Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

China pone el foco en la industria de los chips

Para sacar a los grandes jugadores de su mercado.

[13/04/2017] China ha puesto el foco en la industria de los semiconductores. El gigante asiático está invirtiendo gran parte de sus presupuestos en tomar impulso en este campo. Prueba de ello, es que el grupo estatal Tsinghua Unigroup -que ha construido la infraestructura de chips del país- acaba de anunciar una ronda de financiación por valor de 22 mil millones de dólares. Los fondos provienen del Banco de Desarrollo de China y de un grupo nacional de inversión de circuitos integrados, ambos muy vinculados al Gobierno del país.

La compañía no ha especificado en que invertirá el montante, aunque sí ha referido su deseo de ser más competitivo en el área de los semiconductores. De hecho, ha invertido recientemente 30 mil millones de dólares en una nueva fundición en la ciudad de Nanjing para producir flash NAND y chips DRAM.

China lleva tiempo tratando de desprenderse de los fabricantes extranjeros de chips, toda vez que Intel y Qualcomm han sido jugadores muy importantes en el mercado de la región. Estos movimientos, no obstante, están empezando a preocupar a las empresas norteamericanas.

En enero, un informe del gobierno saliente de Obama ya advirtió que China estaba "invadiendo el mercado estadounidense con políticas respaldadas por sus autoridades. Una de las principales preocupaciones es que las subsidiarias chinas bajen los precios de los chips, erosionando la cuota de mercado estadounidense.

Por el momento, la industria china de semiconductores sigue estando una o dos generaciones por detrás de los principales productores. Sin embargo, Tsinghua Unigroup ya afirma que está emergiendo como un líder en la producción de chips móviles. Además, posee Spreadtrum Communications, que fabrica procesadores de teléfonos inteligentes, y RDA Microelectronics, que desarrolla tecnologías celulares.

Por su parte, el Gobierno chino ha asegurado que tiene como objetivo convertirse en una potencia generadora de chips para el 2030. Para ello, el país planea invertir 150 mil millones de dólares en el sector en la próxima década.