Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Las mejores aplicaciones para reducir el estrés

Reducir el stress

[25/07/2016] Su teléfono es probablemente una de las fuentes más grandes de estrés en su vida. Está sonando y vibrando constantemente con alertas de correo electrónico, mensajes de texto, actualizaciones de noticias, marcadores de deporte y tuits. Claro, puede apagar el sonido, pero probablemente lo revisará con más frecuencia para ver si "se perdió de algo.

Un estudio reciente de la Universidad de Illinois encontró una conexión probable entre el uso del teléfono inteligente, estrés y satisfacción general respecto a la vida. Existe otra evidencia de que la meditación y la claridad mental, tienen beneficios positivos e incluso producen algunos cambios físicos en el cerebro. Los fabricantes de la aplicación Headspace tienen una animación inteligente que explica un poco esto:

https://www.youtube.com/watch?v=To1wAkYjnHU&feature=youtu.be

La experiencia de cada uno va a diferir, pero existe un consenso considerable respecto a cómo la inclinación hacia las horas largas, vacaciones cortas, obligaciones infinitas y a siempre estar disponible vía teléfono no es buena para el cuerpo y la mente.

Me encontré con algunas aplicaciones que prometieron un descanso, así que decidí probarlas para ver si había algo que justificara la idea de que una aplicación podía ayudarme a meditar para encontrar paz interior.

En general, me gustó lo que experimenté, aunque decidir cerrar los ojos y permitir que su teléfono lo guie hacia la tierra de la iluminación, va a ser una decisión muy personal. Si le interesa este viaje, encontré que estas tres aplicaciones son las mejores para convertir a su teléfono en su Buda personal.

Escuche la suave voz de un experto entrenado en meditación, y que éste lo guie respecto a todas las formas en las que puede despejar su mente.
Headspace
Headspace: La mejor para meditación y claridad en conjunto

Si solo quiere saber cuál es la mejor en general, diríjase a Headspace. Ésta asume -correctamente en mi caso- que no tiene conocimiento respecto a cómo meditar. Cuando inicia una sesión, una suave voz británica le guía a través del proceso: relaje su cabeza, despeje su mente, su cuerpo se está sintiendo más liviano, y muchos refuerzos positivos. Si una nube oscura lo sigue como a mí, será un shock cultural para usted.

No soy del tipo que medita, y al comienzo fue definitivamente un poco extraño. Pero con el tiempo, Headspace le impulsa en la dirección correcta con videos animados y gamification, a través del seguimiento de las estadísticas que uno produce. Puede incluso asociarse con otros para mantener un registro de resultados de meditación social, pero pensé que esto iba en contra del punto principal del aislamiento.

En algún momento, como la mayoría de servicios en el mercado, la idea es que se mueva a un modelo de subscripción.

Las subscripciones de Headspace incluyen sesiones específicas de meditación que se centran en creatividad, concentración, felicidad y muchas áreas más. El costo es de 13 dólares si se subscribe mensualmente y ocho dólares si es que se subscribe anualmente. La buena noticia es que la sesión de prueba es suficiente para darle una idea de si esto es algo que le interesa o no.

Headspace puede rastrear sus estadísticas y hasta se vuelve social, aunque algo de esto parece ir en contra del propósito de centrarse en estar solo.
Headspace

Aun no estoy convencido de que la calma concentrada pueda mejorar alguna habilidad de vida, pero Headspace sí me convenció de que bajar la velocidad de vez en cuando vale la pena, y podría servirle a usted también.

Optando por días de calma

Otra buena opción es Calm. Como Headspace, le lleva a través de un periodo introductorio, hablándole suavemente y ayudándole a alcanzar la paz interior con solo diez minutos de meditación concentrada al día.

Calm tiene muchas áreas diferentes de concentración para ayudarle a encontrar la calma.
Calm

Me gustaron los fondos diferentes, como un océano, bosque y playa. Eso es definitivamente refrescante en comparación a revisar mi Gmail o deslizar frenéticamente mis dedos en la pantalla mientras juego Cross Road Disney.

