Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Estos tres asistentes virtuales marcan el futuro

Asistentes virtuales, Amy, Shae, Samsung Otto

[06/07/2016] Todos necesitamos ayuda algunas veces. Después de todo, ¿para qué sirven los agentes de software con inteligencia artificial basados en la nube sino es para ayudarnos?

A estas Alturas, estamos familiarizados con los sospechosos usuales: Siri, Google Now, Cortana y Alexa. Con estos asistentes, muchos de nosotros fuimos introducidos a la idea de hablarles a -en lugar de hacerlo a través de- un teléfono, computadora o artefacto del hogar.

Pero enfrentémoslo: Estos asistentes virtuales se han vuelto aburridos y banales. Lo siento, Siri: Tus bromas son anticuadas y tu evolución es lenta.

Más que nada, Siri, Google Now, Cortana y Alexa nos han dejado la necesidad de tener agentes que puedan entendernos e interactuar con nosotros mejor, que puedan actuar en el mundo real por nosotros -y que incluso puedan cambiar nuestras vidas.

Prepárese para un upgrade: Una nueva camada de asistentes virtuales está en camino, liderada por Amy, Shae y Otto. Cada uno, a su manera, representa el futuro de los asistentes virtuales. Uno está en beta pública, otro está en beta privada y otro es un prototipo de hardware, pero llegarán pronto, y revelarán colectivamente qué tan buenos pueden ser los asistentes virtuales.

Si no supiera que Amy de x.ai es una asistente virtual, probablemente creería que es humana.
Asistentes virtuales, Amy
Amy

Amy hace algo bastante bien: La programación de sus reuniones.

Amy es la creación de una nueva compañía de Nueva York llamada x.ai. Ahora mismo, hay una lista de espera. Pero una vez que llegue a la cabeza de la lista y comience a usarla, aquí le explicaremos cómo funciona Amy.

(Usted puede elegir si quiere llamar a su asistente Amy o Andrew, pero la mayoría usa el nombre Amy, así que ese es el nombre que usaré para este artículo).

Por ahora, Amy vive en el otro lado de una dirección de correo electrónico: amy@x.ai. (El CEO, Dennis Mortensen, me dijo que la compañía pretende poner a Amy en otras plataformas, como Slack y otras aplicaciones de chat grupal, Amazon Echo y más, y que la plataforma no debería importar).

Simplemente coloca el correo electrónico de Amy en la sección cc en su comunicación sobre la programación de cualquier reunión, y Amy se encarga. Amy es un software "invisible -no requiere instalar una aplicación o interactuar con una página web.

Amy es experta en el procesamiento de lenguaje natural, lo que significa que puede usar el lenguaje del día a día. Por ejemplo, podría enviar un correo electrónico a un colega, con una copia a Amy, y decir: "Hey, hay que reunirnos la próxima semana o "Hay que salir a comer la próxima semana o "Deberíamos conectarnos. Amy actuará, se presentará ante la otra persona y, basándose en sus preferencias de calendario, sugerirá una fecha para la reunión.

Amy es interactiva. Si la persona con la que se quiere reunir le responde a Amy con restricciones o sugerencias adicionales, Amy se encarga de todo el ida y vuelta que frecuentemente implica pactar una fecha y hora de reunión que funcione para ambas personas. Si desea saber cómo está yendo todo, puede enviar un correo electrónico a Amy y preguntarle cómo va la reunión con tal o cuál persona, y Amy responderá con el estado actual.

Si alguien quiere reprogramar después, Amy lo maneja de igual manera.

Lo mejor de todo es que Amy hace el trabajo pesado cuando usted tiene que reprogramar. Digamos que ha decido tomar unas vacaciones de último minuto. Solo envíe un correo electrónico a Amy y diga: "Libera mi horario para la próxima semana. Si tiene diez reuniones programadas, Amy se contactará con las diez personas para reprogramar y actualizará su calendario.

Amy funciona muy bien, de acuerdo a mis propias pruebas. La asistente parece "entender la comunicación sobre reuniones de manera consistente y confiable, y actúa apropiadamente.

