibles con todos los canales, y anchos del canal más grandes causan cierta superposición, la banda de 5GHz sigue siendo más grande.

Al revisar los canales en redes más pequeñas, como las que tienen seis o menos puntos de acceso, se puede utilizar un stumbler de Wi-Fi gratuito en una laptop o dispositivo Android. Estas aplicaciones simples escanean las ondas de radio y hacen una lista de los detalles básicos sobre routers y APs inalámbricos cercanos, incluyendo el uso del canal.

Para redes más grandes, considere el uso de una herramienta de prospección Wi-Fi basada en mapas (como las de AirMagnet, Ekahau o TamoGraph) durante la implementación y para controles periódicos. Junto con la captura de señales Wi-Fi, estas herramientas le permiten realizar un escaneo completo de RF embebido, para además buscar interferencia no Wi-Fi.

Ekahau Site Survey y herramientas similares pueden mostrar un mapa de calor de la interferencia de canales adyacentes.
Acelerar Wi-Fi

Para el monitoreo de interferencia en curso, utilice cualquier funcionalidad incorporada en los APs que le alertarán de puntos de acceso fraudulentos y/o de cualquier otra interferencia.

Las soluciones de prospección de Wi-Fi basadas en mapas suelen ofrecer algunas funciones automáticas de análisis y planificación de canales. Sin embargo, si está haciendo una inspección en una red más pequeña con un simple stumbler Wi-Fi, tendrá que crear manualmente un plan de canales. Es posible que primero quiera comenzar a asignar canales a los puntos de acceso en los bordes exteriores de su área de cobertura, ya que tendrá que lidiar con las redes inalámbricas vecinas. Luego trabaje su camino hacia el medio, donde es más probable que tenga que encargarse de sus propios APs.

2. Use 5GHz y band steering

Como se mencionó, la banda de 5GHz ofrece muchos más canales que la de 2,4GHz; por lo tanto, recomiendo tener APs de doble banda que también soporten 5GHz. Esto permite que dispositivos Wi-Fi más antiguos se conecten en la banda inferior y los dispositivos de doble banda se conecten a través de la banda superior. Menos congestión en la banda inferior generalmente significa conexiones más rápidas, y dispositivos en la banda superior normalmente soportan una velocidad de datos más alta, lo que ayuda a reducir el tiempo de transmisión de los dispositivos. Aunque no todos los nuevos dispositivos Wi-Fi son de doble banda, cada vez hay más, especialmente smartphones y tabletas de gama alta.

Además de ser compatible con 5GHz, considere el uso de cualquier funcionalidad de band steering facilitada por los APs. Esto puede alentar o forzar a los dispositivos de doble banda a conectarse a la banda superior en lugar de dejarla para el dispositivo o usuario.

Muchos puntos de acceso solo le permiten activar o desactivar el band steering, mientras que algunos también le permiten configurar umbrales de señal, así que los dispositivos de doble banda que tendrían una señal más fuerte en 2,4GHz, no están obligados a utilizar 5GHz. Esto es útil porque 5GHz ofrece un rango más corto que la banda inferior. Si su punto de acceso lo permite, sugiero utilizar la configuración del umbral de la señal -provee un buen compromiso entre la reducción de la congestión en 2,4GHz y al mismo tiempo, le ofrece a los usuarios la mejor señal.

Incluso si su AP no le permite configurar umbrales de señal (como el que aparece en la imagen), puede que tenga un set de umbrales predeterminado.
Acelerar Wi-Fi

3. Utilice solo la seguridad WPA2

No es un secreto que la seguridad WEP es insegura, a pesar de que prácticamente todos los APs aun la soportan. Por lo tanto, es importante utilizar WPA o WPA2. Sin embargo, cuando se utiliza la primera versión de WPA, las velocidades de datos en la red inalámbrica se limitan a 54Mbps, la velocidad máxima de los viejos estándares 802.11a y 802.11g.

Para asegurarse de poder aprovechar las mayores velocidades de datos que ofrecen 802.11n (hasta 450Mbps) y 802.11ac (actualmente hasta 1.3Gbps), solo utilice la seguridad WPA2 con cifrado AES. A menos que elija específicamente solo WPA2, muchos APs soportaran ambas versiones por defecto. Dado que hoy en día prácticamente todos los dispositivos inalámbricos soportan ambas versiones, solo debe forzar el uso de la segunda.

