Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

María Clara Choucair, Choucair Testing; y Kyle Siemens, ISQI

Tester, una profesión en ascenso

[29/03/2017] Las aplicaciones pueden llegar a ser muy buenas, si es que antes que lleguen a sus dedos han sido probadas por alguien. Es más, son mucho mejores si es que en el proceso de su creación ha pasado por pruebas que fueron señalando a sus desarrolladores que tenían que hacer cambios. De hecho, esa es la forma en que actualmente se hacen las pruebas en las aplicaciones. Los testers ahora son parte del proceso de creación, ya no solo intervienen cuando la aplicación se encuentre 'terminada'. Y por ello la visión que la industria tiene de ellos también ha cambiado.

Ahora es una profesión en franco ascenso y, como tal, merecía una organización y un evento que los reuniera y estandarizara. De eso fue precisamente de lo que hablamos con María Clara Choucair, CEO y fundadora de Choucair Testing; y con Kyle Siemens, vicepresidente de ISQI, una de las entidades que se encargan de ofrecer cursos para los exámenes de certificación de esta actividad.

Kyle Siemens, vicepresidente de ISQI; y María Clara Choucair, CEO y fundadora de Choucair Testing.

Lo que contaron fue tan solo una parte de todo lo que se desarrolló en el séptimo World Congress for Software Quality, una reunión en la que los testers de todo el mundo -sí, vinieron a Lima de todo el mundo- se reunieron para adquirir más conocimientos, y ponerse al día con las más recientes tendencias de su industria. Durante tres días, del 20 al 22 de marzo, Lima fue la capital de la calidad del software.

¿Cuál es la organización que ha organizado esta reunión?

Choucair: El ISTQB (International Software Testing Qualifications Board) es una organización sin fines de lucro a nivel mundial. Ésta se reúne hace muchos años y como esta disciplina de pruebas es muy nueva decidimos crear una certificación para organizar nuestro mundo.

Se empezó a reunir gente en todos los países del mundo y crearon una certificación que es muy considerada, la ISTQB, que lo que realmente nos da es un career path; es decir, una línea de carrera, a la que se fueron añadiendo módulos. La organización se encuentra en la mayoría de los países del mundo y realmente lo que ha pretendido es que se formalice la profesión. Ya se está enseñando en las universidades, pero lo que hacemos es como una homologación de conceptos alrededor del mundo, porque como es una disciplina tan nueva en ocasiones hay términos distintos en el mundo.

El board es mundial, ellos publican un silabus, el foundation level, que es uno solo para todo el mundo. Hay muchas personas certificadas y eso quiere decir que se volvió un estándar a nivel mundial.

Hace muchos años me llamaron porque estaba trabajando en la región el tema de las pruebas y me pidieron que les ayudara a organizar el board a nivel hispanoamericano para que participen y nos conozcamos como comunidad de pruebas, y eso fue lo que hice hace ocho años.

Ahora tenemos unas cinco mil personas certificadas a nivel hispanoamericano y aunque es novedoso el tema acá, éste se ha estado trabajando hace 20 años en Colombia. Ya tenemos 18 miembros, todos los países de la región se unieron, conseguí personas que me ayudaran y lo que hacen esas personas en cada país es reunir a otras personas a conversar sobre pruebas y se crean comunidades, pero todo esto es sin ánimos de lucro.

¿Cómo se certifican?

Se cuenta con operadores de certificación. Yo no conozco los exámenes, pero trabajamos con ISQI, en realidad hay diferentes entes certificadores que establecen los exámenes.

Además, también tenemos partners que dictan cursos, las personas los pueden tomar o incluso certificarse sin tomar un curso. Esa certificación significa que como profesional quedas habilitado internacionalmente en ese conocimiento. Está certificado en 120 países y puedes hablar el mismo lenguaje con cualquier otro tester.

¿Quién es el certificador aquí?

Proveedores de cursos hay muchos, pero el certificador es ISQI que está radicado en Alemania, pero realmente funciona en varios países con partners, como Choucair Testing. Vas y dices que quieres tomar el examen, físicamente se puede dar el examen, pero también por computadora de forma remota. Los partners de cursos son opcionales, pero ayudan y es una experiencia muy bonita llevar esos cursos.

¿Ha cambiado la profesión?

