Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Nueva supercomputadora integrará chips de Intel x86, Power9 y ARM

[01/12/2016] Por primera vez, habrá un alto el fuego en la guerra entre los principales fabricantes de arquitecturas de chips Intel x86, ARM y Power9, ya que todas serán utilizadas en la supercomputadora Marenostrum 4 que está siendo construido por el Centro de Supercomputación de Barcelona (BSC).

Éste contará con tres clusters, cada uno de los cuales contendrá chips Intelx86, ARM y Power9 que se enlazarán para crear una computadora de hasta 13,7 petaflops de rendimiento.Las tres arquitecturas nunca habían sido implementadas juntas en una supercomputadora, y mucho menos en PC o servidores, lo que plantea varias dudas sobre cómo se relacionarán entre ellas, ya que son diferentes en lo básico. Una aplicación escrita para aprovechar una arquitectura específica no funciona en las demás, pero las arquitecturas de servidores están cambiando para que diferentes tipos de sistemas puedan coexistir. Linux es compatible con x86, ARM y Power9.

Las nuevas interfaces de red y de rendimiento como Gen-Z y OpenCAPI también hacen posible que las empresas instalen servidores basados en arquitecturas diferentes en centros de datos. Esas normas están destinadas a romper el dominio de una sola arquitectura y a proporcionar un plan para construir una supercomputadora como el MareNostrum 4.

Así, el objetivo del BSC es fabricar la supercomputadora utilizando tecnologías emergentes que puedan utilizarse para todo tipo de cálculos científicos, según ha declarado la propia institución. "La computadora permitirá a los investigadores experimentar con todo tipo de tecnologías informáticas de vanguardia, señaló Scott Tease, director ejecutivo de HyperScale y High Performance Computing de Lenovo.

Una de estas nuevas tecnologías involucra chips de baja potencia ARM, que dominan los teléfonos inteligentes, pero que aún no se utilizan en supercomputadoras. "El sistema compartirá activos comunes de almacenamiento y redes, añadió Tease.

Sin embargo, el rendimiento de MareNostrum 4 está aún en duda, especialmente si se compara con la china Sunway TaihuLight, la computadora más rápida del mundo con 93 petaflops de máximo rendimiento.

En el 2011, BSC comenzó la construcción de varias supercomputadoras utilizando microprocesadores para smartphones de ARM. Asimismo, los equipos Mont-Blanc y Pedraforca posteriores estaban arraigados en la premisa de que las supercomputadoras con chips de teléfonos inteligentes podrían ser más rápidos y eficientes que los de servidores convencionales como el Xeon de Intel o el Power de IBM, que dominan la computación de alto rendimiento.