Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Nuevo chip de Xerox PARC se autodestruirá en 10 segundos

[15/09/2015] Los ingenieros de Xerox PARC han desarrollado un chip que se autodestruirá con una orden, proporcionando una herramienta potencialmente revolucionaria para las aplicaciones de alta seguridad.

El chip, desarrollado como parte del proyecto de recursos programables que desaparecen de DARPA, se podría utilizar para almacenar datos como las claves de cifrado y, con una orden, romperse en mil pedazos tan pequeños que su reconstrucción sería imposible.

Éste se demostró en el evento "Espera, ¿qué? de DARPA en San Luis el jueves.

"Las aplicaciones que nos interesan son la seguridad de datos y cosas por el estilo, señaló Gregory Whiting, científico senior de PARC en Palo Alto, California. "Realmente queríamos conseguir un sistema que fuera muy rápido y compatible con la electrónica comercial.

El resultado es un chip basado en Gorilla Glass, el cristal duro producido por Corning que es utilizado en las pantallas de muchos teléfonos inteligentes.

"Tomamos el vidrio y lo templamos mediante el intercambio de iones para incorporar tensión, indicó Whiting. "Lo que se obtiene es un cristal que, debido a que está muy tensionado, rompe sus fragmentos en pedazos muy pequeños.

Xerox PARC, chip autodestrucción

En una demostración el jueves, el cristal fue tensionado hasta su punto de ruptura mediante calor. Cuando se prendió un circuito, una pequeña resistencia se calentó y el cristal se rompió en mil pedazos. Incluso después de que se rompió, la tensión se mantuvo en los fragmentos y continuaron rompiéndose en pedazos aún más pequeños durante decenas de segundos después.

El chip presenta una posibilidad muy interesante en aplicaciones tales como la seguridad informática. Si se utilizó un chip fabricado en vidrio para almacenar una clave de cifrado, la destrucción del chip podría asegurar la destrucción completa de la llave en un instante -quizás como parte de un proceso rutinario o cuando la llave cae en las manos equivocadas.

En la demo en San Luis, el circuito de autodestrucción fue disparado por un fotodiodo, que se prendió cuando una luz brillante cayó sobre él. En esta ocasión, la luz fue proporcionada por un láser, pero el desencadenante puede ser cualquier cosa, desde un interruptor mecánico hasta una señal de radio.