Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Windows 10: Pros y contras para la empresa

Por qué su empresa debe moverse a Windows 10

[11/11/2015] Con el lanzamiento de Windows 10, Microsoft ha prometido renovar su enfoque en la empresa y recuperar su credibilidad tras el desastre de Windows 8.

Windows 10 se posiciona como algo más que una actualización del sistema operativo. Su objetivo es el comienzo de una "nueva generación" de usuario final de computación con una experiencia unificada a través de múltiples tipos de dispositivos -ya sea en un smartphone de cuatro pulgadas o una pantalla de 80 pulgadas en una sala de conferencias. Las nuevas características tales como el regreso del menú Inicio es probable que atraiga a los usuarios finales, mientras que las herramientas de gestión y seguridad le agradarán al personal de TI.

Así que ¿las empresas deben adoptar Windows 10 ahora mismo? Y ¿Microsoft puede alcanzar su meta de mil millones de dispositivos Windows 10 en los próximos dos o tres años?

Windows 10: La adopción en los negocios

El sistema operativo ha sido bien recibido, al menos hasta ahora: una reciente encuesta hecha a ejecutivos de TI, reveló que el 73% espera implementar el software en los próximos dos años.

Actualización: En las diez semanas posteriores a su lanzamiento, Microsoft ha declarado que -en total- 110 millones de dispositivos están ejecutando Windows 10, incluyendo ocho millones de PCs empresariales. Esto hace que el sistema operativo sea el de más rápida adopción en la historia de Microsoft, superando a Windows 7.

Además, una encuesta a la comunidad de profesionales de TI de Spiceworks, que considera la adopción de negocios con más detalle, muestra que la penetración de Windows 10 ya se sitúa en el 11%. Esto pone al sistema operativo en camino de superar las expectativas de un 40% de acogida en el primer año.

Las empresas que están en el extremo más grande de la escala han sido las más propensas a invertir en licencias, en comparación con las Pymes.

La mayoría de los comentaristas de la industria se han mostrado positivos sobre el lanzamiento de Windows 10. "Windows 7 estaba a punto de mejorar la gestión empresarial y la seguridad", señala el analista de Forrester Research, David Johnson. "Windows 8 quiso mantener a Microsoft en el juego de la tableta, y Windows 10 trata acerca de la continuación de la prominencia del escritorio de Windows en la empresa. Y creo que va a tener éxito con eso".

Sin embargo, Microsoft todavía se enfrenta a la batalla de cortejar a las grandes empresas con Windows 10. A pesar de la nueva funcionalidad y mejoras como sus aplicaciones universales, alentar a que las empresas lo adopten en el primer año de lanzamiento será un reto. Mientras que la propuesta de los consumidores de Windows 10 es clara, "la mayoría de los CIOs necesitará más convencimiento antes de actualizar las PCs de sus organizaciones", escriben los analistas de Gartner, Stephen Kleynhans y Michael Silver, en una nota de investigación.

Muchas cosas han cambiado desde la última vez que Microsoft ganó una amplia audiencia, con el lanzamiento de Windows 7 hace seis años. Hablamos de la potencial desaparición de Windows luego que Windows 8 no pudo ganar en las empresas. Al mismo tiempo, la afluencia de los dispositivos móviles en entornos de negocio ha abierto la puerta para que Apple y Google encuentren su camino dentro de la empresa.

Y para aquellos que están interesados en el despliegue de Windows 10, ya sea ahora o en el futuro, se enfrentan a un gran proyecto. Hay una serie de consideraciones -la migración de miles de PCs es algo grande para cualquier gran empresa, y requerirá de planificación significativa e inversión, algo que las empresas con presupuesto sensibles tendrán muy presente.

En primer lugar, vamos a echar un vistazo a por qué Microsoft 10 ha estado atrayendo miradas de admiración ...

Beneficios de Windows 10: No es Windows 8

Una gran atracción para las empresas desde una perspectiva del usuario final es que Windows 10 intenta corregir algunos de los errores de su predecesor.

