Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Disminución en los envíos de PC en el 2015 establece un sombrío récord

[09/12/2015] El negocio de PC no puede salir del agujero que cavó para sí mismo hace cuatro años, afirmó la investigadora IDC.

Los envíos de computadoras personales nuevas caerán 10% en el cuarto trimestre -dos tercios de éste ya han pasado- anunció IDC el lunes, lo que significa que para todo el 2015 los envíos habrán disminuido en 10,3% con respecto al 2014. La empresa espera ahora que todos los OEM (original equipment manufacturers) envíen 276,7 millones de unidades este año, una cifra menor a los 308,2 millones del 2014.

Si el pronóstico de IDC es preciso, representaría la mayor contracción anual de la industria de la PC desde que la firma de investigación comenzó a seguir los envíos en 1996, "superando" la caída récord de 9,1% del 2013.

IDC culpó de la contracción más reciente en los envíos a varios factores, que van desde el fortalecimiento del dólar hasta el crecimiento de los inventarios de los OEM y de los vendedores por encima de lo esperado, y el actual problema para conseguir que los sistemas abandonen las fábricas.

La razón macro, sin embargo, seguía siendo la misma de trimestres y años anteriores: Los consumidores simplemente no se han molestado en comprar nuevas PC para sustituir sus cada vez más antiguas máquinas, y usan sus dólares, euros y libras que previamente podrían haber gastado en una computadora personal para comprar teléfonos inteligentes y, en menor medida, tabletas.

Despachos PC

Eso no significa que la PC ha muerto -como cuando ya no se usa- argumentó IDC. "A pesar del sustancial cambio en el gasto y en los modelos de uso de PC a tabletas y teléfonos en años recientes, muy pocas personas están desechando sus PC - simplemente las están haciendo durar más tiempo", afirmó el analista de IDC, Loren Loverde, en un comunicado.

La actualización gratuita a Windows 10 de Microsoft -disponible para centenares de millones de propietarios de PC en todo el mundo que tienen Windows 7 o Windows 8.1- no ha ayudado. "La actualización gratuita... permite a algunos usuarios retrasar un poco la actualización", afirmó Loverde.

Pero no indefinidamente, sostuvo.

IDC no ha cambiado de posición y predijo que al menos algunos consumidores eventualmente actualizarían su hardware de PC debido a Windows 10. "Algunos consumidores utilizarán la actualización gratuita del sistema operativo para retrasar una nueva compra de PC y probar la transición a Windows 10", afirmó Loverde. "Sin embargo, la experiencia de estos clientes podría servir para resaltar lo que se están perdiendo por estirar la vida de la PC antigua y esperamos que finalmente compren un nuevo dispositivo".

Las empresas de investigación como IDC y su rival, Gartner, han mantenido que los consumidores actualizarán sus PC de hogar en algún momento, pero sus predicciones sobre esto se han desgastado: El lapso de compra de una PC ha sido repetidamente empujado hacia adelante a una fecha posterior.

El lado positivo en los envíos de PC, si existe alguno, es que las empresas no han renunciado -y en el futuro cercano, no pueden renunciar- a las máquinas para su fuerza laboral en números, o incluso porcentajes, cercanos a los de los consumidores. Las empresas todavía actualizan de forma regular sus sistemas, aunque a menudo en un cronograma más prolongado que antes, por lo general cuando migran a un nuevo sistema operativo.

"Una vez que se acelere la adopción comercial de Windows 10, y en combinación con las actualizaciones de las cada vez más antiguas PC de consumidor, esperamos que la demanda de PC nuevas mejore durante varios años ya que también se impulsarán los reemplazos debido al fin del soporte para Windows 7, de la misma forma en que el fin del soporte para Windows XP impulsó los envíos en el 2014", mantuvo IDC.

IDC ahora pronostica que los envíos se estabilizarán a finales del 2016 y crecerán durante el 2019. Sin embargo, incluso ese pronóstico significa que la parte más baja de la caída no vendrá sino hasta el próximo año, y que el crecimiento desde ese punto será tan pequeño que los envíos del 2019 se mantendrán por debajo de los del 2015.

Gregg Keizer, Computerworld (EE.UU.)