Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Nuestros derechos en la Red

[29/08/2016] Hace unos días se realizó en Lima el "Seminario Internacional Gobernanza de Internet y Derechos Humanos en la Web, evento organizado por Democracia & Desarrollo Internacional (D&D Internacional) y en el que un grupo de especialistas meditó sobre la actual situación de las leyes en el entorno informático. El seminario tuvo una conferencia magistral y luego expertos discutieron los diversos ángulos que tiene el tema.

En general, se puede concluir que los expertos nos señalan que estamos ante un nuevo entorno, pero con viejos derechos. Es decir, el entorno tiene que ser entendido para poder tratar con él (¿regularlo?); pero también debemos comprender que, en último término, los derechos que defendemos en la Red son prácticamente los mismos que tenemos fuera de ella. El mundo ha cambiado, pero no en todo, podríamos decir.

Un nuevo entorno y la libertad

El primero en exponer fue Edison Lanza, relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, quien realizó la conferencia magistral del evento mediante una videoconferencia.

"Cuando pensamos en la libertad de expresión, pensamos en términos de la televisión o de los periódicos. Pero esos son elementos análogos, son diferentes a Internet, sostuvo el especialista.

Lanza señaló que Internet ha tenido un impacto sobre el periodismo y sobre la forma en que entendemos los derechos, creando nuevos riesgos a la libertad y potenciando otros ya existentes. Por ejemplo, la vigilancia del Estado sobre las personas es un peligro viejo, que se ve potenciado por la Red y las nuevas tecnologías. Lo mismo ocurre con la privacidad y la propiedad intelectual.

Por ello, tenemos que pensar en soluciones adecuadas a estas nuevas tecnologías. Si tomamos en cuenta que los periódicos y la televisión son de reciente data, y a pesar de ello nos llevó muchos años en comprenderlos, es de esperar que aún no terminemos de entender a Internet.

"Hay que ser cautelosos, no debemos pensar que cada problema se soluciona con una ley, hay que dejar madurar a Internet, indicó. Y esto es más válido aún si recordamos que Internet tiene un diseño abierto, neutral y descentralizado. Por lo tanto, la solución tiene que respetar estas características, sostuvo el expositor.

Además, Internet tiene el gran logro de haber democratizado la libertad de expresión. En Internet todos tienen derecho a expresarse -lo cual de por sí, ya es un derecho humano-, no solo los expertos. Y esto es algo revolucionario a lo que nos tenemos que acostumbrar, en favor del interés público hay que tener una gran tolerancia.

En cuanto a los derechos que se pueden encontrar en la Red, Lanza indicó que "no nos encontramos en un terreno baldío. Existe un derecho internacional al que hay que atender al momento de reflexionar sobre los derechos que nos van a regir internamente en cada uno de nuestros países.

Para ello hay que atender a los principios orientadores de la libertad de expresión: Acceso universal, Pluralismo, No discriminación y Privacidad.

El Acceso Universal implica que se tiene que respetar la igualdad de las personas a buscar, recibir y trabajar con la información. Esto genera una obligación de parte del Estado para la creación de medidas de discriminación positivo -de ser necesarias- y de otras medidas como la alfabetización digital.

El Pluralismo habla de la obligación de los Estados por ser democráticos, es decir, a no introducir cambios que reduzcan el pluralismo; esto es una tarea fundamental de los organismos reguladores, pero también de las operadoras y los medios de comunicación. Estos agentes, señala Lanza, deben vigilar que no se cambie la arquitectura de la Red o que se prioricen contenidos.

El principio de No Discriminación señala que no se deben discriminar contenidos, excepto aquellos que son ilegales -de acuerdo a los organismos internacionales, como la pornografía infantil-. El Estado debe vigilar que no se realicen bloqueos en la Red debido a factores políticos o a factores comerciales. En buena cuenta, este es el principio de la Neutralidad de la Red, en donde quienes operan la Red no deben bloquear o privilegiar contenidos.

Finalmente, el principio de la Privacidad es la contracara de la libertad de expresión. Aquí el Estado debe garantizar ambientes libres de la observación, ya que la vigilancia ilegal o excesiva del Estado afecta la privacidad. Deben existir espacios donde manifestarse de forma anónima, especialmente para protegerse de gobiernos autoritarios.

El entorno democrático

Luego de la presentación de Lanza se realizó un panel en el que un grupo de expertos no solo comentaron lo señalado por Lanza, sino que también ofrecieron nuevas perspectivas del tema. El panel estuvo integrado por Olga Cavalli, miembro de la Internet Society (ISOC) Board of Trustees; Andrea Harman, coordinadora del sector Comunicación & Información de la Oficina de la UNESCO en el Perú; y Elaine Ford, directora de Democracia & Desarrollo Internacional.

Cavalli, también a través de una videoconferencia, sostuvo que los derechos humanos son interdependientes e indivisibles, y que por ello los límites a esos derechos deben estar debidamente justificados. Sin embargo, ya vemos que se producen acciones que, al parecer, no comprenden la naturaleza de Internet. En Brasil, por ejemplo, se trató de bloquear Uber mediante un fallo judicial.

Ante este tipo de acciones, lo que propone Cavalli es que se debe crear un espacio de diálogo entre las múltiples partes interesadas, educar sobre los beneficios y desafíos del uso de Internet y comenzar a pensar en tecnologías que parecen futuristas pero que ya se encuentran presentes, como la inteligencia artificial, Internet de las Cosas, Blockchain, entre otras.

Andrea Harman, coordinadora del sector Comunicación & Información de la Oficina de la UNESCO en el Perú; y Elaine Ford, directora de Democracia & Desarrollo Internacional.

Harman por su lado, indicó que el derecho a la información y otros similares que buscamos defender en Internet, ya se encuentran como parte de la legislación. Los encontramos, por ejemplo, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Es más, todos los 28 de setiembre se conmemora el Día Internacional de Acceso a la Información. Además, el acceso a la información incluso se encuentra presente dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, es la meta10 del Objetivo 16 (Paz, Justicia e Instituciones Sólidas).

Con estos antecedentes se puede apreciar que los derechos ya se encuentran establecidos no solo en una, sino en varias normas a nivel internacional.

Harman sostuvo que la Unesco se basa en cuatro principios para Internet. El primero indica que Internet se debe basar en los derechos humanos. El segundo sostiene que Internet debe ser abierta; es decir, basarse en software de código abierto. El tercero sostiene que Internet debe ser accesible, o sea, que se eliminen las brechas. Finalmente, sostiene que en Internet deben existir una multiplicidad de actores.

"El debate debe de tomar en cuenta una dimensión ética de Internet, indicó la expositora, añadiendo que se debe pensar en desarrollar Internet al servicio de los derechos humanos. "El que sea una tecnología no debe personalizar su uso, afirmó.

Al final, Elaine Ford, sostuvo que la gobernanza de Internet tiende a ser un tema un poco árido y complejo, porque en él participan distintos actores y, por tanto, puede ser un poco técnico. La tarea de D&D Internacional es ayudar a 'aterrizar' el tema, y ayudar a comprenderlo y comprender su importancia.

Ford se preguntó, luego, qué tipo de democracia se vive en el siglo 21. Y luego respondió afirmando que estamos viviendo en sociedades globalizadas, altamente conectadas (tres mil millones de personas conectadas a Internet), con un mayor uso de las tecnologías TIC.

Los individuos están más informados, y a la vez son personas más críticas, con más ganas de participar en los asuntos públicos, algo que es muy positivo para un estado democrático.

Y es en este nuevo entorno donde debemos concentrar nuestros esfuerzos para defender los derechos en la Red.