Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La empresa en la era de la tecnología disruptiva

[21/02/2017] Hace unos días se realizó una jornada denominada "Nuevas tecnologías para nuevos modelos de negocio, reunión que fue organizada en conjunto por la consultora KPMG y la Asociación para el Progreso de la Dirección. En este evento básicamente se ofreció la visión que se tiene sobre el nuevo entorno que enfrentan las empresas.

KPMG, a través de Claudio Soutto, mostró lo que considera son las seis grandes apuestas para la tecnología disruptiva, mientras que IBM, a través de Alain-Paul Michaud, mostró lo que ofrece la era cognitiva.

Claudio Soutto, líder de Asesoría en Tecnología de KPMG Latinoamérica.
Las seis grandes apuestas

El primero en exponer su visión sobre el nuevo entorno fue Claudio Soutto, líder de Asesoría en Tecnología de KPMG Latinoamérica, quien resumió su punto de vista en seis grandes "apuestas para la tecnología disruptiva.

La primera de ellas fue la fuerza de trabajo digital. De acuerdo al expositor, a medida que se realizan avances en la automatización de los procesos y en la inteligencia artificial, las empresas se acercarán cada vez más a la fuerza de trabajo digital. De hecho, de acuerdo a un estudio de KPMG el 55% de las empresas de América del Norte están buscando nuevas oportunidades disponibles gracias a los sistemas RPA (Robotic Process Automation). Por otro lado, una investigación de McKinsey sugiere que los robots inteligentes reemplazarán a más de 100 millones de trabajadores inteligentes para el 2025.

La segunda apuesta es la empresa omnicanal. Según el expositor, para satisfacer las crecientes expectativas de una empresa omnicanal por parte de los consumidores, trabajadores y el ecosistema, las compañías deben adoptar un enfoque holístico, abordando cada uno de los ocho factores clave para el éxito de la omnicanalidad: Alianza entre sociedad y administración de proveedores, cadena de suministro ágil, comercio fluido, experimentar la centricidad, estrategias de productos y precios, datos y análisis avanzados, habilitación de tecnología, y alineamiento de la organización.

La tercera apuesta es la Internet de los servicios. Soutto sostiene que las empresas ya se encuentran pasando hacia un modelo de negocio basado en el servicio más que en el producto. Como ejemplo puso a dos empresas que, por años, se han caracterizado por vender productos: Rolls Royce y John Deere. La primera muy conocida por sus motores y la segunda por sus dispositivos para la agricultura. Estas firmas están ofreciendo ahora recolectar mediante sensores la información que generan sus productos, y analizarla para facilitar el trabajo de la organización que los haya adquirido.

La cuarta apuesta es la computación en la nube. Sin duda la opción más conocida por todos ya que tiene muchos años con nosotros. Sin embargo, nuevamente Soutto pidió que prestemos más atención al hecho de que a través de ellas se pueden ofrecer servicios más allá de los clásicos sistemas de almacenamiento o computación. Aquí, por su puesto, destacan Uber, Netflix y Airbnb.

El desarrollo continuo es la quinta apuesta que mostró Soutto, y se refiere al desarrollo de software a la velocidad del negocio. Para ello existen factores clave como las expectativas del cliente, la urgencia, la inclusividad, la iteración y la calidad.

La sexta apuesta fue la próxima generación del modelo de operaciones de TI. Es decir, básicamente transformar las TI a favor de la innovación tecnológica disruptiva.

Alain-Paul Michaud, sales executive de Watson de IBM.
Alain-Paul Michaud, Watson de IBM
La inteligencia cognitiva

El segundo expositor fue Alain-Paul Michaud, sales executive de Watson de IBM, quien presentó lo que la inteligencia cognitiva puede significar para el futuro de las organizaciones.

Para comenzar, Michaud indicó que nos encontramos recién en los albores de la creación de datos, por lo que podemos esperar que en el futuro cercano sea imposible para cualquier persona analizar tal cantidad de información. La solución es encontrar un sistema que pueda hacerlo por nosotros y eso es precisamente la inteligencia cognitiva.

Y no se encuentra lejano el día en el que ésta sea muy común. De hecho, de acuerdo a IDC FutureScape, para el 2018 la mitad de todos los consumidores interactuará regularmente con servicios basados en la inteligencia cognitiva.

Pero ¿cómo trabaja la cognición? Básicamente a través de cuatro pasos: Observar, interpretar, evaluar y decidir. Esto es lo que hace un experto en cualquier campo, pero con la ventaja de que una solución automatizada lo puede hacer con mucha más información; es decir, es como trabajar no con uno sino con varios expertos que pueden entender lenguaje natural, texto no estructurado, el contexto, y encontrar correlaciones.

De hecho, ya se han hecho despliegues de esta tecnología y estudios sobre estos usos realizados. Uno de ellos, denominado The cognitive advantage, muestra que, por ejemplo, en cuanto a la interacción con el cliente, el 49% sostiene que su servicio al cliente mejoró, la misma cifra se encuentra en cuanto a la productividad y la eficiencia; y se observó un 42% de expansión del ecosistema. Las cifras son, en resumen, positivas para las organizaciones que han implementado el uso de Watson.

Pero para hacer más interactiva la sesión, Michaud mostró un sitio en donde se ofrece un servicio denominado Personality Insights, en el cual las personas pueden ingresar una dirección de Twitter para determinar las características de la personalidad del propietario de la cuenta de Twitter. Esto se hace en base a cinco parámetros (Apertura a experiencias, responsabilidad, extroversión, amabilidad y rango emocional) que crean un gráfico tipo radar para observar la dimensión de cada uno de estos puntos.

Por supuesto, el servicio se basa en el uso de Watson.

Michaud también presentó un pequeño robot que respondía a ciertas preguntas en base también a la cognición de Watson. Fue una presentación entretenida.