Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cinco peligros que se deben evitar al migrar a la nube

[10/05/2017] Los errores pueden ser costosos. Pueden ser tan desagradables que le impiden mejorar y seguir adelante.

Por supuesto, eso aplica a casi cualquier cosa relacionada con la tecnología, pero los administradores de TI le dirán que existen algunos peligros comunes, y potencialmente perjudiciales, que cualquiera que busque migrar a la nube debe tratar de evitar.

Los errores de migración pueden costarle dinero y tiempo a la empresa, y eliminar o reducir cualquier aumento esperado en la agilidad, así como la velocidad y ahorro de costos.

Esos tropiezos y pérdidas podrían causar que ejecutivos de negocios se mantengan alejados de una migración más importante a la nube. También, podría pasar que los ejecutivos pierdan fe en sus líderes de TI.

"Esto es parte de la curva de aprendizaje", señala Deepak Mohan, analista de IDC. "Los negativos son atribuidos a la nube y no a los errores que deben ser corregidos... Si una empresa no se da cuenta del ahorro de costos y no es capaz de ver los resultados que pensaba que conseguiría, resultará en un bajón de esperanza y de confianza en su estrategia de la nube. Y eso causará una desaceleración de adopción".

Parte del problema es que en realidad la nube es una bestia diferente para una gran cantidad de tiendas de TI.

Los trabajos cotidianos de TI, como el almacenamiento de datos, desarrollo de aplicaciones y la asignación de recursos, de repente tienen que ser pensados y manejados de forma diferente.

"Lo que aprendimos es que, si bien es fácil empezar, la nube es completamente diferente a TI", anota Temujin Baker, gerente senior de ingeniería y arquitectura en King County, Washington. "La forma en que administra su negocio en la nube es distinta a la forma en que lo ejecuta" en las instalaciones. "Hay diferencias en la manera de hacer su trabajo, las habilidades que se necesitan, el proceso".

King County, con 220 sitios web conectados y más de 13 mil empleados, comenzó la migración a la nube en el año 2015, utilizando AWS y Microsoft Azure.

Empezó con 1600 aplicaciones en las instalaciones y ahora cuenta con 30 de las 1600 ejecutándose en la nube; con planes de trasladar 120 más a la nube este año. El condado va a consolidar y modernizar algunas de las aplicaciones en las instalaciones, por lo que no todos se moverán a la nube.

Aaron Barak, director de operaciones de King County, señala que el 2015 se trató enteramente acerca de buscar dónde se encuentran los peligros y averiguar las mejores formas de evitarlos.

"El primer, o los dos primeros años se trató realmente de aprender y conseguir que nuestro personal esté listo para respaldar el movimiento", anota Barak.

Y aunque Daniel Morreale, CIO de Hunterdon Healthcare System en Flemington, Nueva Jersey, afirmó que hay peligros en el trayecto hacia la nube, existen maneras de evitarlos.

"Yo espero que cada instancia sea un poco diferente, para que siempre exista la oportunidad de cometer un error y luego aprender qué se hizo mal", añade. "Hacer que mis datos sean accesibles desde cualquier lugar del mundo, la capacidad de eliminar una gran parte de mi hardware y no enfriar mi centro de datos ni tener que lidiar con la potencia, hacen que pasarse a la nube sea una buena y valiosa propuesta".

A continuación se presenta cierta orientación de la gente de TI que ha comenzado su propia migración a la nube, así como de analistas de la industria, sobre algunos grandes errores que se deben evitar en su propio movimiento hacia la nube.

1. No analizar sus aplicaciones antes de la migración

Uno de los errores que Dave Bartoletti, analista de Forrester Research, Inc., advierte es no analizar correctamente las aplicaciones de una empresa antes de considerar cualquier tipo de movimiento a la nube.

"El primer error es tratar de hacer demasiado", señala Bartoletti, añadiendo que los administradores de TI necesitan iniciar la migración con un pequeño conjunto de aplicaciones. "Deben ejecutar un análisis de la cartera -ya sea con un consultor o internamente- para determinar qué aplicaciones son buenas para la migración inicial."

