Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El reciclaje en el Perú: Poca conciencia

Los proveedores que en sus productos involucran baterías y cartuchos de tinta, en su mayoría, no tienen programa alguno

[07/07/2009] Consultando a empresas del sector celular, de impresión y laptops se pudo apreciar la falta de programas locales para el reciclaje de materiales contaminantes. Solo unas pocas respondieron al pedido de información.

A nivel mundial, una ola de preocupación medioambiental ha generado numerosos programas de reciclaje. Primero pusimos atención a los productos que todos los días echamos a los tachos de basura y que por muchos años fueron considerados como inservibles. Ahora sabemos que los plásticos de las botellas, los cartones e incluso el vidrio pueden salir de la cadena de desperdicios y volver a ser productivos. Eso ya lo tenemos muy claro.
Sin embargo, aún no se toma mucha conciencia de que aquellos aparatos electrónicos por el que pagamos mucho dinero, pueden ser tan o más contaminantes que una botella de plástico o un simple cartón. La llamada basura electrónica no ha recibido mucha atención de parte de consumidores o empresas, ya que más que tirarse al tacho, es abandonada durante mucho tiempo -aún cuesta tirar a la basura un aparato electrónico- hasta que ya completamente deteriorada es descartada junto con los demás desperdicios.
Tan solo una cifra para comprender la magnitud del problema: una sola batería de litio, de las que usan los celulares, puede contaminar más de 600 mil litros de agua. No es entonces la mejor política arrojar este tipo de desperdicios como si se tratara de un desecho común y corriente.
Reciclar
Ante estas cifras de miedo las empresas más relacionadas con el tema, es decir, las productoras de los aparatos celulares, se han preocupado por concientizar a los usuarios de que es necesario tratar a los aparatos en desuso de forma distinta a la basura. En numerosos países se han confeccionado campañas que comunican al público la conveniencia de deshacerse de los dispositivos celulares en lugares determinados, en centros de acopio, para darles un tratamiento distinto.
La proliferación de estas campañas, sin embargo, no se ha dejado sentir en el Perú. Efectivamente, al realizar una búsqueda del tema en el buscador Google uno se topa con programas muy elaborados en Argentina o México. Decidimos indagar si esta tendencia se repetía en el Perú. Acudimos entonces a las compañías de teléfonos celulares más representativas del medio y preguntamos por los programas de reciclaje que manejan. Solo una nos informó de sus acciones a nivel internacional, señalando que tienen planeado contar en este año con centros de recolección en todos los países en los que operan, vale decir, también en el Perú. Esa empresa fue Sony Ericsson.
Desde el año 2007, Sony Ericsson cuenta con un programa denominado Takeback (Retorno), que permite a los consumidores enviar los equipos usados (sin importar cuál sea el fabricante del dispositivo, ni dónde el producto fue comprado originalmente) junto con la batería, baterías adicionales, cargador y otros accesorios a sus centros de recolección. Actualmente, se pueden encontrar más de 500 centros de recolección en varias partes del mundo como en la India, Taiwán, China, Tailandia, Singapur, Estados Unidos y México.
Estos dispositivos son enviados a los centros de reciclaje especializados en teléfonos móviles, con la finalidad de que los componentes y materiales sean utilizados nuevamente, se reduzca la cantidad de desechos electrónicos, y se ahorre energía y compuestos químicos.
Las empresas asociadas de reciclaje son auditadas periódicamente para asegurar que el reciclaje de todos los teléfonos móviles se realice de forma correcta y ecológicamente confiable. El objetivo de la compañía para este año es contar con centros de recolección en todos los países en los que opera, y antes del término del 2011 haber recolectado un millón de teléfonos al año.
Paralelamente a este programa, Sony Ericsson lanzará sus nuevos dispositivos móviles Greenheart, presentando los modelos C901 y Naite. Ambos equipos son el resultado de un largo compromiso de Sony Ericsson de eliminar el uso de químicos nocivos de sus teléfonos. Adicionalmente, estos celulares incluyen un manual electrónico, que reduce el uso del papel en más de un 90%; un empaque más compacto, que disminuye las emisiones de C02 relacionadas con el transporte del dispositivo en un 80%; además de plásticos reciclados y un cargador de baja corriente.
