Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

7 grandes amenazas para la innovación y cómo superarlas

Innovacion en las empresas

[04/11/2015] La innovación es la piedra angular de un negocio exitoso, entonces ¿por qué es tan difícil de alcanzar para muchas empresas? Para determinar los mayores obstáculos, la firma de consultoría Imaginatik llevó a cabo un estudio de 200 profesionales en su informe "Estado de Innovación Global". 35% de los encuestados eran altos directivos, consejeros o altos ejecutivos, y el 76% de las organizaciones de encuestados tenía alrededor de mil empleados o más. Los resultados ofrecen una idea de lo que hace falta en las grandes empresas.

Hay pocas dudas de que los líderes empresariales ven el valor de la innovación -el 95% de los encuestados dicen que es lo suficientemente importante como para ser una prioridad de los altos ejecutivos. Sin embargo, mientras que casi todos los profesionales están de acuerdo en que la innovación es clave, el 44% informó que su negocio ha invertido menos del 2% de sus presupuestos operativos anuales en innovación, y el 63% dijo que su compañía no tiene establecida una adecuada estructura formal de gestión de la innovación.

"Hay todo tipo de indicadores aproximados de un sistema de gestión empresarial que no está diseñado para la innovación, pero está diseñado para un mercado maduro en estado estacionario", señala Chris Townsend, director de marketing de Imaginatik. Según Townsend, las empresas tienden a ver la innovación como algo que pueden "arreglar", cuando, en realidad, la innovación es sobre la superación de los obstáculos y reimaginar procesos -y, a veces toda la organización- desde el principio, mientras se incorporan elementos que el negocio ya posee.

¿Qué detiene a las empresas de crear un entorno que fomente la innovación? El estudio de Imaginatik revela siete amenazas que las empresas necesitan superar.

Una cultura equivocada

La frase "cultura corporativa" se utiliza mucho, pero ¿qué significa? Podría significar refrescos y aperitivos gratuitos, viernes casual, o ejercicios mensuales de capacitación para equipos. La cultura corporativa puede apuntar a cualquier cosa que haga que su empresa se sienta como algo más que un lugar donde trabaja 40 o más horas a la semana.

Mientras que la cultura corporativa puede ser un aspecto positivo de la innovación para algunas empresas, también puede ser un obstáculo. Por ejemplo, si la cultura de su empresa tiene que ver más con la política y la burocracia, probablemente frenará la innovación. De los 200 profesionales encuestados, el 55% citó problemas con la cultura organizacional y la mentalidad como la razón número 1 por la que falla la innovación. El estudio de Imaginatik afirma que "los encuestados lamentaron cómo las fuerzas invisibles del conservadurismo y la complacencia conspiran para frustrar los esfuerzos bien intencionados por avanzar la causa de la innovación."

Un empleado o equipo podrían venir con una idea innovadora, pero si los sistemas no están en su lugar para que actúen sobre esa idea, o la empresa tiene una historia de dejar caer el balón, no podrían hacer el esfuerzo. La cultura de la empresa puede decir mucho sobre el potencial de innovación. Si la innovación se siente fuera de lugar para la gente, o parece demasiado difícil, será difícil hacer ese cambio.

"La mayoría de las actividades de innovación inicialmente se sienten extrañas dentro de una gran corporación, ya que tienden a cortar lateralmente a través de los hábitos y prácticas laborales normales", según el estudio. Imaginatik reconoce que puede ser difícil que una empresa inculque un programa de innovación exitosa, pero con el enfoque y esfuerzos correcto es posible.

La falta de seguimiento

Una de las mayores amenazas para la innovación dentro de una empresa es la falta de seguimiento. Llegar con ideas innovadoras a veces es la parte fácil. Hacerles un seguimiento es más difícil. En el estudio, el 34% de los encuestados reportó una falta de seguimiento como uno de los mayores problemas.

Los encuestados dijeron que sienten que los esfuerzos de innovación a menudo se "aplican de forma dispersa", y que "no logran crear sinergias y prácticas a escala a lo largo del ciclo de vida de la innovación". O bien, los empleados sienten que la compañía tuvo buenas ideas, pero las aplicaron de una "manera inconsistente o indisciplinada". La conclusión es que, si para los empleados no les resulta fácil utilizar un nuevo proceso o promulgar ideas innovadoras, van a esfumarse antes de que puedan ganar cualquier tracción.

Las empresas que tienen éxito en impulsar la innovación a menudo tienen un equipo o una persona dedicada a la innovación. Ya se trate de la contratación de un CIO o vicepresidente de innovación global, Townsend señala que esta persona está generalmente "separada de su unidad principal de negocio que tiene incentivos básicos para impulsar la cuota de mercado y ganar la competencia".

Financiación y recursos limitados

La innovación no solo sucede porque la gente la requiere. Su empresa tiene que aplicar la financiación y los recursos. De los profesionales encuestados, solo el 16% informó de "inversiones agresivas" de un personal dedicado a la innovación, y 13% informó que un nivel similar de la inversión está detrás de las herramientas y tecnologías de innovación. 27% a 53%, dependiendo de la categoría, informó de una única inversión "moderada" tras el gasto en innovación.

"La inversión fue necesaria en una mejor herramienta y algunas personas. Ahí fue donde se detuvo. La empresa quiere continuar el enfoque de 'prototipo', sin ninguna inversión o personal", dijo un alto ejecutivo de una corporación de servicios financieros y de logística de millones de dólares.

