Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Windows as a Service: ¿Qué significa?

Es muy probable que la era de las licencias no vaya a desaparecer todavía.

Windows as a Service

[16/08/2016] La idea de que Microsoft eventualmente develaría un modelo de subscripción de licencias para Windows 10 -el modelo supuestamente llamado Windows-as-a-Service (WaaS)- ha sido debatida por mucho tiempo. En julio pasado, Microsoft hizo esa idea realidad, pero solo para clientes empresariales. En su Worldwide Partner Conference (WPC) en Toronto, la compañía anunció los detalles de Windows 10 Enterprise E3 y Windows Enterprise E5.

Ambas variaciones de Windows 10 serán opciones de subscripción para Windows 10 Enterprise (lo que podría explicar por qué Windows in the Enterprise no formó parte del programa de upgrade gratuito de Windows 10 que terminó a fines del mes pasado). Tanto Windows 10 Enterprise E3 como E5 van a contener otros servicios de Microsoft que incluyen Office 365 y Enterprise Mobility + Security -un conjunto de herramientas de administración de aplicaciones móviles y dispositivos para integrarlos con una variedad de servicios de nube empresariales.

Windows Enterprise E5 también incluirá Windows Defender Advanced Threat Protection, un servicio de nube de detección y remediación postinvasión que Microsoft mostró en Febrero (y lo ha ofrecido a personas del público general para que lo prueben desde mayo).

Un cambio respecto al status quo

La estrategia representa un cambio distintivo con respecto de la eterna tradición de Microsoft y sus licencias para Windows, aunque aquellas licencias continuarán siendo una opción. La alternativa de Windows-as-a-Service podría ser particularmente atractiva para las organizaciones más pequeñas o aquellas con recursos TI limitados, puesto que simplificará drásticamente los complicados procesos de las licencias de Microsoft. La opción de subscripción también permite que los socios de Microsoft Cloud Solutions puedan volver a vender y administrar el proceso de licencias para una organización.

La opción WaaS también mueve a Windows de las licencias por dispositivo a las licencias por usuario. Aunque muchos proveedores de administración de software, servicio de nube y hasta de TI o dispositivos móviles se han cambiado a licencias por usuario en los últimos años, hacerlo con un sistema operativo es nuevo. Dependiendo de cómo sean desplegadas las PC, el cambio podría significar un costo o un ahorro para las organizaciones. Por ejemplo, si una compañía tiene un número grande de PC compartidas por múltiples empleados -más usuarios que PC- los costos de licencia podrían aumentar.

Una estrategia diferente a otras plataformas

Aunque el cambio es chocante comparado con el enfoque tradicional de Microsoft, es aún más notable en comparación a otras plataformas que han venido ganando terreno en la industria. iOS y macOS de Apple, y Android y Chrome OS de Google, han tenido impacto en compañías grandes y pequeñas. En estas plataformas no existe una tarifa de licencia por el mismo sistema operativo. Viene preinstalado en el hardware y las actualizaciones son gratuitas tanto para consumidores como para clientes de negocio. En resumen: Esencialmente no existe una tarifa de licencia más allá del costo de un dispositivo. (Soluciones de administración en configuraciones de negocio podrían requerir de tarifas de licencia y, frecuentemente, existe una gama de opciones disponibles en varios proveedores -muchos de los cuales también respaldan la administración de dispositivos de Windows 10). Pero para el hardware de Apple y Android, el propio sistema operativo no cuesta nada.

Esto podría llevar a que las compañías exploren plataformas alternas a Windows 10. Aunque existen circunstancias en donde esto no es lo ideal (o no es ideal en todo nivel), valdría la pena que los negocios hagan una comparación del costo total de propiedad a lo largo de muchos años. De esa manera, las empresas sabrían si es que pueden ahorrar dinero alejándose de Windows, en vez de adoptar este nuevo modelo o continuar con las licencias perpetuas tradicionales.

También vale la pena considerar si es que Microsoft continuará ofreciendo la opción de licencias perpetuas en el futuro. Aunque es muy poco probable que la compañía abandone esta opción en el corto plazo, Microsoft ha estado moviendo muchos de sus ofrecimientos en esta dirección; el fin de las licencias perpetuas es, al menos, una posibilidad a largo plazo.

Al hacer una comparación es importante no concentrarse solamente en el costo estricto del dispositivo más el costo de la licencia, sino también considerar otros factores como la elección del personal, facilidad de integración de la plataforma a sistemas legacy, el costo general de respaldo, necesidades adicionales de infraestructura para administrar otras plataformas y los costos de volver a entrenar al personal de soporte TI.

Todo sobre los paquetes

Aunque es fácil centrarse exclusivamente en costos por usuario/por dispositivo y el cambio en las licencias, es también importante resaltar que Microsoft no está vendiendo una subscripción para Windows 10 Enterprise solamente. La compañía estará agrupándola con otros servicios significativos como Office 365 y Enterprise Mobility + Security. Esta es una adición grande de valor. Ofrece una licencia unificada y agrupa a los productos primarios de Microsoft, de los cuales dependen muchas de las organizaciones. Eso hace que la oferta sea más atractiva tanto para Microsoft como para los negocios.

Para Microsoft, el conjunto de servicios ofrece un paquete completo. Se asegura de que las organizaciones se inscriban tanto en Office 365 como Enterprise Mobility + Security -ambas soluciones que se extienden más allá de Windows 10 y pueden ser usadas con otras plataformas, incluyendo soluciones iOS y Android. Al basarse en el usuario en vez de basarse en el dispositivo, este paquete debería permitir que los usuarios con una nueva subscripción puedan instalar Office 365 en Macs o dispositivos móviles, así como en dispositivos y PC de Windows 10. De manera similar, parece que Enterprise Mobility + Security continuará ofreciendo la administración de dispositivos que no pertenecen a dispositivos Windows como lo hizo la Enterprise Mobility Suite. Este enfoque le asegura a Microsoft un lugar en la mesa de las plataformas múltiples y genera un valor que va más allá de solo la PC.

Para las organizaciones, una opción que les ofrezca todas estas capacidades en un solo lugar va a resultarles bastante atractiva, inclusive si no todas se usan. Una organización aún podría optar por usar una solución externa de enterprise mobility management (EMM) para la administración de sus dispositivos que no pertenecen a Windows, pero aún vería las ventajas de consolidar licencias de Windows y Office 365. Para algunos, vale la pena depender por completo en las soluciones de Microsoft, dependiendo de la comparación de costos y funciones de los paquetes y otras opciones. Una vez más, un análisis profundo y completo sería crucial antes de tomar esa decisión.

Un cambio que merece una seria evaluación

Últimamente, Microsoft ha elegido producir una opción atractiva para las empresas. Muchas lo encuentran como un cambio positivo, otros podrían determinar lo opuesto. Sigue sin estar claro cómo este enfoque evolucionará con el tiempo, o si es que podría eventualmente suplantar a las opciones tradicionales.

TI ha estado en medio de una transición por varios años y este cambio podría marcar uno de las transiciones más significativas. Estar en contacto con su organización y sus necesidades es crítico. Entender las nuevas opciones, cómo se comparan con las licencias perpetuas y qué alternativas que no pertenezcan a Microsoft existen, deberían ser sus consideraciones. Evalúe lo que tenga más sentido y después decida.

Ryan Faas, Computerworld (EE.UU.)