Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

FAQ: Cómo saltarse una actualización de Windows 10

[09/06/2017] Las empresas que intentan desacelerar el tren de las actualizaciones de Microsoft saltándose uno de las dos actualizaciones anuales de Windows 10, tendrán que apurarse para mantener el soporte, de acuerdo con las revelaciones más recientes de la programación de lanzamientos de la compañía.

Los usuarios corporativos de Windows 10 podrían tener solo dos meses para desplegar la actualización de una función después de saltarse la anterior. Solo si los administradores de TI están dispuestos a desarrollar una versión de calidad de consumidor -una versión que a Microsoft aún no se le ha aprobado para negocios- tendrán hasta seis meses para actualizar las PCs de los empleados.

Esas limitaciones provienen de la promesa de Microsoft de respaldar cualquier actualización de función de Windows 10 por 18 meses, y la antigua línea de tiempo respecto a cómo se mueve cada actualización desde su desarrollo hasta su lanzamiento, primero a los consumidores y después a los consumidores comerciales.

Para ilustrar cómo la programación de Microsoft afecta a los negocios -que deberán, tarde o temprano, adoptar Windows 10- hemos ilustrado el calendario de software como servicio y las opciones que tienen las empresas.

Calendario de upgrades de funciones. Cada función pasa a través de un proceso de varios pasos que, a su vez, genera los 18 meses que Microsoft ha prometido respaldar con actualizaciones de seguridad y otros arreglos de fallas.

Cada actualización es numerada en el formato yymm de Microsoft; 1703, por ejemplo. Una vez que una actualización es completada, Microsoft la emite a los dispositivos asignados a la Current Branch (CB), el registro de lanzamiento adoptado por prácticamente todas las PCs de consumidores. Durante los próximos cuatro meses (mostrados en azul en la figura que sigue), Microsoft abastece con la actualización a un número cada vez más grande de dispositivos CB, telemetría de monitores y retroalimentación, y después suprime las fallas inevitables que los usuarios descubren. Piense en la CB como el periodo de ajustes de la actualización, que ocurre antes de que llegue al consumidor final.

Figure 1.

Solo después que una actualización de función ha recorrido el escrutinio de las pruebas de los consumidores, Microsoft la certifica como apta para negocios. Después de cuatro meses en la CB, la compilación, supuestamente más estable y confiable, es lanzada a la Current Branch for Business (CBB), el camino más popular para las PC empresariales. El amarillo marca a la CBB en la Figura 1 en la parte superior.

Microsoft soporta solo dos actualizaciones en la CBB concurrentemente. Esta parte del soporte de Windows 10 es importante para entender cómo se desenvuelve el cronograma completo.

Si N equivale a la actualización actual, digamos, 1703, entonces Microsoft brindará soporte a N+1 (el lanzamiento de setiembre de este año, denominado 1709) de igual forma, cuando las dos se encuentran simultáneamente en la CBB. Ese periodo de 12 meses llegaría a febrero del 2018, cuando la 1709 alcance la CBB, hasta julio del 2018, cuando N+2, o la actualización de marzo del próximo año sean promovidas a la CBB.

Figure 2.
Actualizaciones Windows 10

Pero Microsoft no deja a N, la 1703, repentinamente sin soporte apenas N+2 llega a la CBB. En lugar de eso, la compañía inicia un conteo de aproximadamente 60 días. Solo al finalizarse los 60 días es que N se descarta de la lista de soporte. Es entonces cuando N+1 se vuelve N y N+2 muta a N+1.

Vea la Figura 2 para saber cómo funciona esto; los 60 días de periodo de gracia están en verde.

Eso significa que, durante los meses de agosto y setiembre del 2018, Microsoft le brindará soporte a la 1703, a la 1709 y a la 1803.

Y como era de esperarse, la combinación de la cadencia de seis meses para la entrega de la actualización, los cuatro meses que la actualización pasa en la CB, y los dos meses de gracia conforman en suma los 18 meses totales del ciclo de vida de soporte. Sí, Microsoft lo planeó de esa manera.

Upgrades sin fin. Debido a la organización temporal de las actualizaciones de Windows 10, los negocios que adoptan cada una de éstas estarán realizando actualizaciones cada seis meses, asumiendo que despliegan las compilaciones al mismo tiempo en sus líneas de tiempo de la CBB.

Figure 3.
Actualizaciones Windows 10

Si la organización despliega la actualización al inicio de la CBB, el ritmo del reloj es regular. La compañía desplegaría la 1703 en agosto del 2017, la 1709 en febrero del 2018 y la 1803 en agosto del 2018.

La figura 3 ilustra la cadencia, las flechas rojas muestran los saltos de una versión a la siguiente.

Existe algo de flexibilidad. Las empresas pueden incrementar el intervalo entre las actualizaciones, brindando algo de flexibilidad; pero existe un límite en cuanto a qué tanto pueden estirarse las cosas y por cuánto tiempo se puede posponer una actualización. De muchas maneras, parece ser una cuestión de robarle a alguien para pagarle a alguien más.

Por ejemplo, una organización que adoptó la 1703 tan pronto como aterrizó en la CBB (agosto) podría permanecer en esa versión por 10 meses, postergando la mudanza hacia la 1709 hasta comienzos de junio del 2018. Pero debido al duro detenimiento del soporte de la 1709 (llegando en marzo del 2019), la empresa estaría en la 1709 solo por siete meses si quisiera darse a sí misma, digamos, tres meses para actualizarse a la 1803.

Vea la Figura 4 para entender cómo funcionaría esto.

Figure 4.
Actualizaciones Windows 10

La cantidad máxima de tiempo entre actualizaciones -sin saltarse una- sería de 14 meses, pero solo mediante una migración de último minuto, cuando expira el periodo de gracia. Sin embargo, eso dejaría solo seis meses en la próxima versión antes de otra actualización.

Regla de oro: Asumiendo que ninguna versión se haya omitido, la longitud total de soporte para dos versiones consecutivas no puede ser mayor a los 20 meses. Si extiende el soporte para la primera, el soporte de la segunda se reducirá.

El ajetreo para saltarse una actualización. Las organizaciones pueden saltarse una actualización de función, pero el precio será pronunciado.

El cronograma de Microsoft dará a las compañías solo dos meses -el periodo de gracia de la versión desde la cual se están actualizando- para migrar. La Figura 5 muestra la pequeña ventana, sin decirlo por bromear, de tiempo que se tiene si la versión hacia la que se está migrando, en este caso la 1803, ha sido certificada como apta para negocios y, en consecuencia, plantada en la CBB.

Figure 5.
Actualizaciones Windows 10

La única manera de expandir esa ventana sería comenzar la actualización mientras la 1803 permaneciera siendo probada por los consumidores (conejillos de india), aún en la CB. Respaldar la migración dentro del punto medio de la CB, por ejemplo, le daría a la organización cerca de cuatro meses para terminar la actualización de la 1703 a la 1803.

Dependiendo de cuándo se empiece una actualización, las PCs de la compañía permanecerán en una versión por un periodo de 12 a 14 meses.