Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Las próximas generaciones de baterías no se sobrecalentarán

[12/01/2016] Los aparatosos incendios, que se han visto más de una vez, producidos en dispositivos móviles debido al sobrecalentamiento de la batería de litio pueden tener los días contados. Investigadores de la Universidad de Stanford han desarrollado un sistema de iones de litio que se apaga cuando comienza a recalentarse. De este modo, se corregiría uno de los grandes defectos de este tipo de baterías que, por otra parte, destacan por almacenar una gran cantidad de energía y por su fácil carga. Sin embargo, un cortocircuito puede desencadenar una pequeña catástrofe.

Para la fabricación de la pila, los investigadores han empleado un tipo de polietileno que tiene películas integradas con partículas a nanoescala de picos de níquel. Esos picos se recubren con grafeno, por lo que la electricidad puede fluir por la superficie. Cuando la temperatura se eleva a 70 grados Celsius, se expande la película rompiendo el lazo de los picos de níquel y haciendo, finalmente, que se apague la batería. Una vez que ésta se ha enfriado de nuevo, los picos de níquel entran de nuevo en contacto permitiendo que la electricidad se filtre.

"Somos capaces de programar la temperatura varios grados más o menos dependiendo del número de partículas que ponemos y del tipo de materiales poliméricos que elegimos, aseguró Zhenan Bao, profesor de ingeniería química en la universidad y miembro del equipo de investigación. Según el comunicado que emitió la universidad el pasado lunes, el diseño de este tipo de pila puede generar un alto rendimiento del dispositivo con mejoras substanciales en la seguridad.