Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Las contraseñas no desaparecerán en el futuro

El número de contraseñas en uso alcanzará los 100 mil millones en el 2020.

[16/02/2017] El número de contraseñas en uso aumentará de los 75mil millones actuales a alrededor de 100 mil para el año 2020, según un nuevo informe realizado por Cibersecurity Ventures.

Por su parte, el número de contraseñas utilizadas por las máquinas, como los dispositivos IoT, crecerá aún más rápido, pasando de los 15 mil millones existentes en el 2015 a alrededor de 200 mil millones en el 2020, de acuerdo con el estudio. Estas cifras no incluyen las contraseñas de un solo uso (OTP), cifrado SSL y otras credenciales de uso a corto plazo, tal como ha explicado Joseph Carson, director de alianzas estratégicas globales de Thycotic Software, la compañía que ha patrocinado este informe.

"Las contraseñas han estado a nuestro alrededor, literalmente, durante siglos, afirma Carson, pero en los últimos años ha estado de moda predecir su muerte.

Bill Gate predijo la muerte de la contraseña durante una conferencia celebrada por RSA Security en el 2004. En el 2011, IBM sostuvo que las contraseñas serían reemplazadas por sistemas de seguridad biométricos y similares en cinco años. "Ahora han pasado años desde que se hicieron esas declaraciones y las contraseñas aún tienen un uso intensivo, apunta Carson.

La autenticación biométrica ha sido hasta ahora un complemento de las contraseñas, no un reemplazo. "La biometría se utiliza para facilitar el acceso a los sistemas, pero las contraseñas se utilizan para establecer la relación de confianza inicial. La biometría nunca reemplazará a las contraseñas, sostuvo el directivo de Thycotic Software.

Estas cifras proceden de estadísticas globales sobre el número total de computadoras, sistemas operativos, servidores, routers y otras tecnologías y aplicaciones que vienen con contraseñas o requieren que los usuarios las creen para poder utilizarlas.

De acuerdo con Carson, el usuario medio tiene 25 o más contraseñas, y el crecimiento de estas se está acelerando a un ritmo masivo.

Como consecuencia, la utilización y reutilización de contraseñas está creando una superficie de ataque cada vez mayor. El año pasado se produjo un récord en el robo de credenciales: tres mil millones de brechas. Tres de cada siete personas han sufrido al menos un robo de contraseña o credencial.

Según Joseph Carson, los daños financieros causados por las infracciones también seguirán aumentando. Thycotic y Cybersecurity Ventures estiman que los daños potenciales generados por el cibercrimen alcanzarán los seis mil millones de dólares en el 2021.