Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Nubes dispersas, clima complicado

La interoperabilidad de la nube se mantiene tenue, pero se está progresando

[04/08/2009] Se supone que el cómputo en la nube debe hacer las TI más flexibles, eficientes y fáciles de manejar. Pero el modelo en la nube amenaza con introducir toda una nueva capa de complejidad, a menos que los fabricantes y los grupos de la industria promuevan estándares de interoperabilidad, que permitan a las redes en la nube trabajar en conjunto.

La competencia de fabricantes es un impedimento potencial, pero la mayoría de grandes fabricantes de la nube al menos están hablando sobre interoperabilidad, incluyendo la habilidad de mover cargas de trabajo de una nube a otra. Hasta ahora, todo es de la boca para afuera, pero hay un par de esfuerzos moviéndose en esta dirección, señala el analista de Forrester Research, James Staten.
Staten cree que el proyecto más impresionante es uno liderado por Distributed Management Task Force (DMTF), el cual ha registrado fabricantes como AMD, Cisco, Citrix, EMC, HP, IBM, Intel, Microsoft, Novell, Red Hat, Savvis, Sun Microsystems y VMware, para un esfuerzo llamado el Incubador de Estándares de Nube Abierta.
El grupo permitirá a los fabricantes individuales demostrar la interoperabilidad entre dos nubes y metodologías de documentos para asegurar la interoperabilidad, de acuerdo con Staten. El grupo por tanto aborda la interoperabilidad caso por caso, pero la esperanza, de acuerdo con Staten, es que este proceso estimulará con el tiempo el desarrollo de estándares para toda la industria.
La interoperabilidad de la nube puede significar muchas cosas, y los usuarios y fabricantes pueden no estar de acuerdo en cuáles tipos de interoperabilidad son los más importantes. Pero algunos objetivos comúnmente discutidos incluyen los siguientes:
  • Mover máquinas virtuales y cargas de trabajo de una servicio de cómputo de una nube a otra.
  • Un solo acceso para los usuarios que ingresan a múltiples servicios de la nube.
  • La habilidad de desplegar y aprovisionar recursos de múltiples servicios de la nube con una sola herramienta de administración.
  • Permitir que una aplicación se extienda a múltiples servicios de la nube (como un servicio de almacenamiento de un proveedor de la nube y la capacidad de cómputo de otro).
  • Permitir intercambio de datos entre nubes.
  • Permitir que una aplicación de una nube privada obtenga recursos sin problemas de una nube pública cuando se necesita un exceso de capacidad.
En términos más generales, las empresas quieren evitar usar una plétora de servicios de la nube con diferentes interfases, y no quieren estar amarradas a una nube particular por tecnologías que eviten el movimiento de las cargas de trabajo de una a otra.
Amazon se ha convertido tal vez en el fabricante mejor conocido que provee tanto servicios de cómputo como de almacenamiento en el modelo de la nube, y las API de la compañía han sido llamadas estándares de facto, por aquellos que han expresado la esperanza de que Amazon los lance como software de fuente abierta.
Muchas compañías están soportando el Manifiesto de Nube Abierta, el cual pretende establecer un juego de principios de base que todos los proveedores de la nube deberían seguir. Pero ausencias notables incluyen a Amazon y a Microsoft.
Muchos fabricantes están intentando enlazar diferentes servicios de la nube en formas que las hagan más fácil de usar para las tiendas de TI, pero cada esfuerzo parece tener alguna limitación.
VMware, por ejemplo, está llamando a su más reciente plataforma de virtualización, un sistema operativo de la nube y prometiendo que las empresas pueden usar el software para construir nubes privadas y conectarlas a recursos de cómputo públicos. Pero el software solo trabaja con hardware que ha sido virtualizado usando tecnología VMware, y la interoperabilidad de las nubes solo es posible si el proveedor de la misma está usando VMware. Esta última condición elimina grandes jugadores como Amazon y Google.
La firma de analistas Burton Group se ha asociado con fabricantes para demostrar el acceso único a lo largo de aplicaciones del mundo real como Salesforce.com, Google Apps y WebEx de Cisco, usando herramientas basadas en estándares como SAML y WS-Federation. "Estamos escuchando de nuestros clientes que muchas de las aplicaciones se están moviendo fuera de sus instalaciones y dentro de la nube, y eso está poniendo presión a los intentos de presentar tan pocas autenticaciones hacia los usuarios como sea posible, señala el analista de Burton Group, Gerry Gebel.
Los fabricantes de aplicaciones de la nube tendrán que adoptar una perspectiva basada en estándares para hacer ubicuo el acceso único, señala Gebel. Si bien él es optimista de que la mayoría de fabricantes saltarán a bordo, dice que la lista de fabricantes siguiendo la perspectiva basada en estándares es probablemente más corta que la lista de aquellos que no la siguen.
