Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Sergio Farina, country manager de Teradata para Perú

En los mercados emergentes se habla de la analítica

Sergio Farina, country manager de Teradata para Perú.

[09/05/2017] La analítica es una tendencia que está creciendo junto con el big data. Ahora se puede encontrar su uso en nuevos mercados que antes usaban pocos datos en sus labores diarias. El mercado está cambiando para todos.

Para ofrecernos una mirada a ese mercado conversamos con Sergio Farina, recientemente designado country manager de Teradata en nuestro país.

Recientemente ha sido designado como country manager, ¿ya ha podido identificar las necesidades del mercado peruano?

Estoy manejando el mercado de Perú desde principios de año, aunque nos encontramos presentes desde hace tiempo. En los mercados en los que estamos enfocados te puedo dar el ejemplo de finanzas, tenemos un buen market share a nivel mundial y en el Perú no es distinto.

Un mercado en el que tenemos ahora un enfoque especial, y es algo que sucede en América Latina y en todo el mundo, es el mercado de telecomunicaciones. Un mercado que está creciendo bastante en Europa, y algo similar ocurre en América Latina, es el de retail. Es un reto muy grande porque tiene una competencia muy fuerte. Y en el Perú estamos empezando muy fuerte este año, contratando una persona especialmente enfocada en este mercado, y aportar nuestro conocimiento y experiencia en este campo.

Se habla bastante de analítica y big data, ¿cuáles son las industrias que están adoptando estas tendencias?

En el mercado se ha impuesto el nombre de big data y los nombres no me agradan mucho, hemos trabajado mucho con datos agregados, pero ahora lo que está cambiando es el tipo de datos que estamos incorporando al análisis. Hace unos años nos encontrábamos en un mercado en el que casi todos los datos podrían llamarse estructurados; es decir, que ya se encuentran en las compañías, en sus sistemas de datos; pero ahora hay otros datos, sube enormemente la cantidad de datos que manejamos.

Lo más importante es que ahora se abre un potencial de mercado que hace unos años no existía. Por ejemplo, ahora podemos determinar los mantenimientos que va a requerir un automóvil, creo que el gran cambio que hay es que estamos avanzando con algo que en realidad ya estábamos haciendo hace años, pero agregando más datos; y no solo de las redes sociales porque se ha hablado de usar datos de redes sociales, pero eso es solo una parte de lo que se está haciendo.

El mercado está reaccionando positivamente. Por ejemplo, en el mercado de telecomunicaciones se tienen que evaluar muchos datos, una llamada telefónica genera muchísima información. Parte de esa información se ha estado evaluando, pero una parte más grande no se ha estado evaluando. Con las nuevas tecnologías podemos hacerlo, podemos evaluar esos datos, y esto es una tendencia, no solo en América Latina sino también en otros mercados. Y esto no solo se da en este mercado, sino en otros mercados tradicionales y en las punto.com que generan muchos datos.

Entonces, ahora se está hablando de mercados emergentes en la analítica, mercados que hace un año están evaluando tener soluciones de analítica porque ahora la tecnología es más económica y más fácil de implementar. Por ejemplo, una de estas nuevas industrias es la de Salud.

¿La analítica está yendo hacia industrias nuevas?

Las industrias tradicionales han comprendido que pueden crecer con el tipo de datos que ahora pueden capturar, y las industrias nuevas -donde no había tantos datos en las compañías- ahora generan muchos datos debido a los sensores y equipos que manejan.

¿Cuál es la participación de los gobiernos?

Para mí esto es una tendencia en todas las regiones, no solo en el Perú. Yo conozco la operación de Brasil y hay un uso de la analítica, los gobiernos se están dando cuenta que parte del proceso para su renovación es salir del papel, ir hacia lo digital, y esto ha pasado en menos de una década. A partir de esto, se ha generado una tendencia: La de tener más transparencia hacia los ciudadanos, en cuanto a la información sobre las inversiones y los gastos de los gobiernos. Y es una tendencia en donde la analítica puede aportar para generar más transparencia en base a la información de los gobiernos.

Por otra parte, por la presión del mercado en la búsqueda de la mejora de las operaciones del gobierno, se ha generado una corriente del uso de herramientas para el fraude fiscal. Es recopilar más información para actuar sobre las empresas que están realizando fraude sobre el gobierno. Esta es una tendencia muy fuerte en la que en los gobiernos se encuentra bastante receptividad.

Otro campo son las empresas de servicio público. Una buena cantidad se encuentran en manos de los gobiernos. En ellas existe la necesidad de realizar un análisis muy profundo para mejorar sus servicios, no solo para el mantenimiento sino también para mejorar la eficiencia del uso de sus servicios.