Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Entendiendo la nueva estructura de Alphabet

Piense, alpha bet

[17/08/2015] Dividir el nombre del nuevo holding de Google, Alphabet, en dos ("alpha y "bet) puede ayudar a explicar la nueva estructura de negocio que el analista de JP Morgan, Doug Anmuth, llama en un informe reciente "una manera elegante de Google para continuar persiguiendo iniciativas de largo plazo que cambian la vida y al mismo tiempo aumentar la transparencia y concentrarse más en el negocio principal.

Alpha es un "retorno a la inversión por encima de la referencia, señaló Larry Page, en el anuncio del nuevo nombre y la estructura de su nuevo sitio web de la compañía, abc.xyz. La palabra "bet (apuesta, en inglés) puede referirse a todas las apuestas a largo plazo que Google ha hecho en un amplio campo de grandes ideas -que algunos denominan moonshots- como los automóviles sin conductor, las ciencias de la vida, la domótica y los robots.

Los negocios principales (alpha) de la nueva empresa -como las búsquedas, los mapas y YouTube- aún se seguirán llamando Google. Sundar Pichai, quien fue ascendido a CEO en el marco del anuncio, informará de los resultados de las operaciones de Google por separado desde el cuarto trimestre del 2015. Los moonshots, las "apuestas, también se informarán por separado.

La estructura operativa de la nueva Alphabet de Google. Fuente: Datos de la empresa, estimaciones de Credit Suisse.
Google Alphabet

Como CEO de Alphabet, Larry Page mencionó en su entrada de blog la reestructuración. Google tiene un historial de productos lanzados con éxito que ahora son utilizados por miles de millones de personas (YouTube, Google Maps, Android, etcétera). Alphabet parece un nuevo modelo de gestión de la innovación y las finanzas, un enfoque formal para madurar empresas y llevarlas a operaciones a gran escala.

¿Ansiedad por la separación?

Uno puede imaginar que Page y el cofundador Sergey Brin tienen pasión por los muchos moonshots que se están incubando bajo la antigua estructura corporativa de Google. Pero los grandes inversionistas podrían considerarlos como una distracción no rentable de los ingresos principales y de los negocios rentables en los cuales han invertido. Los administradores de fondos -que tienen sus perspectivas reducidas debido a la necesidad de contar con expectativas de ganancias trimestrales- no pueden modelar y valorar proyectos como el automóvil autónomo. Ese tipo de moonshots podrían requerir de grandes inversiones deficitarias durante un horizonte de cinco años o más para llegar al mercado y sumar a las ganancias de Alphabet.

Complacer a los grandes inversionistas con los resultados de inversión de Alpha, y apostar por nuevos negocios para encontrar la próxima gran área de crecimiento, no son dos actividades que convivan cómodamente la una con la otra. De acuerdo a Page, el precio de la comodidad es reducir las expectativas de crecimiento a un mero cambio incremental. Acentuando el dilema, Page dijo que "en la industria de la tecnología, donde las ideas revolucionarias generan las próximas grandes áreas de crecimiento, uno tiene que estar un poco incómodo para mantener su relevancia.

El profesor de economía de Stanford, Nicholas A. Bloom, explica cómo Alphabet hará que los inversionistas se sientan cómodos: "Hay dos beneficios de la nueva estructura. Uno de ellos es la visibilidad, ya que con la división se hace más fácil modelar el negocio principal de las búsquedas en forma separada a los moonshots que distraen. El segundo beneficio es que contiene a los moonshots, porque como negocios separados es mucho más difícil financiarlos. Los administradores de fondos estaban nerviosos de que Google pasara dinero de la empresa de búsquedas hacia otras empresas de largo aliento no supervisadas; con el modelo de Alphabet no pueden hacer esto. Google ha puesto restricciones en los montos que sus fundadores Page y Brin pueden usar para financiar los moonshots, y no es de sorprender que al mercado le guste esto.

Las buenas cercas generan buenos vecinos

El trimestre pasado -y, consistentemente, a lo largo de la historia de la compañía- más del 90% de los ingresos de Google han sido producidos por la publicidad en sus búsquedas y los negocios de los sitios de Google como Google Play y YouTube.

Los ingresos de Google por fuente de ingresos. Fuente: Google Investor Relations.
Google Alphabet

En un informe sobre la nueva estructura, el analista de investigación de Nomura, Anthony DiClemente, subrayó la idea de que el aumento en la transparencia debería aumentar el valor para el accionista. "Los inversionistas han deseado por mucho tiempo una mejor visibilidad de las tendencias y de la rentabilidad del negocio principal de Google por separado de las inversiones en proyectos más especulativos como Google Fiber, Proyecto X y Calico, señala DiClemente. "Con la nueva estructura, la inversión en gastos operativos en estas iniciativas de inversión de largo plazo se excluirán de los resultados reportados de Google, ofreciendo a los inversionistas una visión más clara de las tendencias de los negocios principales.

El informe de DiClemente señaló que los inversionistas pueden valorar los ingresos del negocio principal y sus beneficios, sin el lastre de la inversión en los moonshots. Ellos no valoran las posibles grandes áreas de crecimiento tanto como la comprensión de las cantidades que Alphabet invertirá en incubación.

"Lo que todavía no sabemos acerca de Alfhabet podría ser lo más interesante, señala el profesor de gestión del emprendimiento de la Harvard Business School Thomas R. Eisenmann. "Alphabet podría financiar el crecimiento de las moonshots con la venta de acciones (denominadas acciones de seguimiento y letter stocks) que restringen la propiedad de los nuevos inversionistas a solo el negocio o segmento moonshot, y que no consumirían nada de los 68 mil millones de dólares en efectivo del balance de Alfhabet. La necesaria gestión de largo plazo para este tipo de empresas también puede ser protegida mediante la emisión de acciones para los nuevos inversionistas que tienen proporcionalmente menos votos por acción que la oferta pública inicial original de Google. Parece historia antigua ahora, pero los nuevos inversionistas externos en Google recibieron un voto por acción ordinaria, en comparación con los 10 votos por acción en poder de los fundadores e inversionistas de riesgo, lo cual dejó con el control a los inversionistas existentes, afirma.

Si se aprueba, señala Eisenmann, "esta nueva estructura de capital, naturalmente ordena a los inversores en base al riesgo y a la recompensa.

Con acceso a capital externo tal y como lo describe Eisenmann, los moonshots que están en incubación tienen una mejor oportunidad de convertirse en empresas de alto crecimiento como YouTube, Google Maps y Android, sin incomodar a los grandes inversionistas. Y si todo va bien, algunos en Wall Street podrían valorar a Alfhabet más en base a las expectativas de transformación y crecimiento que a solo los ingresos y beneficios, como lo han hecho con la casi no rentable Amazon y la no rentable Tesla.