Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

IBM podría tener una alternativa a DRAM más barata

[18/05/2016] La alternativa al DRAM está un paso más cerca de los centros de datos empresariales con el anuncio de IBM, que ha encontrado una forma de hacerlos más densos. PCM es una de las muchas tecnologías emergentes que aseguran ser más rápidas que las memorias flash y menos caras que el DRAM. Podrían ofrecer a los consumidores y las empresas un acceso más rápido a los datos y a un costo menor, pero hay algunos retos que superar antes de que esto suceda.

La densidad es uno de ellos, e IBM asegura que ha alcanzado un nuevo máximo en esta área con una versión de PCM que puede encajar hasta 3 bits en cada celda. Esto es el 50% más que lo que la compañía mostró en el 2011 con un PCM de 2 bits. Una mejor densidad supondría permitirá a IBM exprimir más una tecnología que aún es cara. El PCM se incluye en algunos productos, pero a una escala relativamente pequeña. Esta iteración podría ser el truco para hacer que el PCM consiga un éxito más grande, según Jim Handy, analista e investigador de Objective Analysis. Hasta ahora se ha mantenido más caro que el DRAM, por lo que no había demasiadas razones para usarlo, explicó Handy.

El PCM funciona cambiando una sustancia parecida al cristal de una forma amorfa a una forma cristalina utilizando cargas eléctricas. Como las flash NAND, continúa almacenado datos cuando los dispositivos está apagados, cosa que no hacen las DRAM. Pero la PCM responde al requerimiento de datos mucho más rápido que una flash: en menos de un microsegundo, comparado con los 70 microsegundos, según IBM. También dura más que las flash, puede escribir al menos 10 millones de ciclos en comparación a los tres mil ciclos que permite una memoria flash USB.

PCM de 3 bits

Las PCM de tres bits podrían utilizarse como un nivel más rápido de almacenamiento sin arrays, incluyendo las arrays all-flash, por lo que los datos más usados llegarían a las aplicaciones más rápido. También podrían ocupar el lugar en los sistemas de muchos DRAM, acortando los costos de tecnologías como las bases de datos en memoria, según Handy. Los consumidores también podrán beneficiarse de esta tecnología. Por ejemplo, un smartphone que tiene su sistema operativo almacenado en una PCM de tres bits, podría iniciarse en unos pocos segundos, según aseguró IBM.

El punto óptimo entre las memorias y el almacenamiento flash sería lo ideal.IBM y Micron lo están intentando con 3D Xpoint, que utiliza capas apiladas de los medios. Otras tecnologías emergentes incluyen RRAM (resistive RAM), MRAM (magnetoresistive RAM) y Memristor.

Como en 3D Xpoint, las PCM de tres bits podrían abrirse paso hace el éxito a gran escala con el apoyo de algún fabricante de chips, según Handy. Intel está trabajando para hacer que 3D Xpoint trabaje con x86, mientras que IBM está allanando el camino de las PCM con esta arquitectura Power. Este tipo de entradas es fundamental para la producción a gran escala, que es lo que impulsa la bajada de los costes en las nuevas tecnologías.

Nuevas características

IBM ha añadido dos características que hacen que esta nueva forma de PCM sea posible. Una de ellas es la manera de ajustar lo que llaman "drift, que puede degradar gradualmente las habilidades de la memoria para almacenar los valores correctos. La otra cuenta los efectos del calor en las PCM, por lo que pueden funcionar de forma fiable a temperaturas normales de los sistemas.

Otra pieza del puzle es cómo llevar los datos al procesador sin disminuir la velocidad de los datos por el camino. IBM está apostando por CAPI (Coherent Accelerator Processor Interface), un protocolo de alta velocidad utilizado en servidores basados en Power. CAPI se ejecuta en la parte superior de la interface física PCIe.

IBM no ha comunicado cuándo llegarán las PCM de tres bits a los sistemas del mercado masivo, en parte porque la empresa no produce memorias y tendrá que buscarse un socio -ya cooperó con SK Hynix para producir PCM en el pasado. Aunque, según la compañía, podrían necesitar entre dos y tres años para que estén disponibles a gran escala.

Stephen Lawson, IDG News Service