Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Lo que aprendimos sobre la 5G en el 2015

[02/02/2016] La tan esperada norma para móviles 5G no estará terminada hasta el 2020, pero la gente que la lleva a cabo estuvo ocupada a lo largo del 2015 tratando de definirla.

Una de las cosas que ya está clara es que la tecnología 5G no va a ser como la 4G. En vez de simplemente hacer que los teléfonos y tabletas sean más rápidas, se le pedirá a la siguiente generación de tecnología móvil que sirva a muchos usuarios, cada uno con diferentes requisitos.

El 2015 fue un año dedicado a repasar y organizar esas demandas.

"Se ha progresado mucho, comentó Phil Marshall, analista de Tolaga Research. "Efectivamente, estamos tratando de encontrar el conjunto adecuado de tecnologías a utilizar.

Aunque las necesidades son abundantes, la elección de las posibles maneras de satisfacerlas es más amplia que nunca. Las frecuencias ultra altas, que hasta hace poco eran consideradas imposibles de usar para los servicios móviles, podrían ofrecer velocidades mucho más altas. Los sistemas emergentes que pueden enviar datos a través de la red en un instante, podrían permitir a los dispositivos IoT durar años con pequeñas baterías. Asimismo, los investigadores están trabajando en reducir las demoras para que los mensajes que necesitamos para las diferentes tareas puedan ser entregados a tiempo.

Rest aseguró que la 5G será más rápida que la 4G. Este año, todos tuvieron algo diferente que decir sobre la rapidez. Ericsson dijo que había obtenido 5Gbps en un banco de pruebas para la 5G, superando a las redes LTE más rápidas por 50 minutos. Samsung hizo una demostración de sus potenciales tecnologías 5G funcionando a 7.5 Gbps, y le dieron señal estable de 1.2Gbps a una minivan que viajaba a una velocidad de carretera. La 5G Public-Private Partnership de la Comisión Europea fijó una meta para la nueva norma, la de ser 100 veces más rápida que la 4G, y el portador japonés, NTT DoCoMo dijo que planeaba alcanzar esa velocidad (10Gbps) asociándose con proveedores que icluían a Ericsson, Alcatel-Lucent, Nokia y Samsung.

Samsung hizo una demostración de la transmisión de datos de 1.22Gbps en un prototipo de red inalámbrica de 5G a un vehículo viajando a 100kmph

Sin embargo, hacer de lo móvil algo más rápido necesitará más que mejores radios y antenas. Los operadores también necesitarán un espectro más amplio, el cual incluirá la toma de decisiones del gobierno en la mezcla. La Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos comenzó a abrir camino hacia algunas nuevas bandas prometedores este año, reconociendo que ese proceso podría tardar mucho tiempo.

La rapidez, por sí sola, no será suficiente para la 5G. Necesita ir más lento, también. Tendrá que conectar a la creciente Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), donde los dispositivos -como los sensores y medidores- no tendrán muchos datos que enviar, pero tendrán que encajar en espacios reducidos y tener baterías que duren más. Las redes de banda estrecha dedicadas para el IoT ganaron terreno en el 2015 y los desarrolladores de 5G quieren asegurar que la futura norma pueda funcionar, también.

Esto exige nuevas opciones en las redes de radio, pero también nuevas maneras de compartir esas redes, anotó Marshall de Tolaga. Los suscriptores usan los servicios de banda ancha móvil de una manera bastante consistente, mientras muchos dispositivos IoT como sensores mandan ráfagas de tráfico que no son siempre urgentes. Se necesitan un montón de gastos para hacer que todos esos usos compartan una misma red, así que la 5G debería incluir una manera especial de manejar el tráfico esporádico y a ráfagas que se parece más a la forma en la que el Wi-Fi funciona, añade.

También se está volviendo más obvio que la 5G va a tener que conectar cosas como los vehículos sin conductor y los auriculares de realidad aumentada. Estos necesitan datos para llegar a tiempo. Por un lado, la 4G no puede ir por debajo de los 10 segundos de latencia, así que eso tiene que cambiar, señala Marshall. Sin embargo, la siguiente norma también puede significar una arquitectura de red totalmente nueva con menos información en los centros de datos centralizados y más información extendida alrededor de sus bordes, incluso en los dispositivos, añade.

Por ejemplo, si un grupo de carros yendo por una carretera necesitan información el uno sobre el otro para evitar chocar, una red convencional no lo podría manejar si hubiera más de dos carros, anota. En ese punto, las demoras en llegar a una nube central son demasiado largas, por lo que los datos tienen que permanecer locales. "La nube tiene que estar embebida en el carro, comenta Marshall.

Las necesidades y las posibles soluciones se volvieron más claras este año, pero el desarrollo de la 5G está todavía muy lejos de estar terminada. A continuación, aquellos que están elaborando la norma van a tener que decidir qué va y qué no va en el primer lanzamiento de la 5G, y qué tendrá que esperar para las actualizaciones posteriores. No terminarán de hacer todo esto en el 2016, anota Marshall.

Aun así, todos quieren estar al frente del desarrollo e implementación de la 5G, y el 2015 fue testigo de muchas luchas y maniobras de posicionamiento.

Al igual que la 3G y 4G, la especificación de la 5G será elaborada por el 3GPP (Third-Generation Partnership Project) y aprobada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones; pero los proveedores y creadores de políticas quieren influenciar la norma. En octubre, varios grupos regionales grandes aceptaron realizar reuniones cada seis meses para construir o llegar a consensos sobre qué debería ir en la 5G. Eso siguió a un acuerdo similar en septiembre entre China y la Unión Europea.

Incluso a unos cinco años de distancia de terminar la norma, el 2015 fue un buen año para las promesas de la primera red 5G. NTT DoCoMo anunció que lanzará el primer sistema comercial antes de los Juegos Olímpicos de Tokio en el 2020. KT Telecom de Corea del Sur, por su parte, dijo que tendría una para los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarán en ese país en el 2018. Verizon Wireless lo hizo mejor y alegó que comenzará las pruebas de campo de la 5G en el 2016. Esto ocasionó que muchos observadores se preguntaran exactamente qué tipo de 5G podría ser esa.

No obstante, hubo al menos un signo concreto de progreso en 5G este año. En junio, la UIT fijó un nombre oficial para ésta: IMT-2020. Desafortunadamente, todo lo que el nombre nos dice es que la 5G todavía no está aquí.

Stephen Lawson, IDG News Service