Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Red Hat, IBM, y Novell son los mayores contribuyentes al kernel de Linux

[20/08/2009] Red Hat, IBM y Novell siguen siendo los contribuyentes más importantes del kernel de Linux, un proyecto de código abierto que ha crecido en 2,7 millones de líneas de código en los pasados 16 meses, de acuerdo a un reporte emitido por la Fundación Linux.

El reporte también muestra que el creador de Linux, Linus Torvalds, ha salido de la lista de los 30 contribuyentes individuales más importantes cuando se cuenta solo los cambios del kernel. El trabajo de Torvalds en otras áreas, incluyendo las revisiones y el descarte de código, lo sigue teniendo como un de los contribuyentes más importantes en el total del desarrollo del kernel, señala el reporte. Linus sigue siendo parte activa y crucial del proceso de desarrollo, señala el reporte.
Los datos fueron reportados en el paper titulado Desarrollo del Kernel de Linux, que es una actualización del primer reporte de desarrollo lanzado en abril del 2008 por la Fundación Linux. El reporte más reciente tiene por autor a Greg Kroah-Hartman de Novell, Jonathan Corbet de LWN.net y Amanda McPherson de la Fundación Linux.
Desde el último reporte en el 2009, ha habido un incremento aproximado de 10% en el número de desarrolladores que contribuyen con cada ciclo de lanzamiento del kernel, que se produce cada dos o tres meses. Además, el número de líneas de código añadidas al kernel cada día casi se ha triplicado.
El kernel tiene en la actualidad más de 11,5 millones de líneas de código.
Red Hat, Novell e IBM se encuentran en las primeras posiciones del cuadro de compañías cuyos empleados contribuyen con más cambios al kernel. Las tres compañías explican solo el 24% de todos los cambios realizados al kernel en los pasados 16 meses. El reporte señala que desde el 2005, más de cinco mil desarrolladores individuales de casi 500 empresas han contribuido con el kernel. El paper examina cuatro años de historia desde la versión 2.6.11 hasta la 2.6.30 del kernel.
La primera edición del reporte fue publicada en abril del 2008 y cubría datos del kernel 2.6.24. El reporte más reciente añade datos del kernel 2.6.30 y resalta los cambios en los pasados 16 meses que muestran cómo se está expandiendo el desarrollo del kernel.
Desde el paper de abril del 2008, los cambios en el kernel se han disparado. Las cifras incluyen 10.923 líneas de código añadidas (un incremento de 70%), 5.547 líneas removidas (incremento de 68%) y 2.243 líneas cambiadas (32% de incremento) por día, por parte de la comunidad de desarrollo.
El reporte señala que la tasa de cambio es mayor que la de cualquier otro proyecto de software de cualquier tamaño. Los cambios se agregan dentro de cada ciclo de desarrollo del kernel, el cual alcanza un promedio de 81 días.
Para mantener ese ritmo, la comunidad de desarrollo individual se ha duplicado en los pasados tres años con el kernel 2.6.30 con 1.150 desarrolladores. Pero el reporte señala que solo un relativamente pequeño número de ellos están haciendo la mayor parte del trabajo.
En cualquier ciclo de desarrollo, aproximadamente un tercio de los desarrolladores involucrados contribuyen exactamente con un tramo. En los pasados 4,5 años, los 10 desarrolladores individuales más importantes han contribuido con casi el 12% del número de cambios y los 30 desarrolladores más importantes han contribuido con más del 25%.
El reporte señala que las compañías que soportan el desarrollo del kernel lo hacen por varias razones y para traer beneficio a sus esfuerzos comerciales, incluyendo IBM, Intel, SGI y HP en el lado del hardware; Red Hat, Novell y MontaVista en el lado del sistema operativo; Sony, Nokia y Samsung desde la perspectiva de los componentes; y empresas no tecnológicas como Volkswagen (autos) y Quantum Controls (sistemas de navegación de yates) que usan Linux como el fundamento de otros productos.
El reporte concluye que la acelerada tasa de cambio y el incremento en los contribuyentes refleja una vibrante y activa comunidad, constantemente generando la evolución del kernel en respuesta a varios ambientes diferentes en los cuales es usado.
Estas dinámicas, señala el reporte, prueban que el proceso de desarrollo puede adaptarse a mayores velocidades que en el futuro se demandarán.
John Fontana, Network World (US)