Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Juan Mikalef, director senior de Sector Público para América Latina de Oracle

El Estado en la nube

Juan Mikalef, director senior de Sector Público para América Latina de Oracle.
Juan Mikalef, Oracle

[13/09/2016] ¿Usa el gobierno la nube? La respuesta, felizmente, es sí, pero el proceso que se ha seguido para llegar a este nivel no ha sido sencillo. Ha habido temores de parte de los funcionarios en el uso de la nube, pero éstos se han ido diluyendo a medida que el uso de este modelo de entrega de servicios se ha ido afirmando en los mercados locales.

Por supuesto, el proceso continúa y fue precisamente sobre ello que conversamos recientemente con Juan Mikalef, director senior de Sector Público para América Latina de Oracle. El ejecutivo nos ofreció la visión que tiene con respecto al uso de la nube en las entidades estatales, no solo del país, sino de la región.

¿Qué tanto usa la nube el sector público?

Tenemos varios casos de organizaciones de gobierno en la región con proyectos que están utilizando las capacidades de la nube. Por ejemplo, la Secretaría de Hacienda de Bogotá creó toda una estructura de relacionamiento con sus clientes que le permitió unificar el relacionamiento con el contribuyente y facilitar el acceso a la población con impactos muy directos en la reducción de evasión y de moras, y lo pudo hacer ágilmente al servirse de aplicaciones de nube.

En el caso de Argentina, el Ministerio de Seguridad usa soluciones de nube, y aquí es mucho más natural, pues las usan para el control de la opinión social en las redes. En el caso de Brasil tenemos desde organismos que llevaron su ERP a soluciones de nube, hasta municipios que también establecieron un área de atención al ciudadano creando un conjunto de soluciones de nube para la gestión de esa atención al ciudadano, enlazada con la gestión de los equipos de campo que van a resolver la denuncia que se recibió.

Entonces, hasta cierto punto, el gobierno tiene un ritmo un poco menor pero que tiene menos que ver con la posibilidad o voluntad de usar tecnología nueva, y más con que el gobierno tiene que cumplir ritos de adquisición para los cuales a veces el marco todavía no estaba previsto para nube. La nube tiene un modelo de adquisición que es diferente del modelo tradicional de comprar bienes digitales. Pero claramente el ritmo se está acelerando, la diferencia entre el año 2015 al 2016 fue muy apreciable, y del 2016 en adelante en todos los países de la región todos los órganos ya están con planes de iniciar proyectos. Es algo que no se va a detener y rápidamente va a llegar a los niveles de uso que la actividad privada tiene.

Entonces ¿el principal freno son los modelos de adquisición del Estado?

No sé si diría "principal, pero sí es un elemento que interviene. No es que lo impida, si no que el servidor público debe cumplir con sus reglas de transparencia y su rito de adquisición. Hay un espacio ahí, pero muchas veces, para no correr el riesgo de pecar, se prefiere esperar. Hay varias organizaciones como las que se denominan "entidades de clase en Brasil -como las asociaciones de municipios o asociaciones de abogados del sector público- que trabajan en ayudar a los órganos para poder adquirir tranquilamente esas soluciones.

Sí es posible hacerlo, y muchas veces lo que hay que evitar es el detenerse 'por las dudas'. Con el propio marco actual sí se puede, porque el gobierno ya compraba servicios y, al final, la nube es básicamente comprar servicios. Ciertamente, hay ajustes que hay que hacer y muchas veces -particularmente en estos tiempos en la región en donde la población ha tomado una actitud mucho más observadora del gobierno- el servidor necesita la ayuda de estas entidades que le puedan dar la tranquilidad de que no está, inadvertidamente, dejando de cumplir una que otra condición.

¿En los países hay una política general para todo el Estado?

Sí, por ejemplo, en Brasil, el Tribunal de Cuentas de la Unión es el órgano que tiene la responsabilidad de la auditoría de los procesos de compra federal. Y como tal establece guías que son, en general, aprovechadas por el resto de los niveles (Estatal y Municipal). El Tribunal emitió porterias que no llegan a tener la fuerza de una ley, pero sí de directivas que orientan a los órganos a primero buscar soluciones en ambientes de nube por las ventajas en costos y agilidad que ofrecen al servicio público.

La primera forma en que lo publicaron agregaba restricciones tales que, efectivamente, evitaban que los proveedores de nube pudiesen ofrecer el servicio. El propio órgano, después de un tiempo de estudio y de ver cuál había sido la efectividad de esa primera portería, emitió una segunda en donde relajó algunas de las exigencias y modificó otras para permitir que se use efectivamente.

En México lo que hay son guías generales que lo que buscan -esta es mi interpretación personal- es dar al servidor público la tranquilidad de poder utilizar servicios de nube sin preocuparse de que no sea legal. No hay leyes específicas, en general, son indicaciones.

¿Ve temor en el uso de la nube en el Perú?

No llevo tanto tiempo para tener un conocimiento amplio, pero estuve conversando bastante con un funcionario y tenemos contactos con varios otros órganos de gobierno y me da la impresión de que la etapa del temor ya fue vencida. Ahora lo que se está buscando es cómo llevarlo adelante. Eso ha sido una curva de adopción que se repite bastante a nivel global; primero uno no ingresa por temor, pero una vez que eso desaparece hay que buscar cómo hacerlo. Ahora se va a ver la etapa de aceleración de proyectos que van a utilizar nube, no solo en el gobierno.

¿Y en base a qué servicios ingresan a la nube?

En el caso de gobierno, diría que las dos áreas principales que están sirviendo de entrada son las áreas de atención; es decir, poder ofrecer rápidamente más servicios a los ciudadanos, lo cual es muy beneficioso pues tiene visibilidad inmediata con la sociedad; y las áreas de inteligencia de negocio, porque permiten rápidamente poner a disposición de los servidores públicos información e indicadores que les permiten mejorar su servicio.

Una vez que esa curva de adopción inicial pasa, las áreas que siguen rápidamente son las áreas de gestión -es decir, planeamiento y presupuesto-, y gestión de capital humano. Diría que ese es el segundo escalón que estamos viendo.

Se habla de nubes privadas, públicas e híbridas, ¿cuáles son los modelos que adoptan las entidades estatales?

Varía mucho, dependiendo del foco de atención del órgano. Hay organismos que tienen un nivel de actividad final que exigen un nivel de confidencialidad y seguridad que les hace trabajar en modelos de nube híbrida con gran parte todavía dentro de su nube privada, con actividades satélites quizás soportadas en la nube pública.

¿Y cuál es la participación de Oracle?

Se da tanto en nube privada como en nube pública. Los proyectos de los que te he hablado se encuentran todos soportados en la nube pública de Oracle. La gran participación de Oracle es que nosotros ofrecemos las herramientas para hacer esto con la flexibilidad de que las mismas herramientas que usamos en nuestra nube pública, la puede usar el órgano en su nube privada. Entonces, tenemos la capacidad de ayudar en ambos mundos y la capacidad de coordinar la existencia de ambos mundos, lo cual va a ser finalmente el modelo mucho más ampliamente adoptado; es decir, un modelo híbrido en donde voy a tener mis actividades de soporte general en una nube pública y mis actividades finales que así lo exijan en una nube privada.

Jose Antonio Trujillo, CIO Perú