Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Microsoft detiene las actualizaciones de seguridad para Windows 8

[13/01/2016] Windows 8 está a punto de ser mucho menos seguro.

Después del día de ayer, 12 de enero, Microsoft dejará de ofrecer los parches de seguridad para el sistema operativo que ya tiene tres años de antigüedad. Los usuarios tendrán que actualizarse a Windows 8.1 o Windows 10 para seguir recibiendo actualizaciones.

Como señala Ed Bott en ZDNet, Windows 8 es una excepción a la típica política que ha tenido Microsoft para el ciclo de vida del soporte, la cual ofrece 10 años de parches de seguridad después de la fecha inicial de lanzamiento. Eso es porque Microsoft considera a Windows 8.1 - una sustanciosa actualización lanzada casi un año después de Windows 8- como un service pack, en lugar de ser un sistema operativo completamente nuevo. Microsoft solo garantiza dos años de parches de seguridad para los usuarios que no se actualicen al service pack más reciente.

Por supuesto, Windows 8.1 es una mejora importante sobre Windows 8, lima muchas de las asperezas de la versión inicial. Se siente más sustancioso que un service pack, pero no debería introducir ningún importante problema de compatibilidad con respecto a Windows 8, por lo que es difícil pensar en cualquier buena razón para que los usuarios finales no realicen la actualización. (También existe la opción de actualizar a Windows 10 de forma gratuita, por lo menos hasta el próximo otoño [septentrional]).

Aun así, las firmas de estadísticas NetMarketShare y StatCounter muestran ambas que Windows 8 representa casi el 3% de uso de la Internet de escritorio. Al menos esa no es una cifra tan alta como la de Windows XP, que dejó de recibir actualizaciones de seguridad en abril del 2014 y todavía representa alrededor de una décima parte de la utilización de Internet de escritorio.

El impacto sobre usted como en casa: El final del soporte para Windows 8 es más probable que afecte a las empresas que han retrasado la actualización y a los usuarios finales que han tenido problemas con la instalación de Windows 8.1. Si ha dejado de lado la actualización por cualquier razón, ahora es el momento de hacer copias de seguridad de sus archivos y dar el salto.

Jared Newman, PC World (EE.UU.)