Llegamos a ustedes gracias a:



Alertas de Seguridad

Ciberdelincuentes quebrantan la seguridad

Con malware oculto

[10/02/2017] A finales del 2016, los expertos de Kaspersky Lab fueron contactados por bancos de la Comunidad de Estados Independientes (CIS, por sus siglas en inglés) ya que habían encontrado el software de prueba de penetración Meterpreter, el cual ahora se utiliza con fines maliciosos, en la memoria de sus servidores, en un lugar donde no debería estar.

Kaspersky Lab descubrió que el código de Meterpreter se combinaba con una secuencia de comandos de PowerShell legítimos y otras herramientas. Las herramientas combinadas se habían adaptado a un código malicioso que podía esconderse en la memoria para recopilar las contraseñas de los administradores del sistema de manera invisible. De esa manera, los ciberatacantes podían controlar los sistemas de sus víctimas en remoto y conseguir su objetivo final: el acceso a los procesos financieros.

Desde esa fecha, Kaspersky Lab ha descubierto que estos ataques se están produciendo a gran escala, ya que afectan a más de 140 redes en una amplia gama de sectores empresariales, con la mayoría de las víctimas situadas en Estados Unidos, Francia, Ecuador, Kenia, Reino Unido y Rusia. En total, se han registrado infecciones en 40 países, entre los que se encuentran Ecuador y Brasil.

La distribución geográfica de las empresas atacadas

"Se desconoce quién puede estar detrás de los ataques. El uso de código de explotación de fuente abierta, herramientas comunes de Windows y dominios desconocidos hace casi imposible determinar el grupo responsable, o incluso si es un solo grupo o se trata de varios que comparten las mismas herramientas. Los grupos conocidos que emplean métodos más parecidos son GCMAN y Carbanak, comentó Sergey Golovanov, investigador principal de Seguridad en Kaspersky Lab.

El ejecutivo añadió que tales herramientas también hacen más difícil descubrir los detalles de un ataque. El proceso normal durante la respuesta a incidentes es que el investigador siga las huellas y muestras dejadas en la red por los atacantes. "Y aunque los datos contenidos en un disco duro pueden permanecer disponibles durante un año después de un suceso, los artefactos que se ocultan en la memoria se borrarán después del primer reinicio del equipo. Afortunadamente, en esta ocasión, los expertos llegaron a tiempo, comentó.

Los atacantes aún están activos, por lo cual es importante advertir que la detección estos ataques es posible solo en RAM, la red y el registro, y que, en tales casos, el uso de reglas Yara basadas en una exploración de archivos maliciosos no da resultado.