Esto es más evidente con la interfaz de usuario. Microsoft ha regresado claramente a Windows 7 para inspirarse. Si bien hay algunos toques modernos y guiños a Windows 8, el escritorio será mucho más familiar para la mayoría de usuarios. Atrás han quedado las aplicaciones de pantalla completa y los "mosaicos vivos" de Windows 8 -impuesto a los usuarios, independientemente de si estaban usando una tableta o no- y en su lugar tenemos el regreso del botón Inicio, además de aplicaciones de Windows Store de tamaño variable, que se comportan más como aplicaciones tradicionales de Windows.

Microsoft parece estar haciendo un buen trabajo al apuntar al uso diario en los escritorios, así como proporcionar la misma experiencia a través de múltiples dispositivos.

Aunque no es una razón para actualizar, estas características serán recibidas por los usuarios, mientras que la familiaridad suavizará la transición de soporte del personal TI.

"El compromiso de los empleados es súper importante para las organizaciones: las gallinas felices ponen más huevos", anota el analista de Ovum, Richard Edwards. "La productividad está relacionada con lo felices que están sus empleados, y el entorno informático del usuario final es un factor importante en eso".

Otras características incluyen un Internet Explorer renovado -llamado ahora Edge, una función de búsqueda mejorada, mientras que el asistente personal Cortana hace acto de presencia en el escritorio por primera vez.

Windows 10: Mejora de la seguridad y la gestión

Pero la noticia más importante para el personal de TI son las mejoras en torno a la seguridad y la gestión.

Nuevas capacidades de gestión de identidad serán proporcionadas con Windows 10, las cuales ofrecen acceso a Active Directory a través de la nube Azure. Esto reducirá la dependencia de contraseñas adicionales cuando se mueve entre las cuentas de escritorio y servicios en la nube como Office 365 y Windows Store.

La gestión móvil también será más fácil: con el modelo de aplicación universal, Microsoft quiere dar soporte para que Windows 10 se implemente en toda la variedad de dispositivos móviles.

Con esto en mente, ha reforzado sus capacidades de gestión de dispositivos móviles (MDM), sobre la base de las características BYOD de Windows 8 para gestionar también los dispositivos que son propiedad de las empresas. También significa "apoyo a las políticas de protección de datos de la empresa, el apoyo a la gestión de múltiples usuarios, control total sobre la tienda de Windows, la configuración VPN, capacidades de limpieza completa del dispositivo", según Microsoft.

Las nuevas características son susceptibles de ser anunciadas en los próximos meses.

La seguridad también ha sido destacada en la agenda. David Johnson de Forrester señala: "Microsoft está mejorando fundamentalmente la seguridad a nivel del sistema operativo y del hardware. Ha hecho un muy buen trabajo en la implementación de todas las características de seguridad que empresas como Intel pueden ofrecer".

Por ejemplo, Windows Hello, Hola, ofrecerá autenticación biométrica, la autenticación de dos pasos con Passport, mientras que Device Guard mejorará las defensas contra las amenazas avanzadas persistentes.

Windows 10: Ciclo de lanzamiento y actualizaciones - Windows como servicio

Aparte de la nueva funcionalidad de Windows 10, quizá el cambio más importante para las empresas es el ciclo de actualización. Existe la expectativa de que esta será la última versión completa del sistema operativo de Microsoft, para pasar a un marco de implantación gradual, que el proveedor ha denominado 'Windows como servicio'.

"Este movimiento es sobre todo una respuesta a las nuevas realidades del mercado", escriben Kleynhans y Silver de Gartner. "Microsoft es el único proveedor que trata de monetizar directamente el sistema operativo de un cliente.

"Los usuarios han sido condicionados a ver el sistema operativo como parte del dispositivo, y como algo que simplemente debe actualizarse para que ese dispositivo sobreviva. El enfoque de Microsoft de cobrar por las actualizaciones parece estar fuera de lugar".

Windows 10 Enterprise se dio a conocer poco después que las versiones Hogar y Pro: 01 de agosto en lugar de 29 de julio.