4. Reducir el número de SSIDs

Si cuenta con más de un SSID configurado en los puntos de acceso, tenga en cuenta que cada red inalámbrica virtual debe transmitir beacons independientes y paquetes de gestión. Esto consume más tiempo de transmisión, así que utilice múltiples SSIDs con moderación. Usar un SSID privado y un SSID público es sin duda aceptable, pero yo me alejaría de usar los SSIDs virtuales para hacer cosas como segregar el acceso inalámbrico por departamentos.

Si se necesita la segregación de la red, considere el uso de la autenticación 802.1X para asignar dinámicamente los usuarios a las VLANs al conectarse con el SSID. De esta manera, puede tener solo un SSID privado, pero al mismo tiempo segregar el tráfico inalámbrico.

5. No oculte SSIDs

Puede haber oído que esconder un nombre de red deshabilitando el SSID en la transmisión de beacons puede ayudar con la seguridad. Sin embargo, solo oculta el nombre de red de los usuarios ocasionales; la mayoría de los dispositivos mostrarán que hay una red no identificada cerca. Además, cualquier persona con un analizador de Wi-Fi por lo general puede descubrir el SSID, ya que seguirá presente en alguna parte de la gestión del tráfico.

Este analizador de redes inalámbricas mostró el SSID oculto de 'cottage111' después de haber conectado un dispositivo a la red.
Acelerar Wi-Fi

Ocultar un SSID también causa gestión del tráfico adicional en la red, tales como solicitudes de sondeo y respuestas, que ocupan más tiempo de transmisión. Por otra parte, los SSIDs ocultos pueden ser confusos y lentos para los usuarios, ya que tienen que introducir manualmente el nombre de la red cuando se conecta a la red Wi-Fi. Por lo tanto, este enfoque de la seguridad en realidad puede hacer más daño que bien.

Una técnica de seguridad más beneficiosa es utilizar el modo de empresa de WPA2. Si encuentra que el modo de empresa es demasiado difícil de configurar o que no todos los dispositivos de la red lo soportan, asegúrese de tener una larga y fuerte frase de contraseña con mayúsculas y minúsculas y caracteres. Considere también cambiar periódicamente la contraseña, y después de que cualquier usuario deje la organización o pierda un dispositivo Wi-Fi.

6. Desactive las velocidades de datos inferiores y estándares

Aunque los productos 802.11n soportan velocidades de datos teóricas máximas de hasta 450Mbps, y los dispositivos 802.11ac actuales hasta 1.3Gbps, los APs pueden transmitir tan bajo como 1Mbps en 2.4Ghz y 6 Mbps en 5GHz para cierto tráfico. En general, cuanto más se aleja de un AP, menor es la señal y la velocidad de datos.

Sin embargo, aunque la cobertura de red y las señales sean excelentes, la mayoría de los puntos de acceso por defecto envían gestión o multidifusión del tráfico, tales como los beacons SSID, a índices muy bajos en lugar de velocidades máximas de transmisión de datos (como lo hacen al enviar tráfico regular de datos). El aumento de la velocidad de datos mínima o multidifusión de los APs puede forzar que la gestión del tráfico se envíe a un ritmo más rápido, reduciendo eficazmente el tiempo de transmisión en general.

Esta técnica también puede ayudar a que los dispositivos se conecten automáticamente a mejores APs más rápido. Por ejemplo, algunos dispositivos por defecto puede que no busquen otro AP para conectarse hasta que pierden totalmente la conexión con el punto de acceso en el que están conectados en ese momento. Puede que eso no suceda hasta que el dispositivo esté tan lejos que la velocidad de señal y datos esté en lo mínimo soportado por el AP. Así que si aumenta la velocidad de datos mínima, básicamente acortará el área máxima de cobertura de cada punto, pero al mismo tiempo aumentará el rendimiento general de la red.

Al desactivar las velocidades de datos inferiores, se puede desactivar con eficacia el soporte de los estándares inalámbricos más antiguos. Por ejemplo, si deshabilita todas las velocidades de datos de 11Mbps para abajo, impide el uso de los dispositivos 802.11b, ya que la velocidad de datos máxima de ese estándar es de 11Mbps. Para la mayoría de las redes, la desactivación del soporte de 802.11b es aceptable, pero es posible que no quiera deshabilitar completamente el siguiente estándar: 802.11g, que alcanza un máximo de 54Mbps.

No hay un índice de velocidad de datos mínimo sugerido que todas las redes deberían utilizar; esa decisión depende de la cobertura única de la red y otros factores. Si quiere un cambio moderado, tal vez pruebe desactivando de 11Mbps para abajo. Para un cambio bastante agresivo, considere deshabilitar de 48Mbps para abajo, lo que todavía permite el uso de los estándares más populares: 802.11a/g/n/ac.