Por ejemplo, las organizaciones tienen que dividir sus aplicaciones en dos grupos iniciales -aplicaciones que migrarán y aplicaciones que serán reemplazadas.

En general, no tendría mucho sentido migrar una aplicación de correo electrónico en las instalaciones, cuando una empresa puede simplemente comenzar a utilizar una aplicación basada en la nube, como en Office 365 de Microsoft.

Bartoletti también recomienda a los TI managers revisar que tan sensible es una aplicación al cumplimiento normativo. "La nube es un lugar seguro para ejecutar cargas de trabajo cuyo complimiento normativo es sensible; no comience la migración por sus datos o aplicaciones sensibles", advirtió.

Además, las empresas deberían estar al tanto de las aplicaciones que cuentan con un patrón de carga elástica. Si una aplicación tiende a tener cargas de trabajo que caen y suben, entonces es un buen candidato para la nube donde fácilmente se puede escalar hacia arriba y abajo, aprovechando la fijación de precios de la nube para que una empresa no pague por hardware cuando no lo está usando.

Morreale de Hunterdon Healthcare contó que cometieron un error durante su migración inicial a la nube debido a que no realizaron un análisis suficiente de las aplicaciones.

El hospital -con 186 camas, 60 centros ambulatorios y cerca de tres mil usuarios- se encuentra en el proceso de migrar a la nube y está completamente implicado con sus centros de datos.

La compañía comenzó el movimiento en junio pasado al convertir su sistema de correo electrónico al servicio G suite basado en la nube de Google.

Un error que Morreale señaló haber cometido al migrar a la G Suite desde GroupWise de Novell, fue no analizar lo que los usuarios necesitaban de su sistema de correo electrónico antiguo, y no averiguar cuán diferente la G Suite iba a trabajar con relación a como los usuarios finales estaban acostumbrados.

"G Suite y GroupWise llevan sus calendarios de formas bastante diferentes", explica. "Nosotros no le proporcionamos a nuestros asistentes ejecutivos, quienes manejan varios calendarios al mismo tiempo, las herramientas que necesitaban para ser eficientes. Nos dimos cuenta el segundo día y vimos que lo habíamos echado a perder. Admitimos que... lo estropeamos".

Morreale acudió a los consultores de TI SADA Systems, quienes mandaron a una persona por una semana para que se siente con los asistentes ejecutivos, en sesiones de pequeños grupos e individuales para ayudarlos a aprender a manejar los calendarios.

Cuando King County emigró la copia de seguridad de la empresa a la nube, también cometieron el error de no analizar plenamente su aplicación.

Baker explicó que hicieron un montón de pruebas a la hora de mover los datos a la nube. Lo que no hicieron fue probar cómo funcionaría recuperar los datos en una restauración real.

"El propósito del sistema de copia de seguridad no es hacer un backup, sino restaurar", señala. "El rendimiento de la restauración no lo sabíamos porque no hicimos la prueba completa de la aplicación. Con una restauración in situ, se inicia tan pronto como se pulsa un botón. Con la nube, existe un ventana de tres horas extra donde el servicio tiene que volver y conseguir los datos antes de que pueda restaurarlos. Eso es algo que no habíamos previsto plenamente".

La lección fue probar todo el proceso de la forma en que se utilizará.

Barak de King County agregó que descomponiéndolo en el tiempo que toma recuperar los datos y enviarlo de vuelta, con un gran corte de luz, el retraso pudo haber aumentado a 24 horas.

2. Olvidarse del análisis de negocio antes de comenzar

Bartoletti de Forrester señaló que otro de los grandes errores cometidos por empresas es no llevar a cabo un análisis del negocio antes iniciar una migración a la nube.

