Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

WhatsApp llega al escritorio

[12/05/2016] Coincidiendo con los siete años de celebración desde que WhatsApp fuese creada, la compañía acaba de anunciar la disponibilidad de la versión oficial del servicio para los sistemas operativos de escritorio, tanto para Windows, como equipos Mac OS. A pesar de que desde hace unos meses ya era posible utilizarlo bajo navegador web, es evidente que resulta mucho más cómodo su uso como aplicación nativa, aportando un mayor número de funcionalidades, similares a las que habitualmente se manejan en la versión del móvil.

Con esto, los mil millones de usuarios que actualmente utilizan el servicio a nivel mundial, puedan iniciar sus conversaciones en el celular y continuarlas en la computadora, o viceversa. Basta con instalar la versión de la página oficial de WhatsApp y escanear el código QR que aparece en pantalla desde la aplicación de WhatsApp del smartphone. De esta forma, la aplicación hace login de manera automática. Las notificaciones se habilitan por defecto, y como venía sucediendo con la versión de WhatsApp para navegador, es necesario que el smartphone esté conectado a Internet, ya sea mediante datos o por Wi-Fi para que la versión de escritorio funcione. Es un aspecto de seguridad para impedir que otros usuarios puedan suplantar identidades de otras personas cuando compartan la computadora.

Resulta curioso observar como a pesar de resultar una herramienta de comunicación muy similar a Skype, su recorrido ha sido bien distinto, pues en primer lugar fue desarrollada para su uso en dispositivos móviles, y posteriormente, se ha adaptado a entornos de PC de escritorio. También la función de poder realizar llamadas desde el celular, es algo que ha llegado en el último año, primando otros aspectos en la comunicación entre usuarios, como es el hecho de poder montar 'chats' de personas para comunicarse en tiempo real.

Las nuevas versiones para Windows y Mac, por el momento, tienen ciertas limitaciones, como es el hecho de no poder compartir determinados formatos de documentos. Tampoco aparece la opción de compartir contactos, o incluso la ubicación. Lo más llamativo es que tampoco contempla la posibilidad de realizar llamadas, factores que sí permiten sus principales competidores como Skype, Line, WeChat y Telegram. Facebook, como actual propietario de WhatsApp, parece estar dando los pasos lentamente para ir sobre seguro. La compañía es consciente de que el gran éxito cosechado entre los usuarios para su uso personal, podría trasladarse al ámbito profesional, lo que le aportaría mayores beneficios. Pero también puede llegar a jugar en su contra y crear mala imagen si se convierte en un coladero de malware para los entornos corporativos, o permitir serias brechas de seguridad. De este modo, el servicio de mensajería instantánea -que fue adquirida por Facebook en el año 2014 por 22 mil millones de dólares- debe medir bien la repercusión de los pasos que vaya dando en este terreno, puesto que el mercado B2B es más exigente que el de entornos domésticos.