En otro esfuerzo de interoperabilidad, el fabricante AppZero ha creado aparatos virtuales que permiten el movimiento de aplicaciones basadas en servidor, desde data centers privados a nubes públicas, y de una nube a otra, como desde Amazon Web Services a GoGrid.
El fabricante rival 3Tera dice que esta perspectiva no cuenta para las aplicaciones de escalones múltiples que se expanden por muchas máquinas virtuales. 3Tera dice que encapsula todos los componentes de una aplicación, incluyendo firewall, balanza de carga, servidores web y de aplicaciones, bases de datos y sistemas operativos en una sola entidad, que puede ser fácilmente movida de una nube a otra. Pero esta portabilidad solo funciona si cada nube fue construida usando la plataforma 3Tera.
El problema en este momento es que no hay interoperabilidad entre ninguna nube, señala Bert Armijo, vicepresidente senior de ventas y mercadeo de producto para 3Tera. Digamos que escribe una aplicación específicamente para el Cómputo de la Nube Elástica de Amazon. Ya que el código está escrito específicamente para la plataforma de Amazon, esa aplicación no va a ningún lado, añade Armijo.
Yendo hacia adelante, los fabricantes tendrán que estar de acuerdo sobre un juego común de estándares e interfases para asegurar la verdadera interoperabilidad, señala el jefe de software de cómputo en la nube de IBM, Kristof Kloeckner.
En términos de la nube, hay algunos servicios que recibe a través de un proveedor de servicio, algunos servicios que entrega a través de una nube interna, y algunos que normalmente entrega con una nube interna pero que podría querer un desbordamiento de capacidad para momentos pico, señala Kloeckner. Todo este movimiento de servicios, aplicaciones y combinación de aplicaciones solo trabaja si todos los proveedores se adhieren a un conjunto común de estándares e interfases. Pero hoy, la mayoría de las nubes de cómputo públicas están basadas en modelos de máquinas virtuales que no son compatibles una con otra, señala Kloeckner.
Mark O'Neill, CTO de Vordel, indica que las empresas deberían ser capaces de utilizar una metodología de la mejor clase de nube, teniendo aplicaciones que abarquen diferentes proveedores de plataformas de almacenamiento, cómputo y hospedaje de aplicaciones.
Vordel generalmente habla con clientes que desean hacer uso de la mejor clase de servicios de nube, por ejemplo, usar Amazon para almacenamiento externo (el servicio S3) y usar Force.com para extraer la información de las órdenes del cliente hacia las aplicaciones detrás del firewall, escribe ONeill en un correo electrónico. Los asuntos clave son permitir el acceso único a través de los servicios de la nube, para la misma aplicación, así como permitir que un servicio corriendo sobre una plataforma en la nube (por ejemplo una aplicación hospedada en la Nube de Cómputo Elástica de Amazon) llame a un servicio hospedado por otro proveedor de la nube (por ejemplo Google) en una manera administrada.
El XML Gateway de Vordel está diseñado para enlazar aplicaciones individuales a múltiples servicios de la nube, y proveer la capacidad de acceso único mencionada por ONeill, todo sin requerir trabajo oneroso de parte de los desarrolladores.
Si bien la oferta de Vordel es probablemente útil para muchos tipos de clientes, ONeill dice que su compañía no ha afrontado el reto de tratar de mover aplicaciones de una nube a otra, diciendo generalmente eso es un problema sin resolver en todos los niveles.
Pero hay espacio para el optimismo, señala Robert Grossman, jefe de la mesa directiva del recientemente formado Consorcio de la Nube Abierta y director del Laboratorio de Cómputo Avanzado (LAC, por sus siglas en inglés) y el Centro Nacional de Data Mining (NCDM, en inglés) de la Universidad de Illinois en Chicago.
Grossman señala que las empresas con nubes privadas deberían ser capaces de obtener recursos de cómputo extras de cualquier nube pública sin cambiar el API. Incluso hoy, el software de fuente abierta Eucalyptus para nube privada es bastante compatible con la API de Amazon, haciendo fácil obtener exceso de capacidad de la nube de Amazon, señala Grossman. Si uso Eucalyptus in-house y diseño la aplicación correctamente, puedo obtener capacidad de sobretensión de Amazon, explica.
Mover cargas de trabajo de una nube pública a otra es más difícil porque eso requiere herramientas de administración estandarizadas, señala. Intercambiar datos entre nubes es otro problema. Justo cuando TCP permite la unión de dos redes, Grossman dice que a él le gustaría ver un protocolo internube permitiendo a múltiples nubes intercambiar información.
La gente todavía está tratando de meter las manos alrededor de algunos de estos temas, señala Grossman. Lo que tenemos es una industria muy joven, muy vibrante y de rápido movimiento, que todavía está organizándose a sí misma, indica Grossman. Creo que las cosas están tendiendo hacia la dirección correcta.
Jon Brodkin, Network World (US)