Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Qué hacer cuando la nube se come a su proveedor de hardware

[30/09/2016] En el primer trimestre del 2016, Amazon reportó que las ganancias de su división Web Services creció 64% respecto al trimestre del año anterior. Salesforce.com reportó un incremento de 33% en ganancias respecto al año previo.

Mientras tanto, las ganancias del almacenamiento global han disminuido 32% entre el 2007 y el 2015, y las ganancias de los servidores bajaron 13%, de acuerdo a la firma de investigación Forrester. La tendencia está clara: Las ganancias de la nube han aumentado, las ganancias del hardware on premises han disminuido.

Un nuevo reporte de Forrester titulado "Evolucionar o derrumbarse: Prepárese para el destino de los vendedores de hardware detalla lo que estos cambios telúricos en el mercado de TI significan para los usuarios finales y empresariales cuando los proveedores legacy como EMC, Dell, HPE, Oracle e IBM están sufriendo la disrupción de los proveedores centrados en la nube como Amazon, Microsoft, Salesforce y Google.

La computación en la nube es una megatendencia innegable que está barriendo el panorama de las TI. El año pasado, el 26% de los responsables de la toma de decisiones de compra de infraestructura empresarial encuestados por Forrester afirmaron que ya estaban usando servicios de nube IaaS públicos, una cifra superior al 15% del 2014. El 55% de los encuestados reportó planes de incrementar el gasto en servicios de nube pública este año. "El mercado de nube pública está creciendo más rápido de lo que pronosticamos, escribieron los analistas de Forrester en su último reporte de pronóstico de mercado, que ahora calcula que el mercado de nube pública podría valer 236 mil millones de dólares para el 2020. (Forrester estima que el mercado de nube valdrá 114 mil millones de dólares este año).

"Las empresas están moviéndose lejos del hardware tradicional y las nuevas compañías están siendo atraídas hacia las inversiones de infraestructura sin costos por adelantado, y una rápida velocidad para vender que la nube hace posible, escriben Dave Bartoletti y John Rymer, analistas de Forrester, en el reporte.

La situación empeora para los proveedores de tecnología legacy: Al haber más cargas de trabajo que se mudan a la nube pública, los proveedores más grandes en ese mercado no se están apoyando en los abastecedores de hardware tradicionales para hacer funcionar sus nubes. Amazon y Google, por ejemplo, compran directamente desde la cadena de abastecimiento, evadiendo a los proveedores de hardware que venden a las empresas. Para empeorar las cosas, las compañías como Facebook están haciendo que sus diseños de servidor sean de fuente abierta como parte del Open Compute Project (OCP), permitiendo que los clientes empresariales tradicionales adopten un enfoque similar. Forrester afirma que inclusive empresas grandes, opuestas al riesgo como Fidelity y Goldman Sachs, están adoptando el OCP.

No todo el cielo se está cayendo

La nube no va a eliminar la industria de ventas de hardware empresarial legacy. "Aunque los proveedores de hardware sin duda se encuentran en las etapas tempranas de serios desafíos, los reportes que indican su desaparición son muy exagerados, concuerdan Rymer y Bartoletti. "El hardware aún importa.

Existen algunos puntos brillantes para los proveedores de infraestructura empresarial. Los sistemas convergentes e hiperconvergentes, junto con las plataformas de almacenamiento definidas por software, se están convirtiendo en las "plataformas de transición para modernizar el equipo TI en una nube privada o para ser un puente hacia la computación en la nube híbrida.

Los proveedores más pequeños de nube continuarán comprando infraestructura empresarial que ellos albergarán para sus clientes. Estos proveedores favorecen el time-to-market y por eso están dispuestos a pagar por desembolsos de capital que son potencialmente de alto margen.

En una era de nube, los expertos pueden perder la noción de la realidad de los gastos de infraestructura. "A pesar de la aceptación de la nube, la infraestructura propia es y seguirá siendo la porción más grande de la infraestructura hasta finales de esta década, afirma Forrester; los ambientes administrados, de outsourcing y nube constituirán una minoría del gasto en infraestructura. Aunque las empresas estén haciendo crecer sus gastos en la nube, la mitad de los responsables de la toma de decisiones también planean incrementar gastos en hardware no relacionado a la nube en el 2016.

Los proveedores de hardware legacy están tomando distintos enfoques para lidiar con los problemas. Algunos, como Hewlett Packard Enterprise, Fujitsu y Hitachi Data Systems, están afianzándose en sus posiciones legacy. La decisión de Hewlett Packard de separar la compañía terminó en una doble disminución en su estrategia de hardware; su salida del mercado de nube pública IaaS fue la mayor evidencia de esto.

Otros proveedores se están expandiendo a mercados adyacentes. La compra de EMC por parte de Dell, siendo la adquisición más grande de tecnología en la historia, es el ejemplo de una compañía de servidores expandiéndose al mercado de almacenamiento. Cisco se ha expandido de su núcleo en el networking a vender servidores con su marca UCS.

Otras compañías están transformándose por completo. IBM y Oracle se han reposicionado como compañías con la nube como prioridad, realineando sus productos para ser ofrecidos por medio de la nube.

Lo que usted tiene que hacer

Para los usuarios empresariales y finales, Forrester tiene un consejo: Adopte la innovación de la tecnología y tome decisiones de compra futuras basándose en el mejor proveedor para su necesidad.

Los compradores deberían tener cuidado: Muchas nuevas tecnologías vienen con tradeoffs. Las capacidades inmediatas y fuertemente integradas de los sistemas hiperconvergentes se deshacen de la complejidad de integrar los sistemas durante la instalación, pero pueden ser difíciles de estandarizar para todas las cargas de trabajo. Mientras más servicios despliegue en un proveedor de nube pública como Amazon, más difícil será retirarlos, incrementando su nexo con el proveedor.

Una consideración clave es que las aplicaciones deberían ser creadas sin ninguna dependencia tecnológica, sostienen Bartoletti y Rymer. Los arquitectos de las empresas deberían tener una visión de cómo funciona la infraestructura, sin importar qué proveedor la está proporcionando. "En una arquitectura realmente agnóstica en cuanto a la tecnología, uno debería poder arrancar y reemplazar cualquier componente sin romper la funcionalidad de todo el sistema, señalan. "Ese enfoque puede generar temores después de décadas con un proveedor estratégico en particular, pero uno debe desarrollar su futuro basándose en las capacidades, no en los proveedores.