Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Lecciones de liderazgo Ti de Sun Tzu: La pasión importa

Por: Rob Enderle presidente y analista principal del grupo Enderle

Rob Enderle es presidente y analista principal del grupo Enderle

[08/06/2015] Recientemente asistí a un evento que celebraba el aniversario número 50 de la ley de Moore, y estuve cautivado por algunas de las viejas historias de la fundación de Intel. Parte de lo que me pareció fascinante fue la forma en que el apasionado fundador de la compañía, Gordon Moore, pasó la antorcha (virtual) al actual CEO, Brian Krzanich.

Es evidente que a Krzanich le encanta el hardware y la tecnología, y su pasión, como la de Moore, hace que Intel haga cosas interesantes. Este retorno a la pasión puede ser visto también en Microsoft con Satya Nadella y en productos como los Holo Lens. Repentinamente, la innovación de Microsoft no es una contradicción, y las personas que trabajan en ambas firmas las están viendo de manera diferente y por ello mucho más positivamente.

Sun Tzu para Andreesen/Horwitz

Con frecuencia me sorprende que mucho de lo que veo concerniente a las mejores prácticas de liderazgo es lo que el general chino, filósofo y autor, Sun Tzu, vio también, solo que hace cientos, no, esperen, miles de años atrás. Por ejemplo, al parecer el autor de "El arte de la guerra estaba hablando sobre el tipo correcto de pasión cuando dijo: "El general que avanza sin codiciar la fama y se retira sin temer a la desgracia, cuyo único pensamiento es proteger a su país y dar buen servicio a su soberano, es la joya del reino.

Andreessen/Horwitz, una de las firmas de capital de riesgo más influyente y poderosa, con sede en el Silicon Valley, parece haber incorporado esta pasión -y la necesidad (relacionada) de un conocimiento de la materia- dentro de su proceso de selección de inversiones. Aunque es interesante notar que Marc Andreesen fue fundamental al elegir tanto a Leo Apotheker como a Meg Whitman, quienes al parecer no poseían ninguno de estos atributos, lo que lo hace a uno pensar si realmente había leído la política de su firma.

Porque el conocimiento de la materia es importante

Es evidente que tener el conocimiento de una industria y negocio debería ser fundamental para quien lo lidera. Un CEO es la cara de la compañía. Clientes, empleados e inversionistas confían en que ellos saben cómo manejarla, cómo promoverla y cómo establecer y ejecutar una estrategia de forma exitosa. Si usted no entiende un negocio y es nuevo en una compañía fracasará, de acuerdo a Sun Tzu.

La cita de Sun Tzu que es más pertinente: "Si conoce al enemigo y se conoce a sí mismo, no debe temer al resultado de cien batallas. Si se conoce pero no conoce al enemigo, por cada victoria ganada también sufrirá una derrota. Si no conoce ni al enemigo ni a sí mismo, sucumbirá en todas las batallas.

Por cierto, considero útil leer algunas de las citas de Sun Tzu de vez en cuando, ya que es fácil olvidar que tan útiles son muchas de ellas, sino la mayoría.

Ahora uno puede complementar el conocimiento de la materia con un buen directorio que se encuentre concentrado en la materia, pero debido a que ahora también se presiona para usar expertos en inversiones en los directorios y ex CEOs, usualmente el resultado es un directorio que conoce menos del negocio y de la compañía que el CEO, lo cual refuerza la necesidad de un líder que al menos conozca el negocio y quizás de repensar a quién pone en un directorio.

Liderar con pasión

Vimos esto con Steve Jobs y Apple. John Scully fue ciertamente un CEO calificado y fue seleccionado por Jobs, pero él era un administrador y no un hombre de producto. Irónicamente, Scully fue convencido de unirse a Apple usando el argumento de la pasión: "¿Quieres vender agua azucarada por el resto de tu vida o quieres venir conmigo y cambiar el mundo?.

Fue lo mismo con Steve Ballmer después de Gates respecto a perder la pasión por el producto. Aunque era claro que Ballmer conocía a Microsoft, su falta de pasión por el producto se volvió contra él y lo afectó varias veces, especialmente en el caso de Zune.

Todo esto demuestra lo pertinente que es Sun Tzu, como se señala en esta cita: "Así, la forma más alta del generalato es frustrar los planes del enemigo, lo mejor que sigue es evitar la unión de las fuerzas del enemigo, lo que sigue es atacar al ejercito enemigo en el campo, y la peor política de todas es sitiar ciudades amuralladas. Después aplíquelo a Zune (el iPod es claramente la ciudad amurallada), y verá que Tzu predijo el fracaso de Ballmer con el Zune. Una mejor estrategia (frustrar los planes del enemigo), que la Microsoft de Ballmer descartó, era la de romper las ataduras entre iTunes y los usuarios de Apple. Una estrategia que Google ejecutó con Android y las aplicaciones contra el iPhone.

La pasión concentra a la gente en crear productos que ellos creen que son increíbles, que ellos mismos usarían. Es contagiosa y tiende a esparcirse a través de la firma, emocionando a todos para que den su mejor esfuerzo para construir, vender y lanzar el producto. Los motiva a trabajar horas extra y los fines de semana voluntariamente, y ayuda a crear la base para el orgullo que se consigue cuando el esfuerzo es exitoso.

Líderes apasionados crean empleados apasionados

Frecuentemente, los líderes de las compañías se pierden en el deseo de maximizar sus compensaciones y mantener felices a los analistas financieros y a los inversionistas. El resultado final son compañías que son golpeadas con despidos, no pueden trabajar, y se vuelven sombras de lo que alguna vez fueron cuando aún estaban bajo el mando de sus fundadores.

Una cualidad que he notado, que es compartida por los líderes apasionados -aunque Jobs era probablemente una excepción-, es que tienden a cuidar a su gente. Esto también sigue las enseñanzas de Tzu: "Cuida a tus soldados como a tus hijos, y ellos te seguirán a los valles más profundos. Mírelos como a sus propios hijos queridos, y permanecerán contigo inclusive hasta la muerte.

Al final de cuentas, la compañía ideal para invertir, trabajar o comprar debería estar liderada por un CEO apasionado por el producto, cuyos empleados lo sigan a cualquier lado. Yo pienso que en todos los casos estará más feliz con el resultado, yo sé que lo estuve cuando seguí este consejo.

Rob Enderle, CIO (EE.UU.)

Rob Enderle es presidente y analista principal del grupo Enderle. Previamente, fue socio senior de Investigación para Forrester Research y Giga Information Group. Antes de eso, trabajó para IBM y tuvo puestos en Auditoria Interna, Análisis Competitivo, Marketing, Finanzas y Seguridad. Actualmente, Enderle escribe sobre tecnología emergente, seguridad y Linux para varias publicaciones y aparece en noticias nacionales, shows de TV que incluyen a CNBC, Fox, Bloomberg y NPR.