Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Transformación e innovación

Temas claves en la cumbre de Gartner

[29/11/2016] Hace unos días se realizó en Cancún, México, la Gartner CIO & IT Executive Latin America Summit, un evento en el que la consultora global reunió a los CIO de América Latina en torno a la discusión de los temas que ahora son parte de la agenda TI.

Así, Gartner tuvo exposiciones sobre negocios digitales, transformación digital e innovación, todo enmarcado dentro del contexto de la región, y con el CIO como el actor principal de toda esta avalancha de cambios que genera la disrupción digital.

CIO Perú estuvo presente en esta reunión y de ella extraemos algunos puntos clave que servirán para entender lo que ocurrió durante esta cumbre y el mensaje central de Gartner: La transformación digital tienen que ver con la tecnología, pero más con el modelo de negocio.

Patrick Meehan, vicepresidente y distinguished analyst de Gartner.
Patrick Meehan, Gartner.
El negocio digital y el de siempre

La primera conferencia magistral fue la desarrollada, al alimón, por Cassio Dreyfus, vicepresidente de investigación de Gartner, y Patrick Meehan -a quien entrevistamos durante su paso por Lima-, vicepresidente y distinguished analyst de Gartner. Ambos ofrecieron la conferencia "¿Negocios digitales o los negocios de siempre? En América Latina, la respuesta correcta es: ambos.

En la conferencia se señaló que América Latina es una región llena de recursos naturales, los cuales nos han permitido "pagar el desarrollo de tres pilares fundamentales: Seguridad, Educación y Salud. Estos tres pilares son el soporte de una sociedad fuerte, la cual, a su vez, sustenta a una economía fuerte, y es en este nuevo entorno en el que se genera la pregunta si nos encontramos en una etapa de "negocios como siempre, o se ha cambiado hacia nuevos negocios.

El entorno de negocios ha cambiado, ahora nos encontramos en un ambiente en el que los mercados globales se encuentran más interconectados, los ciclos de negocios se aceleran y cambian más rápidamente, y aparecen presiones cada vez más fuertes fuera del entorno del negocio (sostenibilidad y responsabilidad social, por ejemplo). Por su parte, los modelos de negocio enfrentan cambios en el lado de la demanda y en el lado de la oferta.

"En este entorno tan diverso uno simplemente no puede hacer frente a todo, todo el tiempo. Entonces lo que queda es concentrarse en algunas cosas: redefinir el rol de TI, preparar -y ajustar continuamente- una nueva organización, seleccionar y adaptar herramientas de gestión, y desarrollar un nuevo liderazgo, señaló Meehan.

De esta forma, se podrá pasar de la empresa eficiente a una especializada, luego a una responsiva, luego a una colaborativa para finalmente llegar a la empresa adaptativa.

Y se tendrá también que abandonar la idea de un CIO que se concentra en tres campos (desarrollo, operaciones y soporte) para pasar a una organización en la que se tiene a la vez la seguridad de la información, DevOps, Operaciones, Procurement, PMO, etcétera.

Aquí se tiene que optimizar cada uno de los componentes de acuerdo a un objetivo diferente y específico; además se tiene que añadir flexibilidad y agilidad para responder a la cambiante demanda.

Pero, sobre todo, lo que cuenta son las personas. En entornos de incertidumbre y turbulencia uno tiene que confiar en las personas, y para ello es necesario que al interior de las organizaciones se creen programas de desarrollo de la excelencia, grupos dinámicos de colaboración, incorporación de la creatividad como parte del trabajo no rutinario y compromiso hacia los resultados.

Raúl Katz, director de gA Center for Digital Business Transformation & director de Business Strategic Research del Columbia Institute for Tele-Information.
Raúl Katz,gartner
Los ecosistemas

Otra de las conferencias magistrales realizadas durante la cumbre fue la de Raúl Katz, director de gA Center for Digital Business Transformation & director de Business Strategic Research del Columbia Institute for Tele-Information.

Katz sostuvo que se pueden identificar algunas características al interior de la transformación digital dentro de América Latina. Por ejemplo, se puede decir que ésta ha permeado el conjunto de sectores industriales de la región. Así se le puede encontrar en el sector agropecuario, el comercio minorista, transporte, medios de comunicación y las telecomunicaciones.

La transformación digital, si bien tiende a prevalecer en la reformulación de las cadenas productivas, también puede enfocarse en hacer más eficientes unidades productivas para hacer frente a la presión competitiva. Finalmente, la disrupción digital crea un importante valor económico para las empresas.

Sin embargo, aquí cabe realizar una diferenciación. En la tendencia de la disrupción digital se puede identificar a empresas que ya han nacido digitales, mientras que otras han tenido que adaptarse al nuevo entorno. Por tanto, persiguen objetivos diferentes y tienen que afrontar riesgos diferentes.

