Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Dentro del cambiante mundo de la tecnología de carga inalámbrica

Carga inalámbrica

[25/08/2015] La carga inalámbrica está comenzando a ocupar titulares, con empresas como Samsung utilizando esta tecnología en su línea de smartphones Galaxy. Pero, ¿sabía usted que la carga inalámbrica se remonta hacia principios de los años 1900s?

El mundo de la tecnología de carga inalámbrica

¿Usted padece de "la ansiedad de la batería"? Eso es lo que el Wireless Power Consortium ha denominado el concepto de estar lejos de una fuente de energía con una batería de smartphone que se está descargando rápidamente. Aunque suene un poco extremo, es entendible en una época inducida por los medios de comunicación social denominada FOMO y Ansiedad del Smartphone.

Lo vuelva ansioso o no, tener una batería lenta o muerta en su tableta o smartphone mientras está apurado o en la marcha, es frustrante. Confiamos en nuestros dispositivos por sus capacidades de GPS, nuevas actualizaciones y por las aplicaciones. Pero la vida de la batería de nuestros preciados dispositivos no ha llegado a cumplir con las exigencias de la demanda. Asimismo, cuando se trata del momento de carga, probablemente se encontrará pegado a la pared o buscando desesperadamente un enchufe.

Una solución es la carga inalámbrica que promete liberarlo de los cables y permitirle cargar su smartphone y tableta sobre la marcha.

El problema es que no se ha convertido en estándar en los nuevos dispositivos, especialmente en el popular iPhone. Y aunque compañías como Samsung impulsan sus capacidades de carga inalámbrica, hay más probabilidades de que usted vea todo el avance de la carga inalámbrica en los aparatos como cepillos de dientes eléctricos o como una base de carga para dispositivos compatibles.

¿Qué es energía inalámbrica?

Hay dos clasificaciones para la energía inalámbrica: no radiativa (near-field) y radiativa (far-field). Near-field es empleada por productos que pueden ser cargados a través de distancias cortas, como un cepillo de dientes eléctrico, etiquetas RFID, dispositivos médicos implantados y vehículos eléctricos. Incluso puede tener un dispositivo con Near Field Communications (NFC) que permite que este se comunique con otros dispositivos compatibles con NFC. Se usa comúnmente como una manera rápida de transferir datos.

Near-field, como su nombre lo dice, requiere que los dos objetos estén cerca, y probablemente tocándose. Podría tener un cargador inalámbrico para su smartphone, pero necesitaría dejarlo puesto sobre la base para que funcione. No puede caminar por todo el cuarto y esperar que su dispositivo se cargue en su bolsillo o mientras esté navegando en Twitter junto al cargador.

Far-field, o energía radiativa inalámbrica, usa radiación electromagnética -en forma de microondas o rayos láser- dirigida al dispositivo que debe ser alimentado. Los problemas surgen con la energía inalámbrica far-field, porque la gente generalmente necesita mantenerse fuera del camino de los campos electromagnéticos, haciendo que no sea una buena solución para cargar un dispositivo que lleva en su bolsillo.

La carga inalámbrica también requiere que ambos dispositivos tengan una antena de tipo para que la antena (o bobina, o rayo láser), en la base, pueda transformar la energía en un campo electromagnético para enviársela a un receptor, el cual luego lo convierte nuevamente en energía eléctrica para cargar la batería en su dispositivo.

La larga historia de la energía inalámbrica

Tesla

Para una tecnología que todavía no es común, la carga inalámbrica no es tan nueva. De hecho, allá en el año 1899, Nikola Tesla fue el primero en concebir el concepto de carga inalámbrica. Tuvo éxito con su invención y fue capaz de encender 200 bombillos de luz con 100 millones de voltajes de energía a 25 millas de una fuente de energía. Sin embargo, después de poco tiempo perdió financiamiento y no fue capaz de continuar con su proyecto. En los 100 años que siguieron, no fuimos capaces de emplear su concepto de manera útil en nuestros dispositivos.

Tesla previó un mundo alimentado enteramente por energía inalámbrica. Él lo llamó el Wireless World System, el cual haría que la tierra esté totalmente impulsada de forma inalámbrica. Una torre de 187 pies llamada la Torre de Tesla en Soreham, Long Island, fue erigida con el único propósito de proporcionar energía inalámbrica al mundo. Demolida en 1917, la Torre de Tesla estaba destinada a ser la base de la energía inalámbrica mundial, mediante la transmisión de energía desde una planta de energía hidro eléctrica en las Cataratas del Niagara construida en 1895 por Tesla y Westinghouse. Por supuesto que las visiones de Tesla de la energía inalámbrica no continuaron y quizás estuvieron detrás de una misteriosa explosión en Siberia en el año 1908.