Y a diferencia de las versiones del sistema operativo para los consumidores y las pequeñas empresas, que tendrán actualizaciones gratuitas durante el primer año, las grandes empresas van a seguir pagando por licencias empresariales y soporte de Software Assurance. A cambio, las empresas más grandes tendrán la opción de decidir cómo y cuándo se implementarán las actualizaciones, en lugar de aceptarlas automáticamente.

"Las empresas podrán optar por el ritmo de consumo de rápido movimiento, o bloquear entornos de misión crítica para recibir sólo las actualizaciones críticas y de seguridad para sus sistemas", anota Microsoft.

Aunque los cambios en el modelo de actualización podrían ser un reto para los departamentos de TI, ayuda a que las empresas eviten quedarse atrás con versiones de software. Usando el modelo de entrega continua, el código se actualizará de forma regular, es decir, los usuarios siempre tendrán la última versión del sistema operativo -el objetivo último de Microsoft con Windows 10.

El ciclo de actualización cambiante será un punto a favor para la mayoría de las organizaciones, anota David Johnson de Forrester.

"Es una oportunidad para que las empresas desarrollen un hábito de estar siempre al día a medida que Microsoft lanza las versiones de sistema operativo en un ciclo más frecuente. Cuando se tiene la última tecnología siempre se puede ser más ágil", indica.

Windows 10: Migrar a un nuevo sistema operativo

Si bien se trata de un caso más allá de si las organizaciones migran a Windows 10, la migración es un proyecto importante para muchos.

Microsoft ha tratado de reducir la tensión en la implementación de Windows 10. Pero la introducción del sistema operativo en una organización grande siempre va a ser un trabajo difícil. Y costoso también, ya sea que se tengan que actualizar los sistemas existentes o hacerlos migrar como parte de una actualización de hardware, aunque Microsoft ha hecho esfuerzos para asegurarse de que el sistema operativo funcione también en PCs antiguas.

Kleynhans y Michael Silver de Gartner señalan: "Incluso si la actualización es gratuita, las organizaciones deben tener en cuenta que el costo de la migración es mayor que la licencia del sistema operativo".

El costo promedio para actualizarse de XP fue de mil dólares, según Forrester. Si bien es probable que cueste menos moverse a Windows 10, todavía podría ser una inversión importante para cualquier empresa grande.

"Lo que hemos aprendido en la migración de Windows XP a 7 es que el proceso de compatibilidad de aplicaciones y, hacer las migraciones de aplicaciones y actualizaciones, fue la parte más cara", anota David Johnson de Forrester.

"Espero que será mucho menos costosa que la migración de Windows XP y 7. Sin embargo, será cara".

Los costos de la capacitación del personal también deben tenerse en cuenta, sobre todo para los que se desplazan desde Windows 8.

"Todavía hay cierta confusión de la comunidad de usuarios finales en algunos escenarios, a pesar de que el modo de escritorio de Windows es similar a lo que ellos están familiarizados, habrá suficientes diferencias para lanzar algunos usuarios fuera", indica Johnson. "Así que existirá un ciclo de capacitación en la mayoría de los casos".

Por supuesto, las organizaciones no deben esperar demasiado tiempo antes de actualizarse, al menos no sin otros planes establecidos. La fecha límite para soporte de Windows 7 es el 14 de enero del 2020. Esto puede parecer muy lejano, pero a menudo el proceso de migración puede tardar 18 meses, lo que significa que el punto de corte está más cerca de lo que muchos podrían imaginar.

"Una migración de sistema operativo es una empresa enorme. Las organizaciones a menudo subestiman las fases de planificación de las principales iniciativas de TI", afirma la gerente senior de producto en Software Heat, Mareike Fondufe.

La mayor preocupación es la infraestructura heredada, que puede causar problemas de compatibilidad críticos debido a su edad y complejidad resultante en la necesidad de métodos automáticos para migrar y gestionar un sistema operativo.

Las aplicaciones móviles heredadas también pueden ser un problema para muchas organizaciones. "Microsoft está prometiendo una muy alta compatibilidad con Windows 7, pero las organizaciones aún deben planificar y presupuestar un esfuerzo sustancial involucrado con la compatibilidad de las aplicaciones clave y las actualizaciones que puedan ser necesarias, especialmente para aplicaciones específicas de Internet Explorer".

