Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Intel quiere que sus chips miren, piensen y actúen

[26/10/2016] El despliegue del Internet de Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) ha provocado que los dispositivos se conviertan en nuestros ojos, oídos e, incluso, en nuestros consejeros.

Intel acaba de presentar los nuevos procesadores de la serie Atom E3900, unos chips que cuentan con una mejor visión por computadora y una nueva herramienta que mide el tiempo de arranque del sistema.

Los nuevos chips E3900 han sido diseñados para una amplia gama de aplicaciones, en la que se incluyen fabricación y vigilancia, y pronto serán integrados en una versión específica para los autos, llamada A3900, enfocado en el procesamiento de imágenes.

Los E3900 poseen más potencia informática que sus predecesores -casi dos veces más-, así como velocidades de memoria más rápidas y mayor ancho de banda.

Asimismo, el rendimiento de sus gráficos es 2,9 veces más alto que el de la generación anterior, y los nuevos chips pueden reproducir videos 4K -Ultra Alta Definición- en hasta tres pantallas independientes, según afirma Intel.

Estas tres pantallas podrían ser el cuadro de mandos virtual de un automóvil y dos pantallas para los pasajeros en los respaldos de los asientos. El nuevo procesador puede asegurar que la pantalla del salpicadero no se vea afectada por la actividad de las pantallas de entretenimiento, explicó Ken Caviasca, vicepresidente del grupo IoT de Intel.

Los nuevos chips también han sido optimizados en cuanto a captura y procesamiento de imágenes. Tienen cuatro unidades de procesamiento vectorial para reducir el ruido de los videos, mejorar la calidad de las imágenes con poca luz y conservar más color.

En una grabadora de video en red (NVR), un E3900 podría transmitir videos 1080p de 15 cámaras y mostrar sus feeds simultáneamente a 30 frames por segundo en una pared de video, aseguró Caviasca.

Para usos industriales, la serie E3900 utiliza la tecnología TCC de Intel (Time Coordinated Computing), la cual otorga al chip un control más estricto de la sincronización de las acciones de un dispositivo.