Los principales jugadores

Desde los grandiosos planes de Tesla de la dominación del mundo inalámbrico hace unos 100 años, la carga inalámbrica ha permanecido en un segundo plano. Sin embargo, está haciendo su reaparición con nuevas organizaciones determinadas a traer algún tipo de carga inalámbrica como estándar para todos. La gente está recolectando rápidamente más dispositivos y con eso vienen una serie de cables y enchufes, y el deseo de reducir ese desorden.

Uno de los nombres de los que oirá hablar en el juego de la carga inalámbrica es el del Wireless Power Consortium (WPC), que es uno de los líderes en el estándar Qi. La organización se ha asociado con las empresas para integrar su estándar de carga en el inmobiliario, aeropuertos, hoteles e incluso carros.

Además de la WPC, los dos otros competidores principales en la carrera del estándar de la carga inalámbrica son la Alliance for Wireless Power (A4WP) y Power Matters Alliance (PMA), creadores del Powermat. En junio del 2015, las dos organizaciones anunciaron que estarían formando una fusión para convertirse en el líder de la industria. Con la unión de fuerzas de estas dos compañías, se reduce la competencia de tres a dos.

Powermat
Powermat

Powermat, otra opción de carga inductiva, apareció en el panorama durante el CES del 2010. Con Powermat, si tiene un case o dongle compatible, puede funcionar también con los iPhones, así que la decisión de Starbucks de instalarlo en todos sus locales tiene sentido. Qi, por otro lado, viene integrado al dispositivo o requiere de una placa de batería extraíble para colocar el transmisor a lo largo de la batería. Éste viene con una gran cantidad de teléfonos, pero los usuarios de iOS normalmente no tienen suerte cuando se trata del estándar Qi, pero pueden conseguir un dongle de Powermat para obtener capacidades de carga inalámbrica.

Qi
Qi

El WPC ha doblado sus esfuerzos de carga inalámbrica "Qi", que se pronuncia "Chee". Qi es popular entre los fabricantes de smartphones, y lo encontrará en muchos dispositivos que no sea iOS. Estos utilizan una tecnología de carga inductiva, la cual transfiere energía a través de campos magnéticos en una distancia corta. Cuando se incluye en un smartphone, como el Samsung Galaxy S6, podrá colocar su smartphone y cargarlo donde sea que encuentre un cargador compatible con Qi.

Técnicamente, es factible que argue su iPhone con Qi, pero necesitaría ponerse creativo y hackearlo para permitir la carga Qi, así como lo hizo el autor de este artículo publicado en la revista Forbes.

La carrera hacia el estándar

Cuando se trata de establecer una norma general para la tecnología, normalmente requiere la adopción y apoyo de grandes y reconocidas compañías, así como también de los consumidores. Por ejemplo, así como señala la Computer Weekly, el Wi-Fi fue empujado a la vanguardia del movimiento del Internet inalámbrico gracias, en gran medida, a Starbucks. Como una de las primeras empresas en ofrecer tecnología Wi-Fi a los consumidores, el movimiento ayudó a que la tecnología se vuelva estándar.

Para la carga inalámbrica, el WPC ha recomendado Qi por mucho tiempo, y ha aparecido en dispositivos emblemáticos como el Google Nexus, Samsung Galaxy, LG G3 y la lista sigue. Aunque Qi puede estar en los teléfonos, Starbucks ha adoptado Powermat, y podrá encontrar esa tecnología en sus cafés, integrada a las mesas. La idea es que mientras esté disfrutando de su latte, pueda poner su teléfono justo ahí, en la mesa, para que se cargue antes de seguir con su día.

Actualmente, Powermat y Qi son las dos opciones más populares para la carga inalámbrica, y algunos fabricantes de teléfono no están poniendo todos sus huevos en una sola canasta. El Galaxy S6 es compatible con ambas, Powermat y Qi. Sin embargo, ese es el único dispositivo que le permite elegir entre las dos. Así que si tiene un dispositivo Qi y va a tomarse un café a Starbucks, no tendrá suerte con los cargadores Powermat.

El futuro de la carga inalámbrica -¿dónde está Apple?

Aunque la carga inalámbrica por fin está prosperando y haciendo avances, existe una retención evidente en la industria: Apple. Esta marca es actualmente el líder en smartphones, superando a Samsung, lo que significa que ejerce cierta influencia. ¿Podría la adopción de carga inalámbrica para dispositivos iOS ayudar a promocionar el estándar para el resto de la industria? Si Apple se decide por una de las formas de carga inalámbrica, sería un caso interesante. Sin embargo, no se sorprenda si Apple desarrolla su propio estándar de carga inalámbrica, que es lo que ha hecho en el pasado con otras tecnologías.

Sarah K. White, CIO (EE.UU.)