Katz sostiene que las empresas que nacen digitales, tienen por objetivo desarrollar un modelo de negocio que replantea la fórmula de rentabilidad o despliega una nueva propuesta de valor al consumidor. El riesgo que tienen que enfrentar este tipo de empresas es una falta de alineamiento del modelo con la estrategia, además de bajas barreras de defensa contra la imitación.

Por su parte, las empresas tradicionales tienen por objetivo repensar los elementos fundamentales de creación de valor en base a tecnologías digitales (nuevos procesos, nuevas cadenas de valor, nueva organización). Y su riesgo se encuentra en el tránsito hacia la transformación; además, si no se transforma puede sufrir la disrupción de otra organización.

Dado que muchas empresas aún son tradicionales, Katz se preguntó ¿qué hacer entonces?

La respuesta es que tienen que tomar una decisión estratégica. La empresa tradicional tiene que enfocarse en mejoras incrementales, encarar una transformación digital selectiva o lanzar una transformación digital completa.

Sea cual fuere la decisión, lo importante es crear una oficina de transformación digital que se encargue de construir capacidades y dirigir "el journey.

El problema es que, en general, América Latina tiene un retraso en cuanto a la digitalización de los procesos productivos, y esto se debe a la baja contribución del capital de tecnologías digitales a la productividad. La primera razón de este bajo impacto es la asimilación tecnológica gradual en la región.

Otro de los motivos importante es la limitada acumulación de capital intangible. Si bien las empresas latinoamericanas han invertido considerablemente en el despliegue de nuevas tecnologías, la ganancia esperada en productividad aún no se ha materializado.

En general, sostuvo el expositor, las empresas latinoamericanas necesitan definir una visión de qué es lo que están tratando de alcanzar mediante su digitalización. Algo a lo que se puede llegar respondiendo a la pregunta: "¿Hasta qué punto la transformación digital genera una ventaja competitiva sostenible para mi empresa?.

El desarrollo de una visión digital requiere la integración de cuatro componentes: Una perspectiva estratégica de conjunto de la posición competitiva de la empresa y sus capacidades, una formulación de la propuesta de valor hacia los clientes, los objetivos económicos y la posición en la cadena de valor de la industria, y las capacidades requeridas.

Luis Anavitarte, vicepresidente de Investigación de Gartner.
Luis Anavitarte, Gartner.
Transformación silenciosa

Otra de las conferencias magistrales fue la de Luis Anavitarte, vicepresidente de Investigación de Gartner. El investigador ofreció algunos datos sobre la forma en que hasta el momento la región ha enfrentado la transformación digital.

Por ejemplo, Anavitarte sostuvo que, en el ranking mundial de competitividad, la región tiene un promedio de cuatro puntos (de siete logrables como máximo), una cifra que se encuentra por debajo del 4,3 mundial. Además, indicó que el gasto del usuario final en tecnología ha estado cayendo sostenidamente desde el 2014, aunque también indicó que se espera una recuperación a partir del próximo año.

A pesar de ello, Gartner predice que para el 2021, el 80% de los líderes digitales incrementarán su liderazgo y valor a través de la innovación disruptiva a expensas del gasto tradicional en tecnología.

Otro punto a favor de la región es que la brecha de adopción de tecnología se está acortando rápidamente, y que el consumidor está transformando a la región gracias al incremento de la clase media (de 8% en el año 2000 a 29% en el año 2030) y de la clase media emergente (de 39% en el año 2000 a 68% en el año 2030).

Entonces, ¿Por qué la innovación es fundamental para la región? Primero porque hay una brecha con respecto al promedio mundial. Éste se encuentra en 4,2 mientras que el promedio de la región se encuentra en solo tres puntos. Además, el ecosistema de la innovación (gasto de las compañías en I+D, disponibilidad de ingenieros y científicos, capacidad de innovación, colaboración entre la empresa y la academia, y la calidad de las instituciones de investigación científica) debe ampliarse.

En general, se pueden identificar los drivers y los inhibidores de la innovación. En el primer grupo se encuentran la 'natural' creatividad de los latinoamericanos, los detonantes de la innovación, las empresas se encuentran a la cabeza, y en el 2016 y en adelante esto será prioridad de los CIO. Por último, aquí también se encuentran los actores del mercado que son conscientes en la generación de nuevos modelos de negocio y adopción de negocios digitales.

En el otro grupo, el de los inhibidores, Anavitarte identifica al hecho de que la innovación no se encuentra suficientemente arraigado en la sociedad, las ideas no son lo suficientemente valoradas, la cultura del financiamiento y de los fondos de riesgo es incipiente, hay una baja ponderación de las matemáticas y la educación técnica; por último, el sistema educativo no estimula la "mentalidad innovadora.

Hay que pasar entonces a la economía de lo compartible, en donde todo es monetizable. De acuerdo al Foro Económico Mundial las nuevas formas de consumo como el de la economía de los compartible podrían llevarnos a una nueva ola de significativas innovaciones que podrían promover el crecimiento.