Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Google ofrece computación para trabajos de baja prioridad

[21/05/2015] ¿Tiene un trabajo de computación en la nube que no necesita realizar inmediatamente? Google afirma tener una oferta para usted.

El lunes, la compañía presentó un nuevo servicio de cómputo sobre la Google Cloud Platform que cuesta 70% menos en promedio que una instancia estándar equivalente en la misma configuración en Google Compute Engine.

¿Cuál es el truco de Google Compute Engine Preemptible Virtual Machine? Google puede detener el trabajo en cualquier momento.

Existe toda una variedad de tareas de cómputo que encajan bien en este modelo de precios, sostuvo Paul Nash, gerente senior de producto de Google, en una entrada de blog.

El servicio, que ahora se encuentra en beta, puede ser bueno para cargas de trabajo tolerantes a las fallas que puedan ser distribuidas fácilmente entre varias máquinas virtuales. Aunque los trabajos como la analítica de datos, la genómica y la simulación y modelamiento pueden requerir mucho poder de cómputo, pueden correr de forma periódica, e incluso si uno más de los nodos que estén usando quede fuera de línea.

Este servicio de Google es de alguna forma similar a las Spot Instances de Amazon Web Service, también diseñado para trabajos que pueden interrumpirse. El modelo de AWS es diferente porque su precio puede fluctuar de acuerdo a la demanda, mientras que los precios de Google son fijos. La Compute Engine Preemptible Virtual Machine puede llegar a precios tan bajos como 0,01 dólares por instancia por hora.

Para proporcionar el servicio, Google está usando la capacidad sobrante de sus centros de datos. Si la demanda para sus servicios se incrementa, las máquinas virtuales preferentes son cerradas. Los usuarios reciben una advertencia 30 segundos antes, tiempo que debería dar a la aplicación la oportunidad de guardar su estado y trabajo actuales. Ninguna de estas máquinas virtuales puede correr por más de 24 horas seguidas.

Algunos clientes de Google Cloud ya planean usar la tecnología. Descartes Labs, una startup de procesamiento de imágenes satelitales, recientemente requirió de 30 mil procesadores para procesar un petabyte de imágenes de la NASA. Los bajos costos podrían ayudar a la compañía a trabajar con conjuntos de datos incluso más grandes. La firma de inversión Citadel es otro gran usuario de la computación en la nube que pondrá a trabajar estas instancias.

Las máquinas virtuales preferentes son inicializadas y administradas de la misma forma que otras máquinas virtuales de Google Cloud Engine, y las actuales herramientas y scripts pueden utilizarse con ellas. Los usuarios de software Hadoop también pueden especificar, a través de un solo comando, un porcentaje dado de máquinas preferentes para usar en sus cargas de trabajo.