He aquí un ejemplo de la configuración de velocidad de datos mínima o de multidifusión de un AP.
Acelerar Wi-Fi

7. Configure correctamente los anchos del canal

Como se mencionó anteriormente, existen diferentes anchos de canal que el Wi-Fi puede utilizar. Generalmente, cuanto mayor sea el ancho del canal, mayor será la cantidad de datos que puede ser enviada a la vez, y menor será el tiempo de transmisión usado. Los estándares 802.11b/g soportan solo el ancho de canal de 20MHz heredados, el 802.11n añade soporte para 40MHz, y el 802.11ac añade soporte para 80MHz, próximamente con 160MHz.

Este AP se puede configurar para 20/40/80 anchos de canal automáticos, mientras que otros pueden permitir solamente 20/40.
Acelerar Wi-Fi

Teniendo en cuenta lo pequeño que es la banda de 2,4GHz (y para soportar 802.11g), querrá mantener a los anchos de canal de 20MHz heredados en esa banda. Para 5GHz, considere el uso de un ajuste de ancho automático de canales. Aunque el aumento a 80MHz solo permitiría velocidades de datos más rápidas con dispositivos 802.11ac, no es un buen método para la mayoría de redes de hoy en día, ya que evitaría que los dispositivos 802.11n de doble banda se conecten a dicha banda.

8. Acorte los tamaños de paquetes y los tiempos de transmisión

Hay tamaños de paquetes y tiempos de transmisión para cierto tráfico que pueden ser reducidos para ayudar a aumentar la velocidad y disminuir tiempo de transmisión. Si están disponibles en los puntos de acceso, estos pueden ser cambiados en la configuración avanzada de conexión inalámbrica/radio. Aunque solo se pueda ver un ligero aumento de rendimiento para cada tweak individual, se podría ver una diferencia notable al combinarlos.

* Si no tiene ningún cliente 802.11b, puede habilitar Short Preamble Lenght para acortar la información de cabecera de los paquetes.

* La activación de Short Slot Time puede disminuir el tiempo de las retransmisiones.

* Short Guard Interval acorta el tiempo que se tarda en transmitir paquetes, lo que puede aumentar las velocidades de datos.

* Frame Aggregation permite el envío de varios fotogramas en una sola transmisión, pero úselo con precaución: esto puede causar problemas de compatibilidad con los productos de Apple.

9. Actualice clientes antiguos de 802.11b/g

Ya hablé sobre cómo deshabilitar la compatibilidad con los estándares inalámbricos más antiguos puede ayudar a aumentar la velocidad de gestión del tráfico y a forzar dispositivos lentos hacia un mejor AP. Pero el uso de estándares antiguos disminuye la velocidad de datos para todo el tráfico, incluso para los dispositivos que utilizan los estándares más recientes.

Si cuenta con algún dispositivo en la red que admita solo 802.11b/g, considere actualizarlo al menos a 802.11n de doble banda, o preferiblemente a 802.11ac. Aunque la mejora del Wi-Fi interno de una laptop o desktop suele ser posible, un método más rápido y fácil es añadir un adaptador inalámbrico USB. No molesta instalarlos y son relativamente baratos hoy en día - normalmente entre 30 y 50 dólares en línea.

Resumen

Recuerde siempre que el tiempo de transmisión es crucial en las redes inalámbricas. Aunque es posible que no quiera una red Wi-Fi extremadamente rápido, reducir el tiempo de transmisión e incrementar las velocidades podría ser necesario para soportar redes con un uso denso o pesado.

Si la cobertura es aceptable en su red, primero pruebe las técnicas que discutí antes de añadir o cambiar la ubicación de los puntos de acceso. Podría haber una razón para los malos resultados que debería ser tratada, u otras formas de aumentar el rendimiento con simples cambios en la configuración.

Puesto que hay tantas variables con las redes Wi-Fi, a veces es fácil culpar a lo inalámbrico por problemas que en realidad derivan de problemas de red generales. Por ejemplo, si la conexión inalámbrica es lenta, el verdadero problema podría estar en la conexión a Internet, o tal vez incluso una mala configuración como un límite bajo de ancho de banda en los APs. Además, también se deben considerar esos problemas de red generales al solucionar los problemas en redes Wi-Fi.

Eric Geier, Computerworld (EE.UU.)