Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El Osiptel y la neutralidad de la red

[03/11/2015] El Organismo Supervisor de la Inversión Privada en Telecomunicaciones (Osiptel) realizó hace algunos días una audiencia pública con la finalidad de dar a conocer los aspectos clave del proyecto de Reglamento de Neutralidad de Red -que fue propuesto a inicios de setiembre-, y recoger la opinión de asociaciones de consumidores, usuarios y especialistas del sector.

En la audiencia pública estuvo presente Gonzalo Ruiz, presidente del Consejo Directivo del Osiptel, y Luis Pacheco, subgerente de Análisis Regulatorio de la misma entidad.

Luego de las palabras iniciales de Ruiz, Pacheco fue el encargado de exponer la posición del Osiptel con respecto al tema.

Pero primero, ¿qué es neutralidad de la red?

Gonzalo Ruiz, presidente del Consejo Directivo del Osiptel.
La neutralidad

De acuerdo a la definición presentada por el organismo regulador, la neutralidad de la red es el principio que limita la posible aplicación de prácticas que pueda realizar el operador que brinda el acceso a Internet, hacia los proveedores de servicios, contenidos y aplicaciones que se soportan sobre Internet, teniendo como posible consecuencia la limitación de la potencialidad del uso de Internet por parte del usuario.

Pacheco explicó que existen motivos para preocuparse por la neutralidad de la red. En algunos casos los proveedores de servicios de Internet, conocidos como ISP (Internet Service Providers), tendrían incentivos para manipular la calidad del servicio.

Ellos podrían, por ejemplo, bloquear o interferir las aplicaciones muy demandantes de red. También podrían discriminar a ciertos proveedores de contenidos o servicios que compitan con los provistos por el propio ISP o las empresas afiliadas a éste. Igualmente, podrían brindar un trato preferencial a ciertos contenidos, servicios y aplicaciones provistos por ellos, por empresas vinculadas o con las que tienen acuerdos comerciales.

Estas formas de discriminación pueden afectar el crecimiento de nuevas empresas de servicios y aplicaciones en el entorno de Internet, ya que no tendrían la capacidad de pagar más y competir con las grandes empresas ya establecidas.

Algo sobre lo que particularmente llamó la atención el funcionario, fueron las herramientas que tienen a su disposición los ISP para gestionar y manipular el tráfico de datos que pasa por sus redes.

Las herramientas de deep packet inspection, por ejemplo, se podrían utilizar para que los ISP sepan qué clase de tráfico pasa por sus redes, y de acuerdo a ello manipular el tráfico a su favor.

Lo que se busca es incentivar que dichas herramientas se utilicen sin causar perjuicios injustificados a los usuarios. Aunque se ha evidenciado que incluso en entornos competitivos, algunos ISP aplican herramientas que perjudican la capacidad de elección del usuario.

Luis Pacheco, subgerente de Análisis Regulatorio de Osiptel.
Luis Pacheco, Osiptel
La protección de la neutralidad

Existen antecedentes en cuanto a la protección de la neutralidad de la red. Antes del proyecto presentado a inicios de setiembre pasado, se tomaron algunas medidas para garantizar la neutralidad, aunque no siempre se la llamó así.

En el 2005, Osiptel publicó una resolución (040-2005-CD/OSIPTEL) en la que se establecía que los ISP no podían bloquear o limitar el uso de algunas aplicaciones en ningún tramo (usuario-ISP-ISP-usuario) que recorra la aplicación, salvo solicitud expresa del abonado o casos excepcionales aprobados por el Osiptel.

Otra norma precedente, la Ley de Promoción de la Banda Ancha, de 2012, señalaba que los ISP tenían que respetar la neutralidad de la red -aquí ya se usa el término- por lo cual no pueden de manera arbitraria bloquear, interferir, discriminar ni restringir el derecho de cualquier usuario a utilizar una aplicación o protocolo.

Con estos antecedentes se decidió crear un reglamento de neutralidad de la red que tiene tres objetivos fundamentales. El primero es definir el tratamiento que realizará el regulador a las prácticas de administración de red, gestión del tráfico y configuración de los terminales.

El segundo es proteger la libertad de elección de los usuarios a utilizar o cursar cualquier tráfico, protocolo, servicio o aplicación que elijan. El tercero es ´brindar información relevante al usuario sobre las acciones que se ejecutan en las redes de los operadores de telecomunicaciones.

Para ello se ha divido a las medidas que pueden tomar los operadores en tres grupos: Medidas arbitrarias, medidas que requieren autorización y medidas que no requieren autorización.

Las medidas arbitrarias son aquellas que los operadores de telecomunicaciones no podrán realizar -aunque se puede evaluar los casos excepcionales. Por ejemplo, un caso de medida arbitraria es la gestión del ancho de banda. Aquí una operadora podría priorizar el ancho de banda de una aplicación en desmedro de las otras. Eso está prohibido.

Otro caso de medida arbitraria es el bloqueo de servicios o aplicaciones. Por ejemplo, un operador podría querer bloquear Netflix porque consume mucho ancho de banda, o Skype porque va en contra de sus intereses comerciales.

Por otro lado, entre las medidas que requieren autorización previa, se encuentra la diferenciación por diseño comercial del producto. Aquí se encuentran, por ejemplo, las ofertas comerciales diferenciadas que puedan afectar la neutralidad, como cuando no se cobra por un servicio específico. El "WhatsApp gratis es un ejemplo, y la oferta de "Internet Gratis lanzada por Entel y Facebook es otra de ellas.

Cuando este reglamento entre en vigor, se diseñarán los procedimientos para que los lanzamientos comerciales ya lanzados y que ingresen dentro de este grupo se puedan adecuar a la norma.

Finalmente, se tienen las medidas que no requieren de autorización previa, y aquí se encuentran las órdenes judiciales; las situaciones de emergencia, es decir, cuando un hecho anómalo pone en riesgo la totalidad o una parte de la red o los servicios del operador.

Otras de estas medidas son la protección ante acciones maliciosas -contra un ataque DoS, por ejemplo-, y la gestión del servicio portador en interrupción -por ejemplo, cuando ante un desastre natural, el operador decide priorizar las llamadas por sobre el acceso a videos.

También otras medidas de este grupo son el uso de servicios CDN (content delivery network) y los filtros o bloqueos a solicitud del usuario o el Estado.