Antes las pruebas de las aplicaciones las hacían los usuarios, tenían que probar cada cosa que pedían. Ahora, nosotros trabajamos con el desarrollador desde el principio. Somos como el representante del usuario durante todo el proyecto. Entonces, no solo se trata que la aplicación sume bien, sino que la velocidad esté bien, e igual su usabilidad, entonces hay mucho dentro del aplicativo que se tiene que probar. Para ello tengo que saber código, tengo que saber analizar datos; detrás de una prueba hay muchas cosas.

Pero eso a la vez lo que conlleva es que se asegure la aplicación durante el proyecto de desarrollo y no al final; es decir, se entrega el aplicativo y se hace la prueba. Eso ya no se hace.

Antes el aplicativo salía y había un periodo de 'estabilización'. Hoy ya no pasa eso. El aplicativo sale y debe salir bien. Las pruebas se hacen durante el desarrollo. Además de encontrar problemas, las pruebas son como una grasa en la máquina de desarrollo que ayuda a que funcionen mejor las cosas, porque en realidad no se garantiza cero errores, eso es una falacia. Se puede ayudar a minimizar el riesgo y a aumentar la posibilidad de éxito del producto.

¿Quiénes son los clientes de los testings, son empresas que tienen su grupo de desarrolladores o desarrolladores independientes?

A nosotros generalmente nos contratan los bancos o las compañías grandes, que tienen sus propios desarrolladores y nosotros ingresamos como tester en ellas. Pero nosotros trabajamos conjuntamente, no como lo haría una auditoría, sino como un acompañamiento para evitar problemas. Hacer las pruebas es trabajar todos los días, durante todo el proyecto, para que todo salga bien.

Ahora lo que pretendemos es que sea una disciplina seria, porque hace 20 años éramos el cero a la izquierda en los proyectos. Nosotros lo que hacemos es algo delicado, si no detectamos algo en el camino se puede causar un problema de millones a los usuarios. Entonces, el tester tiene ser una persona técnica, pero también entender el negocio.

¿El tester antes ha sido desarrollador?

No necesariamente, pero es ideal que sepa leer código. Por ejemplo, yo tengo contadores que están validando el modelo antes de que se escriba una línea de código. Entonces, depende de lo que necesites, y por ello yo no soy tan purista. Depende de lo que necesites, pongo el perfil. También tengo especialistas en performance que evidentemente son super desarrolladores. Si hablamos de usabilidad son perfiles muy distintos, y éste es un tema maravilloso ahora que el tema de la experiencia del usuario está muy de moda.

Nosotros hablábamos de la usabilidad hace cuatro años y hasta ahora me están comenzando a entender. Usabilidad no es la pantalla, esa es una parte de la usabilidad. Usabilidad es que el aplicativo en sí sea útil y que pueda brindar una experiencia grata y memorable para el usuario. Y eso implica que yo tengo que diseñar bien los flujos, no solo que los colores estén bien sino cómo me expreso ante un segmento de personas.

Por el nombre, tester, suena que es una persona que se va a dedicar a encontrar errores en el código.

No, el tester ahora hace todos los tipos de preguntas: De negocios, de usabilidad, de performance, etcétera.

¿Y cuál ha sido el balance general del evento?

Siemens: En las presentaciones que se están realizando ahora, tenemos tres key note speakers, un panel de discusión y 40 diferentes presentaciones. Y en el congreso tenemos representantes de todo el mundo -unos 40 países aproximadamente. La mayoría de los que asisten son de Sudamérica, y por ello tenemos traducciones del inglés al español y viceversa. Y creo que se ha desarrollado una atmósfera muy positiva y relajante. Además, hemos tenido 22 auspiciadores, la mayoría de los cuales son de Perú, aunque también los tenemos de otras partes de Sudamérica, Estados Unidos, Alemania y Australia, así que tenemos un muy interesante grupo de diferentes culturas entre los auspiciadores, en las charlas, y representantes de los boards -un board puede estar conformado por un país o más de un país.

Choucair: El board de Hispanoamérica tiene 18 países y es quizás el más grande. Y preferimos tener un solo board grande que varios pequeños porque lo que buscamos es que se fortalezcan y en el futuro vayan solos; es decir, que haya un ISTQB Perú, Colombia, etcétera