Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

EY expone los beneficios tributarios para la I+D+i

[22/02/2016] Realizar actividades de investigación, desarrollo e innovación es difícil si no se cuentan con las herramientas correctas, y parte de esas herramientas son las que el propio Estado puede ofrecer a través de los beneficios tributarios.

Precisamente por ello es que se promulgó la Ley 30309 "Ley que promueve la investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica, en marzo del 2015, con el ánimo de fomentar la I+D+i mediante la creación de beneficios tributarios que pueden llegar al 100% de los gastos vinculados a la investigación.

EY (antes Ernst & Young), a través de Mari Trini Hernani, gerente de Impuestos de la firma, ofreció una reunión en la que se expuso los beneficios que la ley ofrece, y los requerimientos que ésta solicita para acceder a ellos.

"En el caso de la mayoría de las investigaciones científicas la gran parte de los proyectos no llega a buen puerto. Esto se traduce en la falta de interés por desarrollar e invertir en investigaciones científicas e innovaciones tecnológicas. La Ley 30309 busca modificar esto y dar beneficios mediante los cuales se promuevan los campos de innovación científica, innovación de procesos, innovación de productos y el desarrollo de nuevas tecnologías, sostuvo la representante de EY.

La principal ventaja de esta norma se encuentra en la deducción del 100% de los gastos vinculados a proyectos de I+D+i, además de una deducción adicional del 75% a los proyectos realizados por contribuyentes o centros de investigación domiciliados en el país, y una deducción del 50% a los proyectos realizados en centros no domiciliados en el país.

El requisito principal para acceder a estos beneficios es que el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) otorgue la autorización al contribuyente y otorgue la calificación al proyecto presentado. Los gastos relacionados con el desarrollo del proyecto son deducibles después de la aprobación del Concytec.

Hay dos límites cuantitativos en cuanto a la deducibilidad por contribuyente, 1.335 UIT por todos los proyectos que realice y un límite país de 57 millones de soles que se incrementará paulatinamente hasta el año 2019 cuando alcance los 207 millones de soles como límite. Asimismo, el Concytec fiscalizará semestralmente a los contribuyentes a quienes otorgó la calificación, y podrá revocarla en caso de incumplimiento. Esta fiscalización no es excluyente de la facultad fiscalizadora de la Administración Tributaria.

Pero además hay ciertas definiciones que se tienen que considerar.

Hay ciertas definiciones a las cuales hay que referirse. Por ejemplo, por "investigación científica se entiende "aquel estudio original y planificado que tiene como finalidad obtener nuevos conocimientos científicos o tecnológicos, la que puede ser básica o aplicada.

Desarrollo tecnológico es "la aplicación de los resultados de la investigación o de cualquier otro tipo de conocimiento científico a un plan o diseño en particular para la producción de materiales, productos, métodos, procesos o sistemas nuevos o sustancialmente mejorados, antes del comienzo de su producción o utilización comercial.

Mientras que por innovación tecnológica se entiende "la interacción entre las oportunidades de mercado y el conocimiento base de la empresa y sus capacidades, implica la creación, desarrollo, uso y difusión de un nuevo producto, proceso o servicio y los cambios tecnológicos significativos de los mismos. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad.

Por otro lado, no se consideran I+D+i la adquisición de propiedad intelectual o industrial si consiste el objeto principal de las labores de desarrollo tecnológico; la producción personalizada, es decir, la adaptación de un producto o proceso de producción, a no ser que impliquen atributos funcionales significativamente diferentes.

Tampoco se consideran en este grupo los incrementos de producción o capacidad de servicio; los cambios en las prácticas de negocio, organización del trabajo o relaciones externas; la adquisición y parametrización simple de software para gestión empresarial; y la comercialización de productos y servicios de otras empresas, incluidas las casas matrices.