Windows 10: Nuevas opciones y alternativas

Otra pregunta para las empresas es si quieren actualizarse a Windows 10 del todo.

En los años transcurridos desde el lanzamiento de Windows 7, ha quedado claro que Microsoft ya no es el único jugador en la ciudad. Apple sigue ganando espacio en el extremo superior de las empresas, mientras que las Chromebooks han ofrecido una alternativa rentable a Windows, con una creciente adopción, sobre todo en mercados verticales como la educación. La adopción de servicios en la nube como Google Apps ha estimulado las ventas de cinco millones de dispositivos en los EE.UU.

David Johnson de Forrester señala: "Tendrá un impacto, particularmente en organizaciones con problemas de liquidez en las que Chrome OS y las Chromebooks han ganado terreno -educación, salud- y en los que simplemente no quieren gastar el dinero para administrar una instancia completa de Windows y otros costos asociados".

"Si ven algo como Chrome OS y si pueden funcionar por completo con aplicaciones basadas en navegador, como un ecosistema de Google Apps por ejemplo, entonces lo encontrarán atractivo".

En el corto plazo, es poco probable que la mayoría abandone Windows por otra plataforma. Muchas empresas han invertido demasiado en el sistema operativo de Microsoft como para abandonarlo por completo, y sus aplicaciones de software de Office siguen siendo herramientas de productividad populares.

"No están obligados a buscar alternativas", anota Longbottom de Quocirca Clive, "pero será una minoría muy pequeña".

"La mayoría de las organizaciones todavía tienen una dependencia en Windows -incluso si deciden ir a por dispositivos alternativos de acceso, es probable que opten por un enfoque VDI en el extremo posterior, o que sigan utilizando Microsoft 365 y otra funcionalidad basada en Azure".

Así que ¿Vale la pena actualizarse a Windows 10?

Para la mayoría de las empresas, Windows 10 se ve como una propuesta viable. Aborda muchos de los errores y fallas de Windows 8, volviendo a la familiaridad de Windows 7 con mayor seguridad y una interfaz moderna optimizada para múltiples dispositivos utilizados en el lugar de trabajo.

Es probable que muchas empresas evitarán implementaciones rápidas de Windows 10. El retorno a un diseño y funcionalidad similar a Windows 7 tiene sus beneficios -y ha sido bien recibido por los que han probado la vista previa técnica-, pero también podría ralentizar la adopción de Windows 10.

Para aquellos que completaron la -a menudo difícil- actualización a Windows 7, hay pocas cosas en Windows 10, con excepción de algunas nuevas características, que estimulen un proyecto importante de actualización.

"Windows 7 es un gran sistema operativo y habrá una gran cantidad de empresas que no tienen el dinero y los recursos para actualizarse a Windows 10 en este momento. Así que vamos a tener que esperar", comenta David Johnson de Forrester.

"Windows 10 en realidad no elimina cualquier problema que tenga con Windows 7 y Windows 7 está trabajando muy bien, aparte de mejorar la seguridad".

Pero si bien -al igual que con cualquier software recientemente lanzado- podría tener sentido que las organizaciones esperen hasta que se corrijan los errores y otros problemas, Johnson dice que confía en que Windows 10 será "adoptado como una empresa de TI estándar".

"Si hay una 'versión 10.1' puede ser conveniente que empiece a probar la 10 y luego, cuando salga 10.1, decidir si hace la actualización", señala Johnson.

"Tienen que entregar cosas que mejoren notablemente su capacidad de gestión de la empresa y la seguridad, ofrecer cosas que los empleados encontrarán indispensables para hacer su rutina más fácil, y también tienen que hacer que para los desarrolladores sea más fácil desarrollar aplicaciones para Windows 10 y migrar otras aplicaciones a la plataforma Windows".

Y agregó: "Parece que están abordando cosas importantes en cada uno de esos frentes, así que es por eso que soy más optimista en Windows 10 que en Windows 8".