Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

En la carrera para construir las nuevas supercomputadoras exaescala

[26/04/2016] Durante décadas, Estados Unidos dio por sentado que la potencia de las supercomputadoras se duplicaría cada diez años, en línea con la Ley Moore. Pero, una vez alcanzado el sistema petaescala en el 2008, se hizo evidente que conseguir el siguiente paso, un sistema mil veces más potente, sería más difícil.

Al principio algunos creían que el nuevo sistema -una computadora exaescala- sería posible en diez años, es decir, en el 2018. Pero entonces surgieron los problemas. Necesita mucha potencia, y esto requiere nuevos enfoques para las aplicaciones que utilizan un nivel inimaginable de paralelismos, que involucran a cientos de millones de núcleos. Otro problema que resolver es la necesidad de resiliencia o habilidad para continuar trabajando con las múltiples fallas de hardware que se esperan en sistemas de este tamaño.

La nueva fecha límite es el 2023, es decir, 15 años después de alcanzar la petaescala. Un exaflop hace un millón de millones de cálculos por segundo, lo que significa que es mil veces más rápido que un petaflop. En otras palabras, el gobierno apunta hacia un sistema capaz de resolver los problemas científicos 50 veces más rápido que los actuales sistemas de 20 petaflop.

"Estados Unidos se enfrenta a serios problemas económicos, medioambientales y de seguridad nacional relacionados con la energía, el clima y las crecientes amenazas de seguridad, escribió el Departamento de Energía americano en un documento preparado para los proveedores de sistemas. Estos proveedores se reunieron a principios de mes con funcionarios americanos en una sesión de información sobre sistemas."Las High Performance Computing (HPC) son un requisito para afrontar estos desafíos, y la necesidad de desarrollar computadoras con capacidad exaescala se ha convertido en crítica para resolver estos problemas, indicó el Gobierno.

El sistema, tal y como se ha imaginado, utilizará 20 MW y 30MW de potencia, más o menos lo mismo que una planta pequeña. El gobierno gastará cerca de 300 millones de dólares este año para desarrollar sistemas exaescala y se ha propuesta invertir un poco más cada año en este propósito. EL costo total para un sistema exaescala se estima en los tres mil millones de dólares, según los documentos de planificación del Departamento de Energía.

Los americanos se encuentran ahora mismo compitiendo por los sistemas exaescala con Europa, Japón y China. Jack Dongarra, científico de la Universidad de Tennessee y uno de los que está detrás del ranking de las 500 supercomputadoras más potentes del mundo, explicó que China ya ha puesto en marcha dos proyectos destinados a conseguir los 100 petaflops, y que muy probablemente, pronto los hará públicos. Steve Conway, analista de IDC, comentó que la carrera por construir un sistema exaescala "está en un momento ideal para unirse a ella. Es difícil saber quién será el primero en llegar, quién cruzará la meta con algo 'realmente usable'.