Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

CIO: El camino a transitar

Por: Enrique Velarde, director de Dominio Consultores

[10/08/2009] Hace unos meses atrás, en un evento de tecnología, tuve la oportunidad de escuchar a dos muy importantes CIO de dos empresas peruanas, conversando sobre la evolución que esta función había tenido en los últimos años; y, fue a través de sus testimonios reales que pude validar lo que a continuación me atreveré a sugerir con la intención de que los responsables de las tecnologías de información en las empresas, puedan tener claro el panorama de lo que es necesario para mantener la vigencia de su función.

Todos tenemos claro que las tecnologías, al día. de hoy no solo facilitan las labores en cualquier segmento de la vida empresarial, sino que se han convertido en herramientas vitales para el logro de los resultados necesarios para que toda industria sea exitosa.
Quizá, el ejemplo mas claro, sea el de la banca. ¿Alguien cree que sin la aplicación de las tecnologías de la información, la operación bancaria seria posible? Obviamente, la respuesta es negativa y en ella creo que encontramos el principal fundamento para sostener que, así como la tecnología misma en este segmento y en todos los demás de la vida productiva de un país no solo es indispensable, sino que se ha convertido en el motor para hacer las cosas como se deben hacer. Los principales responsables de la utilización de ellas en cada empresa deberían asumir su compromiso de no solo usar la más adecuada en cada caso, sino que en base a sus conocimientos de ella, sugerir implementaciones que ayuden a sus empresas a hacer más y mejores negocios.
Evidentemente, para ello, deberán de prepararse adquiriendo conocimientos, habilidades y competencias que les permitan ser considerados, no solo como un elemento de soporte, sino como elemento de generación de propuestas productivas en bien del resultado del negocio.
Prepararse de tal modo que puedan ser participes del comité directivo en el cual se toman las principales decisiones de las organizaciones. Y, para ello existe mucha oferta en el país en cuanto a capacitación, pero poca en cuanto a enseñar a reinventarse a uno mismo. Esta es una labor muy personal, y creo que, quienes lo entiendan así, tendrán el futuro en su función de CIO bastante clara.
Regresando a mi comentario del primer párrafo, recuerdo que cuando escuchaba a estos dos ejemplos de CIO en nuestro país, me di cuenta que ellos habían entendido con mucha claridad lo que he tratado de explicar, y por ello se habían convertido en piezas y elementos claves de sus instituciones, siendo aportantes valiosos para ellas.
Ahora es cierto que esta situación se da en una minoría de los casos pero, ¿Será por culpa de las organizaciones? ¿O será porque aún no nos hemos dado cuenta de lo fundamental que es el caminar hacia esa dirección?
CIO, Perú