Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

¿Saas o no Saas?

Por: Max Ugaz, presidente de Economía Digital S.A.C

[10/08/2009] El término "Cloud Computing" suena como a una de esas palabras que se ponen de moda en el mundo de las tecnologías de la información. En parte, es una palabra de moda; y, en parte, esta moda responde a la maduración de un conjunto de tecnologías que están dando forma a una oferta de servicios basados en internet, que amenazan con revolucionar la manera como las personas y las empresas utilizan la computación. Antes de seguir deshojando margaritas vale la pena hacer una rápida evaluación de la situación.

¿Adónde queda esa nube?
La pregunta de rigor es ¿en qué consiste el Cloud Computing? La traducción forzada al español como Computación Basada en la Nube no resulta muy afortunada, pues entre nosotros la Nube no tiene necesariamente el equivalente de web o Internet. Sin embargo La "Nube" ha sido una metáfora usada en el mundo de la web desde sus orígenes, y está basada en la forma como se dibujaban nubes en los diagramas con la idea de abstraer los detalles de alguna parte de la infraestructura. El famoso diagrama de Tim Berners-Lee, padre del WWW, hecho en 1089, tiene varias "nubes" en él. En mi caso empecé a dibujar  la internet como una nube a la que se conectaban las computadoras casi desde mis primeros contactos con la Internet a principios de los noventas. Fue una convención que se adopto sin mayor trámite, y que se sigue usando hasta el día de hoy casi sin meditar. Cloud Computing o Computación basada en la nube quiere decir que las funciones tales como el procesamiento, el almacenamiento y la distribución de la información se realiza principalmente en Internet y ya no en la computadora que está delante de nosotros, sea ésta de escritorio, portátil o móvil.
¿Por qué pensar en viajar a esa nube?
Este estilo de computación ha ido madurando con el tiempo. La estabilidad del internet, el crecimiento del ancho de banda, la expansión de la banda ancha para los usuarios finales, maduración de la web (le llaman ahora 2.0) y la aparición de grandes data centers de clase mundial, ha permitido la aparición de proveedores con un modelo de negocio donde el software, en lugar de instalarse en las computadoras o servidores de una empresa, se despliegan a través de la web como servicios bajo demanda a los cuáles una persona o empresa se suscribe, ya se pagando por una licencia o aceptando recibir publicidad mientras utiliza el servicio.
La oferta bajo esta modalidad se denomina Software As a Service (SaaS) y se ha convertido en un sector muy dinámico de la economía de la red, con servicios que cubren toda la gama de requerimientos de  cómputo de las personas, y en particular de las empresas. La mayoría de los grandes proveedores de software se encuentran en pleno desarrollo de propuestas basadas en el modelo SaaS. Además, el modelo está empezando a ingresar a las empresas auspiciado directamente por los usuarios, muchas veces sin la participación de las áreas de sistemas, en especial en los servicios gratuitos, como por ejemplo, Google Apps.
Los retos de la Nube para los CIO
Esta es una de las razones por las que las áreas de sistemas deben involucrarse en comprender el modelo, evaluar sus posibilidades y probar su potencial en proyectos pilotos dentro de la empresa. Permitir que los usuarios avancen por su cuenta puede contribuir al desarrollo de nuevos archipiélagos de información, tal como sucedió con la llegada de las PC a las empresas en los ochentas. Los retos que hoy representa el SaaS para los CIO, tienen que ver con la integración de la información dispersa en diferentes servicios, la seguridad del acceso a la información que sale hacia la nube, y la negociación y contratación de las suscripciones. Los usuarios tienden a simplificar estos riesgos por lo que la educación proactiva de los usuarios por parte de los CIO es una tarea que se debe asumir proactivamente. Los CIO deben comprender el potencial del modelo SaaS, el nivel de maduración de las tecnologías asociadas y en particular, la evolución y riesgo de las distintas ofertas que van apareciendo. Saas y Cloud Computing no son solo parte de una moda. Representan la consolidación de un modelo de negocio viable, que está permitiendo que los proveedores que se han embarcado en el, como SalesForce por ejemplo, puedan amortizar la investigación y desarrollo de las aplicaciones que ofrecen, no solamente en la versión original, sino en las sucesivas versiones y ampliaciones. Menospreciarlo es ponerse en la ruta de colisión.
Cuando converso o escucho conversar sobre el modelo SaaS dentro de las empresas, la primera razón para evitar su adopción es la seguridad de la información. Es una razón de peso pero no es suficiente para evitar que el modelo ingrese a la empresa. Entregar información a un tercero para que la almacene es como entregar dinero a un banco, es un tema de confianza. Se necesita conocer los antecedentes y las fortalezas del proveedor, su trayectoria y la seguridad sobre la que ha construido su servicio. Si no hubieran proveedores lo suficientemente seguros, no existirían empresas negociando con ellos en el mundo.
Las empresas requieren una estrategia que conduzca tanto las decisiones tecnológicas como el proceso de adopción del modelo al interior de la misma. Definir y conducir esa estrategia durante las distintas fases de la adopción del SaaS es tarea ineludible del CIO.
CIO, Perú
Max Ugarz es asesor de empresas en Management, Liderazgo y Tecnologías de la Información, y es pionero en el Perú en la investigación de la economía digital. Es presidente de Economía Digital SAC y del Consejo Privado para la Agenda Digital del Perú. Es miembro del Consejo Editorial de la revista CIO para Latinoamérica.