Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

4 consejos para comprar software de gestión de la nube

[03/08/2016] Gestionar las nubes puede ser todo un reto, dado que las máquinas y el almacenamiento están operando en dos entornos diferentes de manera simultánea. Una industria de plataformas de gestión de la nube (CMP, por sus siglas en inglés) ha surgido para ayudar.

Mindy Cancila, directora de Gartner Research señala que el mercado CMP es joven y está madurando. Los clientes deberían entender las limitaciones de las distintas opciones.

Aquí, Cancila da cuatro consejos a las organizaciones que están considerando productos de gestión de nube.

IaaS necesita sus propias herramientas

Muchas empresas comenzaron su viaje hacia la nube usando herramientas SaaS como Office 365, Salesforce o algún otro software de planificación de negocios. Estas plataformas SaaS podrían requerir algunas nuevas habilidades, pero los clientes no suelen necesitar comprar una nueva plataforma de gestión para usarlas. La infraestructura como servicio (IaaS) es diferente. Consumir almacenamiento, bases de datos, máquinas y otros servicios virtuales basados en la nube es algo tan complejo que Cancila señala que los usuarios se pueden beneficiar enormemente usando una plataforma de gestión dedicada para IaaS, especialmente si están gestionando un entorno híbrido de computación en la nube.

Dos opciones básicas

El mercado de CMP puede ser dividido en dos categorías: las herramientas nativas de los proveedores de nube y las CMPs de terceros, anota Cancila.

Todos los proveedores de la nube pública de IaaS -Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Cloud Platform, IBM SoftLayer, etc.- tienen sus propias herramientas nativas para gestionar sus productos. Algunos son más avanzados que otros. Amazon tiene herramientas como CloudTrail, que crea registros detallados de cada llamada API que se hace dentro de la cuenta de un usuario. Herramientas como Inspector escanearán los entornos contra los patrones de diseño predeterminados para buscar recursos no conformes en uso. Otros proveedores tienen un panel de control sencillo para visualizar los servicios de nube.

La otra opción es que los usuarios compren un CMP, también conocido como un Cloud Brokerage Service (CSB). Empresas tales como RightScale permiten a los usuarios gestionar sus recursos de AWS y Azure desde una única consola de gestión. Operations Management Suite de Microsoft, vRealiza de VMware y CloudMatrix de IBM son otros productos que entran dentro de esta categoría. Estos CMPs de terceros no están vinculados específicamente a una plataforma de IaaS. Cancila señala que esto tiene tanto ventajas como desventajas: las herramientas nativas de los proveedores ofrecen una gran funcionalidad específica a esa plataforma; los CMPs de terceros proporcionan flexibilidad en la gestión de múltiples entornos, pero no se especializan en uno en particular. Las organizaciones que usan un único proveedor de nube pública podrían beneficiarse del uso de las herramientas nativas de ese proveedor; los clientes que gestionan una estrategia multi-nube pueden disfrutar de un CMP de terceros.

Lo que debe buscar en el software de gestión de la nube

La gestión de la nube se ha convertido en un mercado amplio. Muchas CMPs comenzaron especializándose en un determinado segmento del mercado y, luego, añadiendo funcionalidad. Cancila anota que hay cuatro áreas principales de enfoque cuando del software de gestión de la nube se trata:

1. Gestión de la nube y corretaje de servicios: El software da la vuelta a los recursos, a veces de manera automática y a través de varios proveedores. Algunos ejemplos son RightScale y CloudMatrix.

2. Gestión de gastos: Ayuda a los clientes a analizar cuánto están gastando en los servicios en la nube y compararlo con promedios históricos. También puede identificar los casos no utilizados que pueden ser desactivados para ahorrar dinero, y ayudar a dimensionar adecuadamente los tipos de imagen de máquina virtual para no pagar más por los servicios. Algunos ejemplos son Cloudyn y Cloud Cruiser.

3. Monitoreo operativo: Las preguntas que estas herramientas de monitoreo ayudan a responder son las siguientes:

  • ¿Cuántos recursos tiene en ejecución y cómo se compara con el mes o año pasado?
  • ¿Cuántos usuarios tienen acceso a su entorno de nube y qué están haciendo?
  • ¿Qué servicios de nube están siendo usados?

Algunos ejemplos son New Relic y Splunk.

4. Gobernanza: Los Cloud Access Security Brokers (CASB) están en esta categoría, ya que prescriben qué usuarios pueden usar qué recurso basado en la nube. Algunos también pueden indexar datos y asociar las etiquetas con estos para asegurar que las políticas relacionadas con la gestión de datos se estén siguiendo. Algunos ejemplos son SkyHigh Networks y BitGlass.

El mercado de gestión de la nube es inmaduro

Todavía estamos en los primeros días del software de gestión de la nube, señala Cancila. Muchos proveedores, hasta ahora, se han enfocado en un nicho específico (gestión de gastos o gobernanza, o son nativos de un proveedor específico, por ejemplo). "Ninguna de las herramientas hace las cuatro cosas a lo largo de todos los proveedores, anpta. "Una gran cantidad de organizaciones está usando los servicios nativos del proveedor, viviendo con fallas funcionales de una CMP o construyendo algunos procesos personalizados para mitigar los riesgos frente a los vacíos. Si una organización tiene la capacidad de construir sus propias herramientas personalizadas es otra opción.

En los últimos años, los proveedores han comenzado a expandir la funcionalidad de su oferta para añadirle más características, y Cancila señala que esto continuará. Mientras tanto, ha habido fusiones y adquisiciones en este mercado. Algunos de los ejemplos incluyen a IBM que compró Gravitant; CSC a ServiceMesh; y Cisco a Cliqr. La actividad de fusiones y adquisiciones (M&A) podría continuar, también. En el interín, los clientes deberían considerar qué características son las más importantes para ellos basándose en su caso de uso, y elegir un proveedor que se ajuste a esas necesidades.