Amy representa el futuro de los asistentes virtuales por dos razones. Primero, es un agente especializado, hace una sola cosa bien.

Segundo, Amy es increíblemente humana. Dentro de los confines de las conversaciones vía correo electrónico sobre temas de programación de reuniones, Amy pasa la prueba Turing.

En el futuro, los operadores de servicio al cliente humanos serán asistidos mediante inteligencia artificial, y la IA recibirá ayuda humana. Al público no le importará saber si es que los agentes y asistentes son reales o son inteligencia artificial.

Shae

Los buenos asistentes virtuales cuidan de usted. Por eso es que Shae es un buen ejemplo del futuro de los asistentes virtuales. Shae le ayuda a convertirse en una persona sana, guiándole e informándole sobre la vida sana diariamente.

La compañía detrás de Shae, Personal Health 360 (PH360), alega tener grandes cifras. Afirma que Shae usa 500 algoritmos que provienen de más de 10 mil puntos de datos para proporcionar ayuda bastante específica a los usuarios.

El asistente de salud, Shae, de Personal Health 360, toma en cuenta miles de puntos de datos para proporcionar consejos muy personalizados.
Asistentes virtuales, Shae

Esos son bastantes datos y provienen de lugares inesperados. Por ejemplo, la historia familiar es tomada en cuenta, el tipo de cuerpo individual y los factores ambientales -como el clima o el polen- son tomados en consideración. Muchos de los datos que Shae usa vienen de un cuestionario personalizado de fenotipo que cada usuario llena.

Adicionalmente, Shae accede a su calendario y a la biometría detectada desde un dispositivo de monitoreo como el Apple Watch, para descifrar cuál podría ser su humor. Cuando detecta signos de estrés como un ritmo cardiaco elevado, la aplicación emite un diálogo para preguntarle si está sintiendo estrés.

Como Google Now, Shae toma la iniciativa para darle información, actualizaciones y consejos; le dice qué comer, cuándo debe ejercitarse y mantiene registros de datos variables de salud, como su índice de masa corporal (IMC, un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y el peso), masa muscular magra y medidas de cuerpo y peso. Shae incluso le ayuda a planear las vacaciones basándose en su perfil personal y en su ritmo circadiano.

PH360 excedió su meta inicial de recaudar 100 mil dólares en Kickstarter. Shae es ahora una beta privado, que planea lanzarse globalmente este otoño [septentrional]. La subscripción costará 197 dólares.

Con el transcurso del tiempo sabremos si a los usuarios les emociona el asistente Shae. Independientemente de si Shae tenga éxito o fracase, el servicio representa el futuro de los asistentes virtuales, debido a su extrema personalización y a la naturaleza ecléctica de los datos, que integran la historia familiar, detalles de salud personal, conocimiento sobre salud, datos ambientales y más -y por su defensa preferente de los hábitos que benefician al usuario.

Otto de Samsung es un prototipo de aparato de asistente virtual. Se parece bastante al Amazon Echo, pero con una cámara HD.
Asistentes virtuales, Samsung Otto
Samsung Otto

Siguiendo el éxito del dispositivo Echo de Amazon, Samsung presentó su asistente virtual para el hogar, Otto, en abril de este año. (Google ha seguido el ejemplo al anunciar en mayo la llegada de su propio dispositivo Google Home).

Al igual que el Amazon Echo, que está poseído por una asistente virtual llamada Alexa, Otto es un micrófono y parlante conectado a Internet que interactúa con usted a través de conversaciones, y puede controlar la automatización de los artefactos del hogar, como las luces. Otto puede responder preguntas, ordenar productos y reproducir música y podcasts a pedido.

Pero, a diferencia de Echo, Otto también es una cámara de seguridad HD que puede trasmitir video en vivo a su teléfono o computadora. El dispositivo tiene una especie de cabeza que puede girar, inclinarse y rotar para inspeccionar una habitación remotamente. Otto también puede reconocer rostros -y hasta tiene un rudimentario rostro propio, que se muestra en una pantalla.

