Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

La crisis económica no debe paralizar a las empresas

Por: Rafael Zavala, country manager de Adexus Perú

[14/07/2009] En tiempos de crisis económica, como la que atraviesa en estos momentos el mercado mundial, es fundamental que las organizaciones privadas y públicas, así como las empresas pequeñas, medianas y corporativas, mantengan la competitividad en sus respectivos negocios, con la finalidad de seguir brindando valor en los productos y servicios que comercializan.

Es indudable que existe en nuestro país un clima de incertidumbre, desaliento y expectativa -incluso información contradictoria- hacia el futuro inmediato, producto de las consecuencias de la coyuntura económica mundial, lo cual se sustenta en una probable recesión del mercado, disminución de las inversiones, y en el 1,8% del Producto Bruto Interno en el primer trimestre del 2009 (la tasa más baja de los últimos siete años en la economía peruana).
En este marco general, aunque las decisiones para invertir son todavía lentas, los empresarios están retomando la confianza, ya que tienen ganas de invertir en sus empresas y en el país. En tal sentido, esperamos que el segundo semestre del presente año la situación se revierta y comiencen a fluir más rápido los proyectos en las organizaciones.
Concentrarse en los objetivos del negocio
¿Cómo pueden las empresas mantenerse competitivas en el panorama de la crisis económica y las ganas de generar buenos negocios? Obviamente, la respuesta a esta interrogante es actuar y no sentarse a esperar cambios fortuitos.
En primer lugar, los empresarios no deben estar pendientes únicamente de las consecuencias de esta etapa difícil, pero transitoria. Es necesario seguir enfocándose en el negocio. Es decir, hay que concentrarse o mentalizarse en los objetivos del negocio, la industria y el mercado en donde se desarrolla la organización.
El segundo paso es emplear los escasos recursos y la infraestructura disponible en las empresas para realizar las acciones prioritarias a desarrollar en el lapso de tiempo que dure la crisis económica que afecta al mercado.
Por último, es fundamental que las empresas se preparen lo mejor que puedan durante el desarrollo de la crisis, para cuando vengan tiempos mejores -como todos esperamos-. Las empresas no deben dormirse en sus laureles porque pueden aprovechar el tiempo para reorientar una estrategia, capacitar al personal o elaborar nuevos planes comerciales, entre otras medidas. Como empresario, tengo que sacar ventaja de mi competencia y posicionarme en el mercado mejor que ellos: Esa es la consigna, pero, ¿de qué manera lo hago?
Las soluciones basadas en TI (Tecnologías de la Información) pueden ser la respuesta. Sabemos que estas soluciones aplicadas a los negocios promueven en las empresas mayor eficiencia, reducción de costos, mejora en los procesos productivos, entre otros beneficios.
Aun hoy, en algunas empresas se considera a las TI como un gasto ineludible y no como una inversión productiva. Lo acertado es integrar las tecnologías (existentes o nuevas) en las decisiones estratégicas de las organizaciones, para lograr los objetivos comerciales planteados. En este propósito, las áreas de TI de las empresas pueden ayudar a los negocios a estar un paso adelante en el mercado.
Las empresas, aun en momentos de crisis, deben procurar mantenerse a la vanguardia de las actividades comerciales de sus competidores y del rubro comercial en las que se desarrollan. En tal sentido, es vital mantener actualizadas sus infraestructuras tecnológicas, ya que de no hacerlo quedarán inevitablemente en desventaja en el mercado cuando la situación económica se estabilice.
CIO, Perú