"Partir sin un caso de negocio claro significa que no sabe cuál va a ser el beneficio", anota. "Es necesario un análisis para ver si esto le ahorrará dinero ... Elegir una aplicación y moverla a la nube suena fácil, pero ¿por qué lo hace?"

Durante el análisis de negocio hay preguntas clave que deben hacerse.

Por ejemplo, ¿necesita que sus aplicaciones se ejecuten de manera más rápida o más barata en la nube? Y, ¿cómo puede optimizar sus aplicaciones para que sean más rápidas y baratas?

Además, ¿qué herramientas de migración se adaptarán mejor a su migración?

"La selección de esas herramientas toma tiempo", afirma Bartoletti. "No se trata de buscar en Google las herramientas para la migración y utilizar la primera que aparece".

También sugiere que los administradores de TI describan el comportamiento de una aplicación y averigüen qué recursos necesita, en comparación con lo que utiliza actualmente.

"No querrá ir a la nube y solicitar un terabyte de memoria cuando no lo necesita porque pagará demasiado", anota Bartoletti. "Tiene que ser 100% claro en lo que esa aplicación realmente necesita, no en lo que ha estado utilizando".

John Trujillo, asistente del vicepresidente, tecnología en la división de soluciones de jubilación en Pacific Life Insurance, señala que empezaron a migrar a la nube de AWS en el 2015.

"Sin duda, hubo errores que, hasta cierto punto, cometimos", anota Trujillo. "Uno es que la nube no es una estrategia ... Es una táctica hacia el logro de la estrategia y objetivos de negocio, como la agilidad e innovación. ¿Cuáles son los impulsores empresariales para llegar a la nube? No se trata solo de llegar".

Para Trujillo y su equipo, un error fue no poner los beneficios de la migración a la nube en términos lo suficientemente claros para los altos ejecutivos.

"La velocidad de los negocios está aumentando", indica. "El trabajo es cada vez mayor. La nube se dirige a aquellas realidades, pero los [ejecutivos de negocios] no lo entendían... Nosotros asumimos que lo comprendieron en lugar de realmente ayudarlos a entender qué es la nube y cómo aprovecha el valor empresarial".

3. Subestimar los costos

Por supuesto, uno de los atractivos más populares de migrar a la nube es el ahorro de costos.

Ahora que las aplicaciones se ejecutan en la nube, las empresas no tienen que pagarle a trabajadores de TI para hacer cosas como administrar el correo electrónico, lidiar con costosos centros de datos, comprar todo el hardware y mantener las aplicaciones operativas.

Sin embargo, el problema es que la migración a la nube también viene acompañada de costos.

Por ejemplo, Bartoletti comenta que, a menudo, los administradores de TI pasan por alto el costo del traslado de almacenamiento.

"Usualmente, la parte más cara de la migración está en mover el almacenamiento o los datos", añade. "Podría requerir una base de datos de 100 gigabytes. Los proveedores de la nube, por lo general, no cobran el movimiento de datos al interior, pero podría tomar varias semanas o meses si es enorme. En su proyecto de migración, lo que quiere es estimar cuánto tiempo se tardará en mover los datos".

Trujillo de Pacific Life estuvo de acuerdo.

"Definitivamente, existe un costo inicial para llegar a la nube. No hay duda de eso", comenta. "El almacenamiento de datos en la nube, correctamente configurado y pensado de manera arquitectónica, puede ser significativamente más barato" que lo que hacemos hoy en día en las instalaciones. "Migrar los datos a la nube es más un costo para la gente".

Mohan de IDC señaló que también puede ser costoso olvidarse de reasignar personas y recursos.

"Es necesario darles la vuelta a los costos en curso y los costos de mano de obra relacionados con una operación" que solía ejecutar on-premises, señala. "Si está reduciendo las necesidades de su centro de datos, puede cancelar el contrato de arrendamiento, o subarrendarlo y averiguar cómo va a utilizar a los trabajadores que solían ejecutar eso para usted".

Además, Trujillo advirtió que es probable que los administradores de TI no tengan en cuenta cuánto van a distraer a su equipo de TI durante una migración.