"Independientemente de quién lleva la innovación, la dotación de recursos es un tema de preocupación central", afirma Imaginatik en el estudio. Dada la baja proporción de empresas que reportan inversiones agresivas en cualquiera de las principales categorías de gasto, se observa que la innovación está siendo sistemáticamente poco financiada en la mayoría de las empresas de hoy en día".

Falta de tiempo

Los empleados ya se sienten presionados a hacer más cosas en menos tiempo, por lo que añadir ideas innovadoras puede abrumarlos rápidamente. Y en una gran empresa, donde todo el mundo tiene un trabajo específico que hacer, puede que no exista comunicación para encontrar la manera de trabajar en todos los departamentos para hacer que la innovación sea exitosa en una semana de 40 horas.

27% de los encuestados señalaron la falta de tiempo y el enfoque como un obstáculo importante para la innovación. Y, por desgracia, instigar cambios importantes toma precisamente eso: tiempo y enfoque. Cuando se trata de invertir tiempo en la innovación, no escatime solo porque no está seguro de cómo le irá con el dinero de la empresa, anota Imaginatik.

En el lado positivo, según el estudio, los líderes son conscientes de la necesidad de invertir tiempo si quieren que su empresa sea más innovadora. Para los ejecutivos, es necesario que haya una aceptación general de que la innovación no dará lugar a la gratificación instantánea. Más bien, los cambios y el progreso se verán con el tiempo, y podría tomar años, no meses.

Baja tasa de adopción

El estudio de Imaginatik dio a conocer otra tendencia común en las empresas: bajas tasas de adopción. La gente viene con nuevas ideas, encuentra la manera de llevarlas a cabo, pero descubren que se esfuman rápidamente, ya que los empleados se esfuerzan por integrar los cambios en sus procesos del día a día. El estudio apunta a una "falta de creencia en el enfoque en sí", mientras que algunos de los encuestados dijeron haber visto programas innovadores que tienen un gran comienzo, solo para ser abandonados poco después. Algunos simplemente se sentían escépticos o cansados de la adopción de nuevos programas, debido a los fracasos del pasado o los malos resultados.

Otros negocios reportaron que algunos equipos o equipos de las unidades de negocio adoptan procesos innovadores que no se extienden al resto de la empresa. Esta inconsistencia a través de la unidad de negocio puede hacer que la innovación muera rápidamente, ya que solo algunos equipos utilizan las nuevas herramientas o adoptan nuevos procesos y otros permanecen con la vieja manera de hacer las cosas.

"Varios entrevistados señalaron que debido a que los métodos de innovación a menudo se aplican en entornos dispersos y localizados, no logran crear sinergias y prácticas a escala a lo largo del ciclo de vida de la innovación", señala el estudio.

Mantenerse al día con los rápidos cambios de ritmo

Para las grandes empresas, orientadas a procesos, puede ser difícil mantenerse al día con el rápido ritmo de la tecnología. Y las empresas más grandes tienen más riesgos cuando instigan el cambio dentro de la organización.

"Las empresas más grandes y más establecidas tienen mucha tecnología heredada, tienen valor de la marca, accionistas, por lo general una gran base de clientes existentes, una cultura de la empresa, proceso de apalancamiento a muy alta escala y así sucesivamente", anota Townsend. "Todas estas cosas son activos, pero para la innovación también pueden ser pasivos".

En comparación con un emprendimiento, las empresas más grandes pueden tener más dificultades para innovar que las nuevas empresas. Los emprendimientos pueden no tener los mismos activos como las grandes empresas, sino que tampoco tienen los pasivos, por lo que les es más fácil ser ágiles.

Townsend dice que algunas empresas deben considerar la remodelación de departamentos para funcionar más como un emprendimiento. Es descabellado pensar que una empresa con más de mil empleados podría funcionar como una empresa con 100 empleados, pero apuntando a ciertos departamentos, las grandes empresas pueden aprovechar los beneficios de una cultura de emprendimiento.

Demasiado centrado en la línea inferior

A menudo, la forma más fácil de hacer las cosas es demostrar el retorno de la inversión. Pero cuando se trata de fomentar la innovación, el retorno de la inversión puede ser difícil de probar. Por lo tanto, la innovación a menudo nunca despega, porque es vista como algo demasiado arriesgado si la persona detrás de la idea no puede demostrar cómo se beneficiará la empresa. El estudio informa que el 7% de los encuestados ve una "incapacidad para justificar el ROI" como el mayor desafío a la innovación. "Incluso los ejecutivos de muy alto nivel no tienen forma real de llevar la contabilidad de lo que gastan en la innovación. No tenían ese cálculo. No existía como un elemento de línea y tuvieron que tratar de adivinarlo de diferentes partes de la contabilidad corporativa real", anota Townsend.

Para los ejecutivos, la idea de embarcarse en un nuevo plan sin una idea clara del retorno de la inversión puede ser estresante, pero es la única manera de saber si una idea realmente funcionará. Si una empresa quiere probar el beneficio financiero de una idea innovadora antes de su lanzamiento, probablemente nunca despegará. Townsend dice que se remonta a la idea de financiar adecuadamente la innovación y asegurarse que hay recursos detrás de ello, porque esa es la única forma en que la innovación no va a acabar siendo una ocurrencia tardía abandonada.

Sarah K. White, CIO (EE.UU.)