Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Android Pay versus Apple Pay: Cómo se comparan

Android Pay versus Apple Pay

[16/06/2015] Se decía que Google estaba preparando un clone del Apple Pay -¡incluyendo hasta el nombre!- y eso se confirmó recientemente en el Google I/O. Google en realidad está lanzando su propio sistema de pagos basado en Android que reemplaza a la Google Wallet y va mano a mano con Apple Pay.

Los dos sistemas son destacablemente parecidos, pero aunque la manera en que difieren es sutil, esas sutilezas significan mucho. Estas son tres de las más importantes diferencias, y lo que significan para el propietario promedio de un teléfono.

1. Android Pay funciona para usuarios de KitKat y versiones superiores, pero el Apple Pay solo funciona con iOS8 solo con unos cuantos dispositivos

¿Qué hay que hacer para que Android Pay funcione en su teléfono? Tres cosas: la app Android Pay, soporte para NFC, y una versión de Android que se al menos KitKat (4.4) o superior. Las APIs requeridas para Android Pay fueron introducidas en Android 4.4, así que cualquiera que use un teléfono ligeramente más antiguo -como el Galaxy Note II, que se quedó en 4.3- no es uno de los afortunados.

Aun así, Google está anunciando que los dispositivos Android de 7 hasta 10 pulgadas pueden usar Android Pay. Eso podría interpretarse como un golpe a Apple, cuya Apple Pay requiere la última versión de iOS (8) y un iPhone 6 o 6 Plus, que son los únicos dispositivos que tienen el necesario sistema NFC.

Por otro lado, el enfoque "solo nuevos dispositivos, por favor", de Apple, obliga a tener un grado de seguridad adicional. Solo el iPhone 6 y el 6 Plus, así como el Apple Watch cuando se conecta a un iPhone 5 o smartphone posterior, soporta Apple Pay en su hardware. Todo se apoya en el chip encriptado Secure Element que almacena las credenciales financieras; los modelos iPhone 6 se apoyan en su lector de huella digital Touch ID, y el Apple Watch se apoya en el emparejamiento Bluetooth y en la vinculación con los Apple IDs en el iPhone.

El Android Pay solo funcionará sobre smartphones Android que no tienen un lector de huella digital (la mayoría de dispositivos Android no tiene uno), aunque no queda claro qué clase de autenticación soportará, además de esa. Se sabe que el smartphone Android tiene que ser desbloqueado, de modo que los usuarios que habiliten passwords u otras formas de bloqueo tendrán esa protección.

Otra posible desventaja del enfoque de Google es que no controla la pila completa -hardware, software, apps- de la forma en que lo hace Apple. De acuerdo a Jan Dawson, jefe analista en Jackdaw Research, Google "solo crea el Android, y los OEM y los operadores deciden qué elementos y funciones soportan , lo cual significa que hay mucho espacio para que algo salga mal o que la implementación en un dispositivo individual sea pobre".

Conclusión: Los usuarios de Android serán más numerosos, pero los usuarios de Apple tendrán una mejor seguridad, al menos por ahora.

2. Android Pay nunca usa su tarjeta de crédito real, igual que Apple Pay -pero lo hace de forma un tanto diferente

En aras de la seguridad, tanto Android Pay como Apple Pay evitan transmitir un número de tarjeta de crédito real, aún si está encriptado. En lugar de ello, envían passwords de un solo uso (tokens) al comercio, de modo que aunque la clave sea interceptada, no puede ser rastreada de vuelta hacia una tarjeta de crédito específica, y no puede ser reusada para transacciones adicionales.

Sin embargo, donde los dos sistemas se diferencian es en cómo implementan este comportamiento.

Apple Pay utiliza el chip Secure Element en el iPhone como parte del proceso de generación de la contraseña (token) y también para almacenar los datos de la huella digital. Al igual que su antecesor, el Google Wallet, Android Pay utiliza una tecnología diferente, HCE (Host Card Emulation), una forma para que un dispositivo móvil equipado con NFC emule el comportamiento de una tarjeta de crédito inteligente contactless (sin contacto). La HCE también puede ser implementada con el Secure Chip, pero la implementación de Google de la misma, sobre Android, no lo requiere, al menos hasta ahora. No hay nada que indique que vaya a ser obligatorio en futuros smartphones Android, colocando a los dos sistemas a la par.

3. Apple Pay no se va a marchar

Apple Pay se quedará aunque Android Pay potencialmente llegue a muchos más dispositivos. Y no es porque la implementación de Apple brinde más seguridad. Es debido a que las dos tecnologías van a servir a mercados totalmente diferentes -los usuarios de Apple y de Android- sin darle a ninguno de ellos muchos incentivos para dejarlo por otro.

En todo caso, esto significa que tanto los usuarios de Apple como los de Android tienen razones para quedarse donde están. Los usuarios de Apple estarán felices de saber que el sistema de pago en la plataforma de su elección ha sido arreglado con modernas características de seguridad, y los usuarios de Android estarán asombrados de saber que pueden hacer pagos con su smartphone en muchas tiendas minoristas, tal como lo pueden hacer los usuarios de Apple.

Si Android Pay amenaza a alguien, es al venidero Samsung Pay.

Conclusión: La única presión real será la de los usuarios de versiones anteriores de cada tipo de dispositivo para actualizarse a un smartphone iPhone o Android más nuevo. Muy pocos saltarán de plataforma debido a los pagos móviles.

Serdar Yegulap, InfoWorld (EE.UU.)