Los trabajadores de TI, que podrían estar enfocados en empleos específicos de negocios, estarán trabajando en la migración. Eso ralentizará o hará que se pospongan otros proyectos.

Por supuesto, la promesa de la migración es que una vez que esté en su lugar, esos mismos trabajadores tendrán más tiempo para ser libres de muchas de las antiguas tareas rutinarias, para así poder concentrarse en la diferenciación y ventaja de negocios.

4. No obtener la formación que necesita

Muchos equipos de TI probablemente no saben mucho sobre la nube, sobre todo si se trata de su primera migración. Y la búsqueda de personas con experiencia en la nube puede ser difícil y costosa.

Sin el conocimiento de la nube, una migración puede tomar más de lo esperado y encontrarse con muchos problemas. E, incluso peor, una vez que la migración termina, TI podría encontrar que su antiguo desorden en las instalaciones simplemente se ha movido a la nube.

Los trabajadores y administradores de TI necesitan una capacitación sobre la nube, y pueden ser necesarios consultores. Así pues, TI no solo entiende cómo funciona la utilización de la nube, sino que también entiende sobre la modernización de aplicaciones; por lo que aprovecha los servicios en la nube.

"Uno de los errores que cometimos al inicio fue no apreciar plenamente lo aterrador que esto puede ser para las personas que han estado en TI durante mucho tiempo", anota Trujillo de Pacific Life. "Una de las cosas importantes que no hicimos lo suficientemente bien desde el principio fue ayudar al personal base de TI a entender que esto podría ser complicado al comienzo, pero que realmente es una oportunidad para ellos de mantenerse al día y renovados en la industria".

A falta de una formación adecuada, existe más riesgo de que el pensamiento heredado vuelva a ser introducido a la nube".

5. No moverse más allá de "lift and shift"

Ir más allá de pensamiento heredado ayudará a los administradores de TI a evitar un problema importante sobre migración a la nube.

"TI necesita, de manera consciente, cambiar sus procesos y formas de pensar", anota Mohan de IDC. "El proceso de cambio es la pieza que las empresas a menudo no tienen en cuenta".

La cuestión es que la nube es mucho más que solo seleccionar una aplicación o información y pasarla a la nube.

El beneficio real para la empresa está aprovechando los servicios en la nube, como los servicios de back-end móviles y servicios de gestión del rendimiento. El uso de la nube no debe tratarse sobre un almacenamiento barato únicamente..

"La nube nos está haciendo reconsiderar las teorías largamente apreciadas en TI de la empresa", comenta Trujillo de Pacific Life, añadiendo que ellos mismos se atraparon antes de cometer este error. "Mantener su pensamiento heredado en la nube es un gran problema potencial. Hay muchas maneras significativamente nuevas y mejores de hacer las cosas en la nube que con las que todos hemos crecido".

Por ejemplo, dijo que estaban acostumbrados a que los desarrolladores de aplicaciones, o incluso las personas de negocio, se acercaran diciendo que necesitaban un servidor. TI les diría cuánto tardaría.

"En la nube, no necesitan venir a mí", anota Trujillo. "Pueden obtener un servidor en un par de minutos. Una amenaza sigue siendo ser los guardianes de las puertas en la nube, en lugar de dejar que los desarrolladores de aplicaciones, e incluso el negocio, sean capaces de obtener las cosas por sí mismos... Necesitamos cambiar nuestras mentes de ser proveedores de servicio a corredores o intermediarios de servicios".

Al final, los analistas y administradores de TI dicen que es poco probable que las empresas eviten cualquier peligro cuando se trata de la migración a la nube.

Algunos problemas pueden ser anticipados, otros no.

Cree espacios entre las acciones de su cronograma de migración para que pueda enfrentar los problemas cuando aparezcan.

"Nuestra gente no se preocupa por la tecnología", señala Barak de King County. "Solo se preocupan por el trabajo que tiene que ser entregado".