Otro importante jugador del mercado señaló que contaba hace dos años con un programa de reciclamiento, pero que no lo había mantenido hasta la actualidad. Otro sostenía que tenía un programa internacional pero que no tenían determinado si lo iban a implementar localmente en fecha segura, y preferían no generar expectativas con la posibilidad de que sí lo hagan. Mientras otros conocidos actores del mercado celular sencillamente no enviaron información al respecto.
Tintas
Algo mejor nos fue cuando indagamos por la existencia de programas de reciclamiento entre los fabricantes de impresoras.
HP, por ejemplo, viene desarrollando el Programa Planet Partners en el Perú desde el año 2006. Este programa se enfoca en la recolección de cartuchos de impresión usados y su envío a Estados Unidos para ser posteriormente reciclados. Gracias a este programa se recogen cartuchos y tóners de impresión, y hasta el momento se han recogido y enviado a Estados Unidos 100 toneladas de material.
Para recoger los cartuchos HP se moviliza hasta el lugar donde el usuario se encuentre. No importa que se trate de Pymes, empresas medianas, grandes corporaciones o personas naturales, HP se compromete a recoger gratuitamente el material siempre y cuando se haya acumulado un mínimo de 5 cartuchos usados. Estos productos son desmantelados a sus partes esenciales las cuales son usadas para la fabricación de otros productos como suelas de zapatos, macetas, bancas, ganchos de ropa, etc. Hasta el momento el programa cuenta con el apoyo de poco más de 700 empresas afiliadas, pero se espera llegar a las mil empresas para fin de año.
El programa de recolección de cartuchos es una iniciativa global. Pero en el Perú tiene la particularidad de que gracias a él se viene apoyando un programa de repoblamiento de tortugas Taricaya en la selva.
Otra de las empresas que posee un programa es Epson. Desde el año 2005, Epson Perú ha establecido como obligación para todos su Centros de Servicio, la recolección de los consumibles (cartuchos de tinta), repuestos y equipos que sean reemplazados a los clientes, para luego ser reciclados o desechados de forma responsable. Este es un esfuerzo que tiene como objetivo proteger el medio ambiente de las contaminaciones que emanan los productos electrónicos, y forma parte de la filosofía empresarial a nivel internacional, de desarrollar acciones que contribuyan con el medio ambiente y las comunidades donde opera.
Se puede participar de este programa a través de los cambios tecnológicos o servicios técnicos que ofrece Epson a todos sus clientes. Es decir, el cliente adquiere un nuevo equipo o cambia algún consumible (cartuchos de tinta), y los ya usados se entregan para ser reciclados o desechados de una manera responsable.
Estos productos son periódicamente eliminados a través de empresas autorizadas por la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA) para este propósito. La recolección del material se hace de forma continua. Pero, el envío a las empresas encargadas del reciclaje y desecho es aproximadamente cada tres meses.
Hasta el momento la cantidad de material que se ha recolectado para ser reciclado o desechado de manera responsable es de cuatro mil kilos. Y en el último año se han desechado  mil 200 kilos. Epson Perú espera que en los siguientes años la recolección aumente de manera favorable y más personas se comprometan con esta tarea.
Nada más
Desafortunadamente no se pueden presentar más casos de reciclaje de parte de las empresas productoras de los dispositivos. Se indagó entre varias de ellas -las más significativas del mercado- pero los resultados no fueron los esperados.
Varias de ellas señalaron a través de sus agencias de relaciones públicas que, o no tenían información pertinente, o que no la tendrían para los plazos establecidos en el pedido. Otras simplemente no respondieron.
En un mundo que va cada vez más hacia el reciclaje de productos es necesario que sean las empresas las que empujen este tema entre la población. Pero por ahora es un tema pendiente para ellas, por lo menos en el Perú.
José Antonio Trujillo, CIO Perú