Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Microsoft refuerza la nube híbrida con un servidor SQL flexible

[07/03/2016] Microsoft se mantiene en la línea de proveer a los negocios de herramientas para la nube híbrida con una nueva funcionalidad que permite a las compañías extender sus bases de datos de sus infraestructuras propias a sus servicios de almacenamiento Azure.

Microsoft presentó su servicio de base de datos SQL junto con el lanzamiento de su versión beta de SQL Server 2016. Las nuevas funciones permitirán a los administradores de las bases de datos extenderlas desde sus propias infraestructuras hacía la nube de Microsoft, a la vez que permite a las aplicaciones acceder a los datos en ambos entornos.

Cuando una tabla está configurada para usarse en SQL Stretch Database, los administradores pueden especificar un período de tiempo a partir del cual la tabla se traspasa automáticamente a Azure. De esta manera, las aplicaciones podrán consultar los datos tanto desde los propios sistemas de almacenamiento como desde Azure.

Esta funcionalidad será clave para los desarrolladores de aplicaciones que no deberán modificar su trabajo para poder beneficiarse de esta característica, solo necesitarán activarla.

La nueva funcionalidad está pensada para ahorrar costos a las empresas beneficiándose de la flexibilidad de la nube, permitiendo usar más eficientemente los recursos en las propias instalaciones (on-premises) para los datos que quieren guardar, sin dejar de ser capaz de retener los datos durante largos períodos de tiempo.

Por ejemplo, será útil en el sector del retail, para las empresas que quieren almacenar datos de los clientes durante mucho tiempo; pero no en las propias instalaciones, explicó Mark Jewett, director marketing de servicios en la nube y de sistemas integrados de Microsoft. En el futuro, se podrán utilizar otros parámetros además de la fecha para mover los datos a la nube de forma automática.

Otra ventaja para las empresas es que podrán utilizar los servicios de cifrado del servidor SQL para asegurarse de que se encriptan con una clave que se mantiene en sus servidores antes de ser enviados a la nube. De esta manera, se mejoran los problemas de seguridad con los que se encuentran los administradores al trabajar con datos entre sus servidores y Azure.

Este servicio de nube híbrida es parte del esfuerzo de Microsoft por atraer a empresas que buscan trasladar sus datos a la nube de forma gradual. El mes pasado, la compañía lanzó la primera vista previa de Azure Stack, un paquete de software que permitirá a las empresas ejecutar Azure dentro de sus propias bases de datos. Con esta estrategia de nube híbrida Microsoft se diferencia de Amazon y Google, competidores en el mercado de servicios en la nube, que no han hecho las mismas inversiones en el suministro de software para servidores en las instalaciones propias.