Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Steve Adler, chief data strategist de IBM

Lo que podemos hacer con los datos abiertos

Steve Adler, chief data strategist de IBM.
Steve Adler IBM

[09/02/2016] Hace unos días estuvo de paso por Lima Steve Adler, chief data strategist de IBM, encargado de ayudar al gobierno peruano en la iniciativa de datos abiertos. Con él conversamos sobre los que significan los datos abiertos y las ventajas que nos pueden ofrecer como sociedad.

Para Adler, los gobiernos deben cambiar su postura ante los datos abiertos; pero para que ello ocurra, la sociedad también debe cambiar. De hecho, si lo hace será más fácil que el gobierno cambie su postura. La sociedad civil, entonces, es uno de los actores de este cambio, junto con el gobierno. Y, por supuesto, se debe tener cuidado en mantener privados los datos de las personas; hay mucho que se puede hacer sin tocar la privacidad de las personas.

Los gobiernos no están muy acostumbrados al concepto de datos abiertos, ¿Qué ha percibido en el gobierno peruano?

Considero que el gobierno peruano está dando pasos realmente positivos hacia los datos abiertos; pero creo que todos los gobiernos tienen resistencias culturales hacia la apertura, y es algo de la historia de la burocracia.

La burocracia fue creada para desacelerar la entrega de poder, para resistirse a las reglas autocráticas, pero la burocracia puede ayudar con la innovación, no queremos que sea una barrera contra la innovación.

Y creo que el Perú está dando pasos muy positivos. Lo que veo en este país -ya que he estado viniendo desde junio del año pasado- es que se encuentra en la encrucijada entre un pasado y un futuro que puede ser mucho más abierto y libre y económicamente próspero.

Entonces, es el gobierno el que tiene que cambiar.

Vine al Perú a hablar de datos abiertos y no solo hablo sobre el gobierno, hablo sobre una sociedad abierta, y trato de animar a los otros miembros de la sociedad, incluyendo a los medios de comunicación, a adoptar los datos abiertos; porque es difícil hacer que el gobierno cambie cuando nosotros mismos no estamos dispuestos a cambiar.

Uno podría decir 'bueno, nosotros los medios ya estamos abiertos porque publicamos cosas', pero no se publican las fuentes de los datos que se encuentran detrás de los artículos que se investigan y creo que eso es un reto para los medios de comunicación.

De la misma forma, los científicos del mundo están siendo presionados para que publiquen los datos fuente que se encuentran detrás de sus hallazgos científicos, tanto para validar cómo descubrieron esos hallazgos, así como para asegurarse de que no estén usando el trabajo de otro.

Creo que hay un interés social en que los medios de comunicación compartan los datos fuente sin revelar los nombres de las fuentes, sin violar la privacidad o la seguridad de las fuentes.

Lo mismo aplica para otros organismos sociales y las ONG, ellos son abiertos en sus procesos presupuestales y deben ser abiertos con los datos que recolectan, y creo que en el futuro las corporaciones privadas también serán abiertas.

¿Si la sociedad civil cambia, eso anima al gobierno a cambiar?

Cuando mostramos el comportamiento que queremos para el gobierno hacemos que sea más fácil para ellos, que sigan nuestro ejemplo; se reduce la tensión entre la sociedad civil y el gobierno cuando constantemente les demandamos que hagan algo y ellos se sienten, en alguna medida, presionados por el repentino cambio.

Además, hay que tomar en cuenta que las personas que son parte del gobierno no son monstruos, ellos participan en nuestras vidas, van a la playa, van a los mismos mercados que nosotros; y cuando ellos experimenten los beneficios de los datos abiertos y de una sociedad abierta, van a querer llevar los beneficios al lugar de trabajo, de la misma forma en que hace unos años en el sector privado comenzamos a tener teléfonos inteligentes y los amigos del gobierno comenzaron a tener teléfonos inteligentes pero no se los daba el gobierno, ellos mismos los compraban.

Por eso creo que, si en el sector privado comenzamos a demostrar cómo utilizar datos abiertos, eso se convertirá en el 'negocio usual' y el gobierno va a querer ser parte de ello.

¿Qué tipos de datos tienen que ser abiertos? ¿Qué hay de la privacidad?

Nosotros queremos proteger la privacidad personal y también es importante la información sobre la seguridad nacional, ésta se debe proteger. No queremos que se publiquen historias clínicas o registros financieros, no queremos publicar información o fotos de los hijos de las personas, de sus relaciones sociales, de sus opiniones políticas, a menos que ellos quieran hacer públicas sus opiniones políticas.

Debemos respetar la diferencia entre la vida privada y la vida pública en los datos que publicamos.

También tenemos que asegurarnos de no poner en riesgo al país, revelando secretos que los enemigos del estado podrían aprovechar.

Pero aparte de estas categorías existe una enorme cantidad de información que puede ser muy valiosa para el país. Por ejemplo, unos simples mapas de carreteras que sean exactos, inventarios de la capacidad educativa, cuántas escuelas tenemos, cuantos alumnos hay en esas escuelas, cuantos profesores en esas escuelas, cuan antiguos son los salones de clases, cuan antiguos son las carpetas, las pizarras, qué tipos de computadoras tenemos, cuántos hospitales y clínicas tenemos, cuántos de ellos son privados y cuántos son públicos, cuánto del equipo médico que tenemos realmente funciona, etcétera.

Hay información como ésta que realmente tiene un beneficio social que debería ser publicada y puesta a disposición de las personas. Y el beneficio de los datos abiertos es que no lo estamos publicando para un público específico, lo publicamos porque no sabemos quién podría utilizarlos; no estamos creando condiciones para su uso, estamos asumiendo que estamos publicando datos que podemos creer que no son muy valiosos, pero puede que alguien descubra un valor que yo no pude descubrir, entonces, ¿por qué no dejar que lo hagan?

Hay muchos tipos de datos que no afectan la privacidad o la seguridad pero que aún tienen un valor nacional, social, cultural o económico en una sociedad diversas como la peruana.

Jose Antonio Trujillo, CIO Perú