Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Guía para SOA 2009 - Parte III: Aprendiendo de las experiencias exitosas

Por: Federico Amprimo, gerente del Cono Sur para IDC

Luego de hablar telefónicamente con algunos CIO que habían pasado, o estaban pasando, por el proceso de implementar SOA de una manera exitosa, Jorge veía que las razones que los habían motivado para iniciar su adopción variaban de uno a otro. Mientras algunos lo habían hecho pensando principalmente en los beneficios directos al área de TI, tales como el aumento de productividad interna del departamento o mejoras en la infraestructura, otros lo habían hecho por motivos más relacionados al negocio, tales como una mayor agilidad para responder a los cambios en el negocio o una mayor integración con proveedores.

[04/08/2009] Las diferencias en los motivos por los cuales las distintas empresas adoptan SOA tienen que ver, por un lado, con el enfoque adoptado y, por el otro, con el nivel de comprensión que se tiene de SOA a nivel industria. ¿A qué me refiero con estos puntos? Lo explico a continuación:
Primero, existen dos enfoques para la implementación de SOA: bottom-up -de abajo hacia arriba, y top-down -de arriba hacia abajo. En el primer enfoque, los proyectos son impulsados desde al área de TI con un foco muy fuerte en la arquitectura en general, y los beneficios para el área de TI en particular, resaltándose mucho la reutilización e integración. Los proyectos SOA con este enfoque, si bien son muy fáciles de entender por el área de TI, tienen poca visibilidad dentro de la empresa y, por lo tanto, pocas probabilidades de ser apoyado por el negocio a gran escala. En el segundo enfoque, los proyectos son impulsados por motivos de negocios, típicamente relacionados a la implementación/automatización de algunos procesos de negocios, lo cual les da una alta visibilidad y apoyo gerencial. Este segundo enfoque, por el contrario, si bien goza de alta visibilidad a nivel gerencial y por lo tanto apoyo para su realización, tiene el riesgo de ser muy teórico y, en algunos casos, presenta muchos retos para su implementación.
Segundo, el nivel de comprensión y madurez respecto de SOA ha ido variando en la industria según hemos venido experimentando más y más con esta arquitectura. En una encuesta realizada por IDC hace poco más de tres años a nivel mundial, a varias empresas que habían implementado SOA, los dos principales motivos por los cuales lo habían hecho eran: número uno, optimizar los recursos de TI y, número dos, lograr una eficiencia en procesos operacionales internos. Cuando repetimos esta encuesta hace un poco más de un año, los principales dos motivos variaron drásticamente, siendo el principal motivo la posibilidad de soportar ambientes de negocios cambiantes, seguido de la búsqueda de una eficiencia de procesos operaciones externos, es decir, con clientes y proveedores. Este cambio en las respuestas evidencia no solo una mayor experiencia en el manejo de SOA, si no también un aumento de madurez de las empresas respecto al conocimiento de los beneficios reales de SOA, así como por la interrelación más creciente entre el negocio y TI.
Al preguntar directamente por los factores que consideraban la clave del éxito de las implementaciones de SOA, Jorge identificó tres características comunes: (1) estas empresas tenían muy explícitos sus procesos de negocios y/o a quienes debieran definirlos claramente; (2) sus organizaciones estaban consciente del reto y la necesidad de implementar SOA; y, (3) lograron establecer un procedimiento claro de gobernabilidad que hizo que las distintas áreas colaboraran eficientemente. Jorge se quedó pensando un rato y sonrió. Los procesos estaban claramente definidos en su empresa, y estaba seguro que si vendía la idea al directorio, tendría a una organización totalmente identificada con el proyecto, lo cual le permitiría crear un buen equipo multidisciplinario, así como elaborar claros procesos de gobernabilidad.