Está basado en la plataforma para IoT, ARTIK, de Samsung, para la cual Samsung presentó recientemente herramientas para desarrolladores.

Otto es un prototipo y Samsung no ha dicho si va a integrar el producto al mercado, o cuándo lo va a hacer. Pero, basándome en mis propias observaciones de la forma en que Samsung trae prototipos de alta visibilidad al mercado para venderlos como productos, espero que Otto -o una versión de él- esté disponible en un año aproximadamente.

Otto representa el futuro de los asistentes virtuales no solo porque es un artefacto físico para el hogar, sino también porque utiliza reconocimiento facial. Eso significa que diferentes miembros de la familia podrían tener su propio conjunto de preferencias y detalles personales, calendarios y cuentas -y Otto y otros artefactos futuros podrían basar su interacción en el conocimiento de la persona con la que están hablando.

Alexa sin Echo

Los dispositivos de hardware Echo, Echo Dot y Amazon Tap de Amazon, sirven como la voz y los oídos de la asistente virtual de nube, Alexa, de Amazon. Con Alexa, puede obtener información, ordenar pizzas, prender las luces, saber cuánta gasolina hay en su auto, llamar a un Uber y hacer miles de otras cosas.

Alexa también ha empezado a aparecer en el hardware que no es fabricado por Amazon, gracias a la API Alexa Voice Service y al Alexa Fund de Amazon, que repartió 100 millones de dólares para incentivar a los fabricantes de hardware. Aquí presentamos tres productos, donde figura Alexa, que no son de Amazon.

Triby: Este artefacto rectangular, cuyo precio mínimo es de 169 dólares (precio en Amazon), opera con baterías recargables y se adhiere a una puerta de refrigerador. En el frente de este artefacto hay dos botones de marcación rápida de teléfono, dos botones de radio preprogramados (para estaciones de radio o listas de reproducción de Spotify), y una pantalla de tinta electrónica que puede mostrar notas electrónicas dibujadas a mano en la aplicación Triby para teléfonos inteligentes. Triby tiene sensores que los productos Echo no tienen, incluyendo sensores de temperatura y humedad, pero los evaluadores señalan que los micrófonos, parlantes y desempeño de Triby son generalmente inferiores a los de Echo de Amazon.

CoWatch: Una campaña de Indiegogo realizada por la nueva compañía iMCO recaudó casi tres veces su meta para desarrollar un reloj de pulsera que le permite hablar con Alexa. Se llama CoWatch. El dispositivo de 279 dólares tiene especificaciones similares a las de muchos relojes Android Wear, pero funciona en un sistema operativo llamado Cronologics OS. Esa plataforma se ve grandiosa, pero no hay aplicaciones para ella todavía. Dicho esto, iMCO afirma que desempeñará todas las funciones estándar de un reloj inteligente, como mostrar notificaciones, cuando llegue en julio.

Roger: ¿Quiere usar Alexa sin gastar un centavo? Una aplicación gratuita para Android e iOS llamada Roger, le permite hablar con Alexa. A través de Roger, puede hacer con Alexa la mayoría de las cosas que se pueden hacer a través de Echo. Las "habilidades externas funcionan, como también lo hacen las integraciones con aparatos de automatización para el hogar. Sin embargo, no puede escuchar contenido de Amazon Music o shows de Tuneln como lo podría hacer en Echo, y el desempeño no es tan bueno. Pero Roger es la manera más fácil y, ciertamente, más barata de conseguir a Alexa.

El futuro de los asistentes virtuales está virtualmente aquí

Amy, Shae y Otto juntos representan el futuro de los asistentes virtuales, el cual será especializado, personalizado, exhaustivo, preventivo, altamente inteligente y opcionalmente disponible en la forma de aparatos físicos dedicados.

Estos tres asistentes virtuales ya sugieren qué tan útil, buena y humana se volverá nuestra tecnología.

Mike Elgan, Computerworld (EE.UU.)