Si ya sabe qué está haciendo, simplemente puede usar la aplicación como un cronómetro de meditación, que le traerá de vuelta a la consciencia después de un periodo de tiempo especificado.

Puede que parezca algo pequeño, pero descubrí que la aplicación Android Wear es bastante beneficiosa. Nada quita la calma como tener que ir hacia el teléfono o encontrar dónde lo dejó una vez que la sesión ha terminado. En lugar de pasar por eso, yo pude simplemente deslizar mis dedos en el reloj para terminar el periodo de meditación, o ver cuánto más me faltaba para regresar al mundo del estrés y la ansiedad.

Uno puede activar o pausar una sesión de meditación desde de su reloj Android Wear.
Calm

También me gustó cómo Calm fue instructiva en comparación con las otras dos aplicaciones, puesto que hubo menos diálogo y más opciones para solo escuchar la lluvia cayendo o las olas reventando en la playa. Aunque las sesiones introductorias tuvieron mucha repetición sobre cómo estamos sobreestresados, demasiado ocupados, etcétera.

También me gustó cómo se puede elevar o disminuir el volumen del sonido de fondo, así pude concentrarme en el sonido de fondo en lugar de en las instrucciones.

Para obtener el paquete completo de los variados programas guiados y sesiones meditativas, Calm le costará 3,33 dólares mensuales si es que la subscripción es anual, o 10 dólares mensuales si es que quiere probar Calm por un mes o dos. O puede optar por paquete más grande, y obtener una subscripción de por vida por 300 dólares.

Stop, Breathe and Think
Stop, Breathe and Think ofrece muchos temas diferentes para concentrarse en la meditación.
Stop, Breathe & Think: Meditate

Sí, de hecho, es el nombre de la aplicación, y me gusto la simplicidad y buen diseño de ésta. Como en las demás, uno experimenta sesiones de 10 minutos de meditación. (¿Por qué son siempre diez minutos? Claramente es el número mágico en el mundo de la meditación).

Me pareció que la voz en Stop, Breathe, & Think: Meditate es un poco robótica. OK, no todos pueden contratar a un gran artista de voz, pero debió haber habido un poco más de modulación para hacer que toda la sesión se sienta más natural.

Pero el gran diferenciador fue que todas las sesiones se encontraban enfocadas en ítems, como quedarse dormido o la respiración meditativa. Ellos ofrecen entrenamiento en estas áreas de énfasis -aunque encuentro que cualquiera de ellas funcionaría bien para ayudarle a descansar en la noche.

Existe bastante especialización y un material de fondo bueno, aunque creo que algunas veces todo lo que se necesita es un tiempo para estar en silencio y pensar, en vez de siempre estar relajado mediante los sonidos de la naturaleza o recibiendo una charla sobre alguna habilidad para la vida. Sin embargo, valoro el hecho de que, en lugar de un modelo de subscripción, uno simplemente puede comprar un paquete particular, que cuesta dos dólares.

El servicio también funciona en una aplicación web dedicada, para que la pueda probar en el navegador, en este momento si así lo prefiriera.

Existen muchos buenos tutoriales y material de fondo para introducirlo a este mundo meditativo.
Reducir stress
Entonces, ¿vale la pena?

Decidir gastar dinero en una subscripción, desafortunadamente, no es una decisión poco común en estos días. La buena noticia es que todas estas aplicaciones le dan un tiempo amplio para probar sus enfoques de meditación y así ver si valen la pena.

Si hay algo que resaltar, mi mentalidad pasó de pensar que esto era extraño a considerar que quizás hay mucho más por descubrir en todo este tema de la claridad mental. No puedo prometer que meditaré diez minutos al día, pero creo que existe valor en desconectarse y darle a su mente un espacio, inclusive de la misma manera en que valoro las herramientas de tecnología. Así que recomiendo que pruebe alguna de estas aplicaciones, pues se sorprenderá de cómo su teléfono puede ser una herramienta para ayudarle a relajarse.

Derek Walter, Greenbot