Jorge estaba totalmente en el camino correcto. Había identificado a los principales factores críticos de éxito que debería repetir en su empresa para asegurar una buena adopción de SOA en su empresa. Estos factores críticos de éxito se pueden resumir en los siguientes:
1. Madurez de la empresa. Madurez del área de TI como del área de Negocios, es decir, de toda la empresa, respecto de SOA. Para comenzar, se debe vencer el descreimiento del área de TI: la organización de TI debe ser la primera convencida de que una arquitectura orientada a servicios es la adecuada para la empresa. Asimismo, se debe contar con recursos humanos capacitados y/o asesores externos que nos ayuden en la implementación. Esto es crítico. Los recursos humanos son la clave del éxito de toda implementación de SOA. Por otro lado, el área de negocios debe tener los procesos claros y ordenados, no importa si es de manera tácita o escrita. Como vimos más arriba, automatizar el caos no es lo más aconsejable. Finalmente, la alta dirección debe estar convencida de que se está siguiendo el camino correcto. El apoyo debe venir del más alto nivel.
2. Debe ser disruptiva para el status quo. Con esto me refiero a que debe ser parte de algo grande. Si no lo es, debemos preguntarnos el porqué lo estamos haciendo. En otras palabras, no puede ser algo hecho a medias. ¡Debe tomarse en serio! Una implementación de SOA implica el re-diseño del portafolio de aplicaciones. Implica identificar aplicaciones redundantes que puedan ser descompuestas y reprogramadas en servicios. En muchos casos es seguro que vamos a encontrar una resistencia al cambio: si no está roto, ¡no lo arregles!, es una máxima que se sigue frecuentemente, y el implementar SOA puede requerir modificar aplicaciones que vienen funcionando adecuadamente.
Por otro lado, esto implica un fuerte cambio en la forma como opera TI en particular, y la empresa en general, para los proyectos: Los desarrolladores deben estar familiarizados con los procesos de negocio y con la mentalidad de servicios. No pueden estar aislados de lo que sucede en la empresa. Asimismo, los especialistas de negocios deben ser dueños de los procesos de negocios para la identificación e implementación de los mismos. No pueden delegar esta tarea. Finalmente, los equipos de arquitectura deben ser responsables por desarrollar y administrar el marco de referencia de SOA.
3. Procesos de gobernabilidad son clave. Todas las implementaciones exitosas de SOA han requerido de procesos de gobernabilidad claros. Se necesita una entidad central que asegure una alta coordinación entre todos los participantes del proyecto y diseñe un procedimiento único para la definición de los nuevos servicios que aseguren una coherencia en todo el proceso. SOA habla de crear y administrar procesos de TI para soportar los procesos de negocio. Esto implica cambios: las demandas de TI pasan a ser demandas compartidas, los costos dejan de ser solo de TI, hay una menor autonomía de los desarrolladores. Como parte de esta gobernabilidad, es importante crear y mantener un comité de análisis que evalúe las nuevas aplicaciones para garantizar que son realmente necesarias.
Conocer y asegurarse de que estos factores críticos sean tomados en cuenta en nuestra implementación es muy importante. Claro, que para esto tenemos que tener un proyecto de SOA en primer lugar. Entonces, ¿cómo vender estos proyectos a la alta dirección? Esto es algo en lo que nos vamos a enfocar en la siguiente entrega, resaltando sobretodo, los aspectos a tomar en cuenta en el contexto económico actual.
 
Claramente, a pesar de los retos que presenta SOA sobretodo de corto plazo, los beneficios de reducción de costos, mayor eficiencia y agilidad para responder al negocio, así como la mejor integración de los sistemas eran totalmente ciertos en estas experiencias. Ahora, para llevarlo al siguiente nivel, resultaba imprescindible transmitirlos adecuadamente para lograr la venta al negocio. El foco estaba ahora en cómo enfocar la presentación: ¿Qué puntos habría de resaltar? ¿Cómo debía venderlo de la mejor manera al Directorio?
CIO, Perú