Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Big Data es un tema de todos

Por: Alejandra D'Agostino, socia principal de Capital Humano de Deloitte.

[21/10/2016] Uno de los temas fundamentales de nuestros días es el enorme volumen de datos que manejamos. Big Data es el término que se le atribuye a esta explosión de información que crece sin freno y que, a la fecha, nadie puede predecir su desenlace.

Los datos que generamos, por ejemplo, en las redes sociales o en las transacciones de nuestras tarjetas de crédito, forman parte del Big Data. En conjunto, toda esta data generada está cambiando la forma en que se produce valor en la economía, la política y la sociedad. Varios expertos se refieren a ella como elemento central para promover democracias más participativas y administraciones más eficaces; sin embargo, es importante dar especial atención a nuevos conflictos como la transparencia, y las extorsiones por uso y abuso de la intimidad.

Todos somos parte de este fenómeno (Big Data), pero no somos conscientes de ello. Al hacer búsquedas en Google o conectarnos en redes (Twitter, Facebook o Youtube), nuestros deseos, miedos y preferencias quedan grabados para siempre en el ciberespacio. Toda esta información puede ser aprovechada por herramientas como "sentiment analysis (técnica de análisis de sentimientos) que identifica las preferencias de las personas a la hora de comprar o tomar una decisión política. A pesar de ello, poco se habla o discute de esta serie de oportunidades.

Como ciudadanos tenemos un rol fundamental para definir en qué sociedad de datos queremos vivir. Podemos resignarnos a ser pasivos y dejar todo en manos de terceros para que utilicen nuestra información, o podemos ejercer nuestros derechos de forma activa.

Miles de administraciones en el mundo promueven políticas de datos abiertos. Diferentes plataformas colaborativas hacen posible una nueva forma de "ciencia que nos permite ser actores activos en experimentos innovadores y absolutamente transparentes. Es fundamental ser nosotros mismos los que elijamos el camino que seguiremos. Entender este tema y su impacto es vital para nuestra supervivencia.

CIO, Perú