Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

5 facetas del próximo auge de la Internet de las cosas

[20/07/2015] Las predicciones de que la Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) marcará el comienzo de una nueva era de prosperidad, tiene cierto respaldo en un nuevo estudio de la consultora McKinsey & Compañy.

El estudio estima que el valor anual de las aplicaciones de la IoT pueden ser equivalentes -en el mejor de los casos- a aproximadamente 11% de la economía mundial en el 2025. Eso está basado en una serie de hipótesis, incluyendo la voluntad de los gobiernos y los proveedores para permitir la interoperabilidad a través de políticas y tecnologías.

Se espera que IoT ofrezca mejoras a la fiabilidad de las máquinas, así como a la salud individual y a la vida en general. Pero también puede invadir la privacidad, y si bien IoT creará nuevos puestos de trabajo, también costará algunos.

Aquí están los cinco principales puntos de este informe:

1. Las solicitudes de IoT de negocios, no los usos de consumo, crearán más valor de negocio, según McKinsey. No hay sorpresas aquí. Las aplicaciones para el consumidor, como tostadoras conectadas, cafeteras y sistemas de entretenimiento para el hogar ofrecen poco en términos de valor real -pero sí llaman la atención. IoT de negocios se utiliza para predecir y evitar fallas en la maquinaria de alto valor, tales como locomotoras y dispositivos de imagen de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). También permite que las empresas cambien de programas de mantenimiento programados a mantenimiento basado en condición, donde se realiza el servicio, según sea necesario, y no en base al calendario. Esto aumenta la fiabilidad del equipo y el despliegue eficiente del personal.

2. Una parte importante de los beneficios financieros de la IoT está en evitar costos. Por ejemplo, los médicos pueden usar la IoT para controlar la salud de un paciente. Si la persona es diabética, un control cuidadoso puede prevenir hospitalizaciones. Esto incluye el uso no solo de wereables, sino también de dispositivos que pueden ser implantados, inyectados e ingeridos.

3. La realidad virtual es parte de la IoT. Las gafas de realidad virtual lo observarán y guiarán paso a paso a través de un proceso de instalación en el hogar y el trabajo. Esta capacidad es probable que llegue primero a las fábricas y talleres de reparación de equipos, pero con el tiempo estarán disponibles para el hogar.

4. McKinsey estima que el potencial impacto económico de la IoT estará entre 3,9 mil millones de dólares y 11,1 mil millones de dólares por año a nivel mundial para el año 2025. Pero la interoperabilidad cuenta alrededor del 40% de este valor potencial. Los fabricantes de equipos ahora recogen información de rendimiento de datos de sus propias máquinas, pero la interoperabilidad con otros sistemas dará una visión integrada y mejorará el análisis predictivo en entornos que utilizan varios sistemas. En un entorno municipal, por ejemplo, la interoperabilidad significa que los sensores de vídeo, datos del teléfono celular y del vehículo podrían ser utilizados para controlar y optimizar el flujo de tráfico.

5. Las ganancias de eficiencia entregados por la IoT ofrecerán una mezcla de beneficios para los trabajadores humanos. Un mejor monitoreo de equipos y el despliegue ubicuo de sensores pueden reducir las lesiones. También podría ayudar a eliminar algunos viajes para los empleados que tienen que ir a sitios remotos. Pero McKinsey advierte, "algunas aplicaciones de la IoT en ambientes del lugar de trabajo reducen sustancialmente el número de empleados necesarios".