Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Los precios del almacenamiento flash no podrán sostener las inversiones

[13/08/2009] Si las actuales tendencias en los precios del almacenamiento flash continúan, los consumidores podrán comprar un SSD (solid-state disk) de 250 GB por 100 dólares para el 2013, señaló el miércoles un alto ejecutivo de SanDisk.

Los SSD serán 10 veces más rápidos que cualquier HDD (hard disk drive), indicó Eli Harari; fundador, presidente y CEO de SanDisk. ¿Quién no pagaría 100 dólares por ese tipo de drive? Todos va a querer tenerlo.
Sólo hay un problema, señala: ningún fabricante las produciría.
Con este tipo de precios, nadie va a construir fábricas, indicó Harari en una keynote realizada en la Flash Memory Summit en Santa Clara, California. La tecnología podría no avanzar lo suficientemente rápido para hacerlo viable, indicó.
La oferta y demanda del almacenamiento flash se encuentran en un mejor equilibrio ahora, que en cualquier otro momento en los pasados cuatro años. Pero de la forma en que las cosas están ocurriendo, ello no va a durar, señaló Harari. La cabeza del fabricante más grande del mundo de memorias flash intentó darle a la industria una lección de realidad durante el evento.
El costo de fabricar un gigabyte de almacenamiento flash, usado en dispositivos de consumo, USB, tarjetas Secure Digital y SSD (solid-state disks), ha caído en cerca de la mitad todos los años desde el 2005, indicó Harari. Pero el precio que flash ha alcanzado ha caído incluso más rápido. Las ganancias de los ingresos de los fabricantes de flash en los siguientes cinco años no cubrirían las inversiones de capital que necesitarían para mantener la demanda que los analistas pronostican, señaló. No queda claro de dónde vendrá el capital para construir las multimillonarias fábricas que se requieren para hacer los chips, sostuvo.
Vamos a tener que invertir 30 mil millones de dólares para generar 20 mil millones de dólares de nuevos ingresos, señaló Harari. Si los analistas están en lo correcto, entonces la industria es básicamente irracional y suicida. Las cosas en el futuro no van a ser las mismas que en el pasado, indicó.
La industria logró su actual equilibrio reduciendo su producción debido a la crisis económica mundial que comenzó a finales del 2007, señaló Harari. Pero mirando hacia el futuro, los productores de los hoy comúnmente usados flash NAND, enfrentan desafíos técnicos que desacelerarían el paso de la cada vez mayor densidad de los chips flash pero que también incrementarían sus costos, indicó. La rápida caída de los costos que se produjo en años pasados se va a hacer más lenta.
Para empezar, el más reciente avance en empacar más bits en cada celda, que está llevando a los productores de la tecnología de 2 bits a la de 3, no va a producir el mismo impacto que se tuvo cuando se pasó de 1 bit a 2, enfatizó Harari. Al mismo tiempo, chips más densos necesitan controladores más avanzados. La emergente tecnología x4 solo será útil en unas cuantas aplicaciones, sostuvo Harari.
Harari espera que la demanda crezca en los siguientes años, siendo los teléfonos móviles la más grande de las oportunidades. Los teléfonos multimedia, especialmente una variedad de aparatos para juego que llegan en los siguientes 12 meses, incrementarán la demanda de almacenamiento incorporado y removible, indicó. El potencial de crecimiento más grande descansa en los países en desarrollo.
Los SSD también ofrecen un gran potencial de crecimiento, posiblemente conformando un tercio o la mitad de todos los bits de almacenamiento flash vendidos anualmente dentro de cinco años, sostuvo Harari. Pero el desafío más grande será la rentabilidad, porque aunque las empresas comprenden la velocidad y el tamaño de los beneficios del flash por sobre los HDD, la mayoría de los consumidores no lo comprenden y demandarán precios como los de los HDD, indicó. El mercado empresarial de SSD ya es viable para los proveedores que se concentran en él, tales como STEC, pero ese mercado no es lo suficientemente grande para sostener grandes proveedores de propósitos generales tales como SanDisk, señaló Harari.
Lo único que podría disparar otra ola de rápidos declives en el costo es una tecnología totalmente nueva, sostuvo Harari. El considera que el candidato más probable es la lectura/escritura 3D, la cual está siendo desarrollada en conjunto por Toshiba y SanDisk, tal y como lo anunció esta última compañía el año pasado. Todos los grandes proveedores de NAND están investigando la lectura/escritura 3D, señaló Harari. Con una probable llegada al mercado para el 2012, la lectura/escritura 2D podría recortar los costos de producción lo suficiente como para convertir a los SSD en una industria dominante, pero aún se encuentra en sus etapas tempranas de desarrollo, indicó.
Otro orador de la conferencia mostró un panorama más alentador de los SSD en las PC. Los productores de drives flash no deberían preocuparse acerca de cobrar 200 dólares por los SSD, porque un SSD puede incrementar el desempeño de una PC más que ningún otro componente excepto la CPU, de acuerdo a Francois Piednoel, analista senior de desempeño de Intel. Aunque los precios de las PC permanecen relativamente estables, los SSD pueden obtener un mayor porcentaje del precio porque muchos otros componentes, tales como el mouse, esencialmente se han convertido en elementos gratuitos, indicó.
Para demostrar los beneficios del flash, Piednoel hizo un zoom sobre una colección de 21.700 fotografías en una PC, y siguió haciendo zoom hasta que pudo mostrar los detalles de la imagen. Ese zoom continuo no hubiera sido posible con un disco duro convencional, señaló.
Stephen Lawson, IDG News Service